¿Quién dirige los asuntos de la tierra?

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos – declara el Señor “.  (Isaías 55:8)

El titulo de este estudio parece un absurdo. ¿Pero realmente los es? Muchos admiten que Dios reina en el cielo; lo cual se niega casi universalmente, si no indirectamente. Algunas personas, es sus filosofías y teorías, hacen lo imposible para relegar a Dios a un segundo término. Por ejemplo en la esfera material. No sólo se niega que Dios lo creó todo, sino que pocos creen que El se ocupe directamente de ordenar lo que El ha creado, pero, se supone que todo está ordenado conforme a leyes naturales, impersonales.

En otras palabras de destrona al creador de su propia creación. No nos debe causar sorpresa de que las personas, con conceptos depravados excluyan a Dios de la esfera de los asuntos de la tierra.

En toda la cristianad, salvo excepciones casi insignificantes que sostiene la teoría de que el ser humano determina su suerte a causa del “libre albedrío” Satanás tiene la culpa de gran parte del mal que existe en todo el mundo, según afirman irresponsablemente, que teniendo mucho que decir de la total responsabilidad del hombre, niegan a menudo su propia responsabilidad, atribuyendo al diablo lo que de hecho procede de sus propios corazones.

Marcos 7

`21 ” Porque de dentro, del corazón del hombre, (personas), salen los malos pensamientos, fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, 22 avaricias, maldades, engaños, sensualidad, envidia, calumnia, orgullo, e insensatez. 23 Todas estas maldades de adentro salen, y contaminan al hombre”.

Permítanos una pregunta que estaremos haciendo varias veces durante este estudio.

¿Quién está dirigiendo los asuntos de la tierra hoy día? ¿Es Dios o el diablo? trataremos de observar el mundo de una manera seria Al observar el mundo, tenemos una escena de confusión y caos por donde quiera. El pecado se comete descaradamente, abunda la ilegalidad, por personas que van de mal en peor.

II Timoteo 3

13 ” Pero los hombres (personas) malos e impostores irán en de mal en peor; engañando y siendo engañados.

En el día de hoy todas las cosas están descontroladas, los gobiernos crujen y se tambalean, la civilización es un fracaso, la mitad de la cristiandad está abrazada en combates mortales, y en este tiempo cuando se hicieron esfuerzos titánicos para salvaguardar la democracia, hemos descubierto que ese sistema inspira muy poca seguridad para gobernar este mundo, Tanto la ilegalidad, y el descontento brotan por todas partes, y nadie puede decir cuando comenzará una nueva guerra. Los líderes mundiales estarán perplejos y los corazones de las personas se secarán a causa del temor y la expectación.

Lucas 21

25 “…y sobre la tierra, angustia entre las naciones, perplejas a causa del rugido del mar y de las olas 26 desfalleciendo los hombres (personas) por el temor y la expectación de las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las potencias de los cielos serán sacudidas’.’

No podemos dejar fuera la esfera religiosa de esta confusión. Han pasado veinte siglos de la predicación del Evangelio, pero el Señor Jesucristo es aún ” despreciado y desechado ” Es una gran tragedia que son muy pocos los que proclaman y engrandecen al Cristo de las Sagradas Escrituras. En la mayoría de los púlpitos de hoy día se le niega y más aún se le deshonra. A pesar de los esfuerzos que se hacen para alcanzar las multitudes, la mayoría de las congregaciones pierden más miembros que los que ganan. Pero, ¿qué podemos decir de aquellos que no asisten a la iglesia? No nos queda otro remedio que estar obligados a creer en línea con la palabra que los muchos están en el camino ancho que lleva a la perdición y que pocos son los que están en el camino angosto que lleva a la vida o sea como dice la Escritura “No temáis manada pequeña, porque al Padre a placido daros el reino”. Algunos de los considerados líderes del cristianismo nos han dicho que Dios no pudo evitar que viniera la segunda guerra mundial, así como tampoco acelerar que esta terminara. Se decía y se sigue diciendo que la situación estaba más allá del control de Dios. ¿Dan estas cosas la falsa impresión de que fuera de Dios otras fuerzas estaban dirigiendo al mundo?

¿Cuál es la impresión que sacan los inconversos que ocasionalmente asisten a un culto evangélico? También apuntamos que: ¿Qué conceptos se forman algunos que oyen a predicadores considerados “conservadores”? Tal parece que la opinión es que, los cristianos creen en un Dios que está decepcionado. Al escuchar el típico evangelista de hoy, ¿no está obligado cualquier oyente a concluir que tal evangelista representa a un Dios lleno de intenciones buenas, pero que es incapaz de realizarlas? Siendo así a los oyentes ordinarios ¿No podrían deducir que diablo haya sacado ventaja y que Dios sea más digno de compasión que de culto?

¿Será acaso que el diablo tiene, en efecto, mucho más que ver con los negocios de la tierra que Dios? Todo depende de, si andamos por fe o por vista. No te queda otra alternativa que enfrentar esta pregunta.  Si eres verdaderamente un cristiano, probablemente tendrás que agachar la frente avergonzado y reconocer que efectivamente es así. Es muy lamentable que andemos tan poco por la fe. ¿Qué es lo que realmente significa andar por fe? Esto significa que aquello que pensamos esta formado, que nuestras acciones son reguladas, y nuestras vidas son moldeadas por la Palabra de Dios.

Romanos 10

17 ” Así que la fe viene del oír, y el oír por la palabra de Cristo.”

Es en la Palabra de Dios, que sólo podemos encontrar la relación que Dios tiene con este mundo. Repetimos la pregunta: ¿Es Dios o el diablo el que está dirigiendo los asuntos de esta tierra hoy? Tenemos que ir a la fuente, la Palabra de Dios, para conocer la respuesta. La epístola de Judas se está cumpliendo hoy a pesar de su brevedad.

Judas 8

“No obstante, de la misma manera también estos hombres, soñando mancillan la carne, rechazan la autoridad y blasfeman de las majestades angélicas.”

Sí, rechazan a la autoridad suprema, el solo poderoso Dios, que es Rey de Reyes y Señor de Señores. El sello característico de los días presente es la irreverencia y el resultado es desobediencia, esta sociedad no tiene freno y les ha dado por llamar a lo malo bueno y a lo bueno malo. Esta generación es la generación de la copa medio llena. Los miembros de esta generación son transgresores flagrantes y esto conduce a la decadencia y a la desaparición de la autoridad de los padres sobre sus hijos. Por lo tanto, en vista de la creciente falta de respeto por las leyes humanas. ¿Cómo van a respetar las leyes de Dios?

Si creemos en las Sagradas Escrituras no hay lugar para la incertidumbre. Pues las mismas una y otra vez afirman que Dios está sentado en su trono, que el hace todo “según el consejo de su voluntad”. Nos lo presenta, no sólo como el Creador de todo, sino también como Gobernante y Rey de las “obras de sus manos”. Las Escrituras también afirman que Dios es soberano, Todopoderoso, que su voluntad es irrevocable.

Llegó el tiempo de que se predique de todos los púlpitos que Dios reina y vive todavía. Nuestra fe está sometida a una prueba de fuego y sólo tenemos un lugar de descanso junto al Trono de Dios. Lo que en este momento se necesita, como nunca antes, un énfasis positivo y constructivo de que Dios es Soberano y gobierna. Muchas de nuestras congregaciones están hartas de palabras huecas; se hace necesario de que se les dé algo concreto, positivo, específico.

Daniel 11

32 ” Con halagos hará apostatar a los que obran inicuamente hacia el pacto, mas el pueblo que conoce a su Dios se mostrará fuerte y actuará”.

Estamos convencidos de está a punto de producirse una gran crisis mundial, vemos como la alarma se apodera de las personas, pero estamos seguros que no es de Dios, ya que a El nunca lo sorprende El no tiene plan B ni lo ha necesitado nunca porque si lo necesita entonces no es Dios es un hombre.

Efesios 1

11 “…también hemos obtenido herencia, habiendo sido predestinado según el propósito de aquel que obra todas las cosas conforme al consejo de su voluntad”.

Por está razón, aunque el mundo se sienta sobrecogido por el temor, la palabra para el pueblo de Dios es “no temas”

Romanos 11

36 ” Porque de El, por El y Para El son todas las cosas. A El sea la gloria para siempre.  Amén”.

Cuan poco se comprende hoy esto, incluyendo el pueblo de Dios. Algunos, (los más) se suponen que Dios es poco más de espectador que está observando desde muy lejos sin tonar parte directa en los asuntos de esta tierra. Es indiscutible que las personas tienen voluntad, pero también Dios la tiene, Es cierto que las personas están dotadas de poderes, pero, Dios es todopoderoso. Es verdad que hablando en general, el mundo material está regido por leyes; pero detrás de esas leyes está esta el Legislador y Ejecutor. Las personas son no más que unas criaturas creadas por Dios, y muchos siglos antes cuando Dios estaba solo.

Isaías 9

6 ” Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios poderoso’’

Antes que el mundo fuera fundado trazó Sus planes. Siendo infinito su poder, las personas son sólo finitas, su propósito y designio no pueden ser resistidos en ninguna manera por las criaturas que están en sus manos.  Reconocemos que la vida es un problema, que está llenos de misterios, pero afortunadamente no somos como las bestias del campo, por el contario somos conscientes de lo que está delante de nosotros y además

“Tenemos la palabra profética más permanente”

2 Pedro 1

19 ” Y así tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en prestar atención como una lámpara que brilla en el lugar oscuro, hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en vuestros corazones 20 Pero ante todo sabed esto, que ninguna profecía de la Escritura es asunto de interpretación personal. 21 pues ninguna profecía fue dada jamás por un acto de voluntad humana sino que los hombres inspirados por el Espíritu Santo hablaron de parte de Dios’’.

Cuando nos volvemos a esta Palabra y somos instruidos por ella descubrimos un principio fundamental que necesitamos aplicarlo a todos los problemas, y no empezar con los seres humanos y retroceder hasta Dios, se hace necesario que comencemos con Dios y entonces retrocedamos a los seres humanos. Nos tenemos que quedar con este principio de las Sagradas Escrituras. En el principio… Dios. Tenemos que aplicar este principio a la situación actual. Hay que comenzar con Dios y después seguir hacia abajo con la criaturas de Dios.

Hay que entender que debido a la santidad de Dios, su ira se enciende contra el pecado; debido a que Dios es justo, es lógico que sus juicios decidan sobre los que se rebelan contra El, pero como Dios es fiel, se tienen que cumplir las amenazas de su Palabra; debido a que Dios es omnipotente, nadie puede resistirse contra El y tener éxito, y mucho menos destruir sus eternos consejos debido a que Dios es omnisciente, no hay problema que escape a su conocimiento. Debido a que Dios es quien es y lo que es, que ahora contemplamos lo que está ocurriendo en esta tierra; que no es otra cosa que el principio de sus juicios. Porque conocemos su justicia y su santidad, no podíamos esperar otra cosa que lo que hoy se presenta ante nuestros ojos.

Hay que enfatizar que el corazón humano sólo puede hallar paz y gozo en la bendita verdad de la soberanía absoluta de Dios. Es bueno notar que la fe se ocupa constantemente de Dios. Ese es su carácter, porque la fe se sostiene de esta manera.

Hebreos 11

27 ” Por la fe salió de Egipto sin temer la ira del rey, porque se mantuvo firme como viendo al Invisible’’

Esta fe; soporta los desengaños, las dificultades, así como todos los pesares de vida, reconociendo que todo viene de la mano de Aquél que es supremamente sabio para cometer errores y infinitamente amoroso para ser cruel. Si le atribuimos lo que sucede a cualquier otra causa que no sea Dios, no habrá reposo para el corazón, ni mucho menos paz para el espíritu. Pero por el contrario si recibimos todo cuanto afecta nuestras vidas cono de Su mano, luego entonces, sea cuales fueren las circunstancia o lo que nos rodea, tanto si estamos en una choza o encerrados en una cárcel o en la hoguera del martirio nos dará el poder para decir:

Salmo 16

5 ” El Señor es la porción de mi herencia y de mi copa; tú sustentas mi suerte. 6 Las cuerdas cayeron para mí en lugares agradables; en verdad mi herencia es hermosa para mí”.

Este es el lenguaje de la fe, y no el de vista ni de los sentidos.  De otra manera, si en vez de someternos al testimonio de la Biblia, si en vez de andar por la fe, andamos por vista y razonamos, caeremos en el lodazal del ateísmo. De la misma manera nuestra paz se acabará al ser guiados por las opiniones de terceras personas.

Si, admitimos que realmente hay muchas cosas en este mundo de maldad, de pecado y sufrimiento que lógicamente nos desaniman y nos causan tristeza no es razón alguna para que nos unamos a los que piensan y dicen: ¿Cómo es qué Dios permite todas estas cosas, como la injusticia, la enfermedad y la maldad de muchos, la corrupción hasta en los púlpitos? Es mucho mejor estar en la presencia del misterio que nos deja perplejos:

Salmo 39

9 “Mudo me he quedado, no abro la boca, porque tú eres el que ha obrado.10 Quita de mí tu plaga; por la dureza de tu mano estoy pereciendo. 11 Con castigos corriges al hombre por su iniquidad; como la polilla, consumes lo que más precioso para él; ciertamente, todo hombre (persona) es sólo un soplo. (Selah) ’’.

Esta es la diferencia abismal entre la persona de fe y el incrédulo. Este el del mundo todo lo mide por la vara de lo mundano, y considera la vida desde el punto de vista de su propio entendimiento carnal.

No tengo dudas que lo que acabo de escribir está en abierta oposición a la mayor parte de lo que se enseña en nuestros días. Admitimos gustosamente que el postulado de la soberanía de Dios, con todo lo que conlleva, contradice en forma directa las opiniones y el pensamiento de la persona carnal, porque la mente carnal es incapaz de pensar estas cosas; y no está capacitada para evaluar debidamente el carácter así como los caminos Dios y es precisamente por eso que Dios nos ha dado una revelación de Su Ser con toda claridad.

Isaías 55

8 ” Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos-declara el Señor. 9 Porque como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos y mis pensamientos más que vuestros pensamientos’’.

Pedimos a todos solamente una cosa: Un examen imparcial y muy atento de lo que hemos estudiado y que oremos francamente sin prejuicios a la luz de la Palabra de Dios.

Finalmente sólo nos queda decir a la luz de la Escritura: ” Antes bien. Examinarlo todo cuidadosamente, retened lo bueno” (1 Tesalonicenses 5:21).

 

(Las citas bíblicas han sido tomadas de la Biblia de las Américas

 

Por: Rev. Ramón Herrera

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *