Satanas

now browsing by category

 

El Valor de la Doctrina de la Soberanía de Dios

“Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar; para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre (persona) de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra».  (2 Timoteo 3: 16,17)

El diccionario nos dice que Doctrina no es otra cosa que enseñanza, y es por medio de la enseñanza que podemos aprender las realidades de Dios así como, de nuestra relación con El. Doctrinas tales como El Espíritu Santo, la gracia, la salvación, la Sanidad Divina, la predestinación. Es por medio de la enseñanza que con la ayuda del Espíritu Santo, el pueblo de Dios pueden ser alentados y edificados. Desdichadamente, la doctrina de la Soberanía de Dios, muchos la rechazan porque » es poco práctica’’.

Hay una verdad incuestionable, que: es la relación de lo que se cree, con lo que se practica Proverbios dice: «pues como piensa dentro de sí, así es’’ (Prv. 23:7) La relación que existe entre la verdad de Dios y el carácter del cristiano es causa y efecto.

Juan 8

31 » Entonces Jesús decía a los judío que habían creído en El: Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos: 32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres’’.

Los libertad de la ignorancia, del prejuicio, del error, de las acechanzas del diablo, del poder del pecado etc. Si la verdad no es conocida y recibida no se disfrutará de la libertad. Sería de mucha importancia el orden de las palabras en el pasaje que da pie a este estudio. Toda la Escritura es útil número 1 para enseñar, o sea para doctrinar, ese es el mismo orden que observamos en las epístolas de Pablo, El orden establecido por el apóstol, es uno, promover lugar, para la exposición doctrinal y luego la exhortación para el andar cristiano.

La causa ha sido la adopción de la llama predicación práctica, en lugar de una exposición doctrinal, que es la causa de muchas de las «teorías» y «enfermedades» que afectan actualmente al pueblo de Dios. Esta falta de conocimiento es la raíz de tanta penetración de «doctrinas de error» y por lo tanto son muy pocos los creyentes que están arraigados en la fe, debido a no haber oído la exposición de las doctrinas de la gracia o por otra parte, no haber hecho un estudio muy personal, o por prejuicios.

Mientras el creyente ignore la doctrina de la justificación, no tendrá una certeza real de ser » acepto en el amado». Mientras el creyente no esté familiarizado con las enseñanzas de la Palabra de Dios relacionada con la santificación, estará expuesta a recibir los grandes errores del llamado «perfeccionismo» y otras enseñanzas equivocadas. La ignorancia de la doctrina bíblica es lo que ha hecho que la Iglesia que está entre nosotros sea impotente para enfrentar a la creciente ola de infidelidad.

La situación de la iglesia ha llegado al punto de que en la mayoría de nuestras congregaciones no soportan la sana doctrina y por tal razón reciben tan fácilmente las falsas enseñazas.

2 Timoteo 4

3 » Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularan para sí maestros conforme a sus propios deseos; 4 y apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a mitos».

La doctrina, aceptada con todas sus implicaciones y estudiada con corazón puro y preparado, nos conducirá a un conocimiento más profundo de Dios. La doctrina de la soberanía de Dios, no es un dogma metafísico que no tiene valor, sino que es la doctrina destinada a influir grandemente en el carácter cristiano. Esta doctrina está destinada para moldear los afectos del corazón, y nos guía. Produce gratitud en la prosperidad y produce paciencia en la adversidad. Nos promociona consuelo para el día presente y una gran seguridad para el futuro.

Veamos el valor de esta enseñanza con más detalles.

A- Profundiza nuestra veneración a Dios

Esta doctrina sostiene sus derechos como el creador de todas las cosas. E insiste que no tenemos más que un Dios.

1 Corintios 8

5 » Aunque haya algunos llamados dioses, ya sea en el cielo o en la tierra, como por cierto hay muchos dioses y muchos señores, 6 sin embargo, para nosotros hay un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas y nosotros somos para El; y un Señor Jesucristo, por quien son todas las cosas y por medio del cual existimos nosotros».

Así como la gracia salvadora revela a Dios quebrantando la oposición del corazón humano, subyugando la enemistad de la mente carnal, y de ésta manera nos lleva a amarle, porque El nos amó primero.

B- Es el fundamento firme de la fe.

Como hemos dicho anteriormente bajo el primer punto. Si la doctrina de la soberanía de Dios es la única que coloca a Dios es donde debe estar, nos parece lógico también pensar que sólo la fe en Dios nos puede servir para nuestra edificación, ya que no habrá progreso alguno sin Dios, si antes no hay un reconocimiento real de que El es supremo, de que ha de ser temido y reverenciado, de que ha de ser confesado y servido como Señor, de Señores y Rey de Reyes.

Toda oración que elevemos a Dios, será carnal si ésta no es ofrecida «conforme a su voluntad» porque no hacerlo así es:

Santiago 4

1 » ¿De dónde vienen las guerras y los conflictos entre vosotros? ¿No vienen de vuestras pasiones que combaten en vuestros miembros? 2 Codiciáis y no tenéis, por eso cometéis homicidio. Soy envidioso y no podéis obtener, por eso combatís y hacéis guerra, No tenéis, porque no pedís. 3 Pedís y no recibís, porque pedís con malos propósitos, para gastarlo en vuestros placeres».

Cuando uno pide así no pide en la voluntad de Dios. Ya que todo servicio que hagamos será obra muerta, si no lo hacemos para la gloria de Dios Nosotros los creyentes aunque, para la mayoría de ellos hablar de predestinación es como una mala palabra, hemos sido para ser «hechos conforme a la imagen de su Hijo» cuyo alimento fue siempre hacer la voluntad de su Padre. Podemos pues, usar estos dos textos juntos por el significado que ellos tienen.

Santiago 1

26 » Si alguno de cree religioso, pero no refrena su lengua, sino que engaña su propio corazón, la religión del tal es vana. 27 La religión pura y sin mácula delante de nuestro Dios y Padre es ésta: visitar a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y guardarse sin mancha del mundo»

Mateo 11

29 » Tonad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras alma».

La medida en que cada uno de los creyentes, tome su vida diaria en conformidad con la manera práctica de la vida cristiana, refrenado la lengua y haciendo el trabajo que Dios nos ha entregado, ayudando a los afligidos por el diablo podremos, sólo así hacer la voluntad de Dios y las palabras del Señor tengan sentido práctico en nuestra vida cristiana.

C- Rechaza la herejía de la salvación por obras

Hay muchos caminos en la vida que las personas pueden tomar, en los diversos, en relación por los muchos aspectos de la vida que tienen que ver con la religión, pero ninguna tan peligroso como creer que la salvación se puedes » obtener»’ por medio de las obras, esa creencia es muy común a la naturaleza humana. Todo aquello que dé a las personas, por insignificante que sea, un margen para las obras o para el arrepentimiento protestante; es decir, la pesar por el pecado, lo cual no es, de ninguna manera, el significado bíblico. Ya que todo lo dé a las personas, por insignificante que éste sea, no es más que una variedad del mismo género maligno. Decir que Dios quiere hacer su parte si tú quieres hacer la tuya, es una negación del evangelio de gracia. Decir que Dios ayuda a aquellos que se ayudan es repudiar una de las verdades más preciosas que la Biblia enseña. Cuando decimos que la salvación de los pecadores depende de la acción de su propia voluntad, es otra manera de deshonrar a Dios,

Proverbios 14

12 » Hay caminos que al hombre (persona) le parece derecho, pero al final, es camino de muerte»

Romanos 9

16 » Así que no depende del que quiere ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia». 18 Así que del que quiere tiene misericordia, y al que quiere edurece19 Me dirás entonces: ¿Por qué, pues, todavía reprocha Dios? porque ¿quién resiste a su voluntad? 20 Al contario, ¿quién eres tú, OH hombre (persona), que le contestas a Dios? ¿ Dirá acaso el objeto modelado al que lo modela” por qué me hiciste así? 21¿O no tiene el alfarero derecho sobre el barro de hacer de la misma masa un vaso para uso honroso y otro para uso deshonroso? 22 ¿Y qué, si Dios, aunque dispuesto a demostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia a los vasos de ira preparados para destrucción? 23 Lo hizo para dar a conocer las riquezas de su gloria sobre los vasos de misericordia, que de antemano El preparó para su gloria»

D- Humilla a la criaturas, exalta a Dios.

Esta doctrina de la soberanía de Dios es una especie de máquina contra el orgullo humano, y en esto radica su más agudo contraste con las doctrinas de las personas. El Espíritu de nuestra generación es un de jactancia y la vez que ésta se convierte en glorificación humana.

Los grandes éxitos de la humanidad, sus adelantos, su progreso, su «grandeza», su autosuficiencia es el santuario donde el mundo adora hoy o sea «otros altares» no, el altar verdadero de la cruz de Cristo. La soberanía de Dios le quita toda base para la jactancia humana es por eso que los Dispensacionalistas han tenido tanto éxito, gracias a sus teorías que son contrarias a la Biblia. Porque la soberanía de Dios invita a la humildad. Esta verdad declara que la salvación es del Señor, no sólo en su origen, en su acción y en su consumación.

Juan 1

12 » Pero a todos los que le recibieron, les dio derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre, 13 que no nacieron de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, (persona) sino de Dios».

Esto es humillante para la persona, que siempre quiere contribuir a pagar el pecio de la redención y así sentirse satisfecho de si mismo. A las personas le cuesta mucho trabajo admitir lo el apóstol Pablo dice:

1 Corintios 15

10 » Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia para conmigo no resultó vana; antes bien he trabajado mucho más que todos ellos, aunque no yo, sino la gracia de Dios en mí»

Salmo 115: 1 » No a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria, por tu misericordia, por tu verdad”.

E- Ofrece una experiencia de confianza absoluta.

La Palabra nos enseña, el infinito poder de Dios, y por lo tanto se hace imposible resistir su voluntad y sobre todo oponerse al cumplimento de sus decretos. Esta declaración podrá llenar de alarma a muchos pecadores pero también a los Dispensacionalistas, pero a los elegidos sólo despierta alabanza, Gloria y Poder.

Salmo 4

8 » En paz me acostaré y así mismo dormiré; porque sólo tú Señor, me haces habitar seguro’’.

Deuteronomio 33

26″ Nadie hay como el Dios de Jesurún, que cabalga los cielos para venir en tu ayuda, y las nubes, en su majestad. 27 El eterno Dios es tu refugio, y debajo están los brazos eternos. El echó al enemigo delante de ti, y dijo ¡Destruye! 28 Por eso Israel habita confiado, fuente de Jacob habita separada en una tierra de grano y mosto; sus cielos también destilan rocío. 29 Dichoso tú Israel, ¿Quién como tú, pueblo salvado por Señor? El es escudo de tu ayuda, y espada de tu gloria. Tus enemigos simularán someterse ante ti, y tú hollarás sus lugares altos».

Salmo 91

1 «El que habita al abrigo del altísimo morará a la sombra del Omnipotente. 2 Diré yo al Señor: Refugio mío y fortaleza mía, mi Dios en quien confió. 3 Porque El te libra del lazo del cazador y de la pestilencia mortal. 4 Con sus plumas te cubre, y bajo sus alas hallarás refugio; escudo y baluarte es su fidelidad 5 No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día, 6 ni la pestilencia que anda en tinieblas, ni la destrucción que hace estragos en medio del día, 7 Aunque cagan mil a tu lado y diez mil a tu diestra, a ti no se acerará …9 porque has puesto al Señor, que es mí refugio, al Altísimo, por tu habitación 10 No te sucederá ningún mal, ni plaga se acercará a tu morada.

Estas escrituras nos dan seguridad para exclamar ¡»Yo se a quien he creído»!. Que preciosa es ésta gran verdad; a veces soy una oveja torpe, desvalida, infeliz, pero muy segura en las manos de Cristo.

Juan 10

27 » mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen; 28 y yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano. 29 Mi Padre que me las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano del Padre».

F- Nos consuela en el camino de la fe.

Esta poderosa doctrina de la soberanía de Dios, es la suprema gracia de la consolación, que nos llena de paz. Esta doctrina, es el fundamento que nada ni nadie, puede conmover, tan firme como los cielos y la tierra. Es una bendición conocer que no existe un sólo rincón de este universo que está fuera del alcance de Dios.

Salmo 139

7 » ¿A dónde me iré de tu Espíritu, o a dónde huiré de tu presencia? 8 Si subo a los cielos, he aquí, allí estás tú; si en el Seol preparo mi lecho, allí estás tú. 9 Si tomo las alas del alba, y si habito en lo más remoto del mar, 10 aun allí me asirá tú diestra.

11 Sí digo: Ciertamente las tinieblas me envolverán y la luz en torno mío será de noche 12 Ni aun las tinieblas son oscuras para ti, y la noche brilla como el día. Las tinieblas y la luz son iguales para ti’».

Qué gran bendición es saber que la poderosa mano de Dios está sobre todos y también sobre todo, Y saber qué ni una hoja de un árbol cae sin que sea Su voluntad. Aun nuestras aflicciones no viene por casualidad, ni tampoco proceden del diablo, sino por el contrario están ordenadas por Dios.

1 Tesalonicenses 3

3 “…a fin de que nadie se inquiete por causa de estas aflicciones porque vosotros mismos sabéis que para esto hemos sido destinados».

Job 14

5 » Ya que sus días están determinados, conocidos, el número de sus meses te es conocido, y has fijado sus limites para que no pueda pasarlos».

G- Acatar la soberanía de Dios es el secreto de la paz.

No es posible que pueda haber verdadera sumisión y gozo si no somos quebrantados en el espíritu, hasta que lleguemos al punto que nos agrade que el Señor haga de nosotros que aceptemos su perfecta voluntad. Pero algunos dirán que esto es fatalismo, y en realidad es todo lo contrario.

Romanos 12

1 » Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional. 2 Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cual es la voluntad de Dios; lo que es bueno, aceptable y perfecto«.

Sería bueno considerar unas palabras de David.

2 Samuel 15

25 » Y el rey dijo a Sadoc; Haz volver el arca de Dios a la ciudad, que si hallo gracia ante los ojos del Señor, me hará volver y me mostrará tanto el arca como su morada. 26 Pero si El dijere así: – No me complazco en ti-, mira, aquí estoy, que haga conmigo lo que bien le parezca».

El que así habla, eran de extremo penosas para el corazón humano. El rey David estaba abrumado. Su hijo quería derribarlo del trono y no contento con eso buscaba matarlo. David no sabía si volvería al trono, pero estaba tan entregado a Dios, que tenía la certeza de que hacer su voluntad era lo mejor, no importaba el trono, ni su propia vida, estaba feliz de que El hiciera lo que quisiere estas palabras reflejan por que Dios dijo de él” un hombre según mi corazón» – Haga conmigo lo que bien le parezca-.

Hay cantidad de ejemplos en la Biblia como estos, Si David estaba contento de que Jehová hiciera lo que quisiera, ahora que el corazón de Dios ha sido revelado plenamente, cuanto más deberíamos nosotros sentir pleno gozo en hacer su soberana voluntad.

H- Produce un canto a alabanza

Quien nos iba a decir a nosotros los creyentes, que por naturaleza nada tenemos que nos diferencie de las impías multitudes que nos rodean, que habíamos de ser escogidos en Cristo desde antes de la fundación del mundo y ahora disfrutamos de toda bendición espiritual y sentados en los lugares celestiales con Cristo ¿Por qué fui escogido yo que estaba » sin Dios y esperanza en el mundo «, y ahora gozo de portentosos favores? Pero aunque mi mente finita no pueda encontrar razón para ello, pero mi corazón puede expresar mí gratitud y mí alabanza al que » vive para siempre”.

Romanos 8

27 “… y aquel que escudriña los corazones sabe cuál es el sentir del Espíritu, porque El intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios. 28 Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para que los son llamados conforme a su propósito. 29 Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó a se hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que El sea el primogénito entre muchos hermanos; 30 y a los que predestinó, a ésos también justificó; y a los que justificó, a estos también glorificó”.

Efesios 5

19 » …hablando entre vosotros con salmos, himnos y cantos espirituales, cantando y alabando con vuestro corazón al Señor; 20 dando siempre gracias al Señor por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a Dios, el Padre; 21 sometiéndonos unos a otros en el temor de Cristo».

Sí, debemos dar grisas por todo y en todo porque, como a dicho alguien: » Nuestros disgustos no son, sino los designios de Dios”. Especialmente para aquellos que se deleitan la soberanía de Dios.

I- Es una garantía para el triunfo del bien sobre el mal.

Desde el desafortunado día en que Caín Mató a Abel, el conflicto entre el bien y el mal ha sido un penoso problema para los santos. Desde tiempos inmemoriales los justos han sido aborrecidos por los pecadores desafiando a Dios, al parecer, impunemente. Pero cuando uno mira al cielo, en vez de mirar a la tierra, la fe que tenemos ve claramente al trono de la gracia, que no se mueve está, fijo y estable. Esta es nuestra confianza.

Efesios 1

11 «…también hemos obtenido herencia, habiendo sido predestinado según el propósito de aquel que obra todas las cosas conforme al consejo de su voluntad».

Números 23

19 » Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta. ¿Lo ha dicho El, y no y no lo hará? ¿Ha hablado, y no lo hará?».

Todo se cumplirá. Las promesas hechas a su propio y amado pueblo, de que vendría en su busca para llevarlos a la gloria, no quedará incumplida. De cierto El vendrá a llevarlos consigo mismo.

Isaías 34

1 » Acercaos, naciones, para oír, y escuchad, pueblos: oiga la tierra y cuanto hay en ella, el mundo y todo lo que de él brota. 2 Porque el enojo del Señor es contra todas las naciones, y su furor contra todos sus ejércitos; los ha destruido por completo, las ha entregado a la matanza».

J- Nos garantiza un lugar de reposo.

Aquel que está sentado en el trono, gobierna las naciones, y que ordenado, continúa ordenando los acontecimientos, y es infinito en poder y sabiduría. El Señor de la creación es aquel es y sigue siendo grande.

1 Timoteo 3

16 » E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: El fue manifestado en la carne, vindicado en el Espíritu, contemplado por ángeles, proclamado entre las naciones, creído en el mundo, recibido arriba en gloria «.

La Gloria de Dios no sólo consiste en que El es Supremo, sino que, siendo el Altísimo Dios se humilló a sí mismo para llevar la carga de nuestros pecados, ya que Dios estaba en Cristo reconciliando el mundo, este es el gran misterio revelado de que Pablo nos habla.

2 Corintios 5

18 » Y todo esto procede de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19 a saber, que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta a los hombres (personas) sus transgresiones y nos ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación«.

El reino de Dios está establecido sobre las bases de la gracia, la misericordia y la autohumillación de su propio Rey. ¡Cuanto poder hay en esa cruz! El mismo que murió en ella se ha convertido, no en el Señor de nuestros destinos, que ya lo era, sino en el Rey que mora en nuestros corazones. Es por esto que no nos inclinamos ante el Dios Soberano con terror servil, sino con adoración.

Apocalipsis 5

11 » Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos; y el número de ellos eran miríadas de miríadas, y millares de millares 12 que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado digno es de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la alabanza”.

Aquí estamos refutando la impía acusación, que la doctrina de la Soberanía de Dios es una calumnia contra Dios y aun más que constituye un peligro darla a conocer en la iglesia de Cristo. Cómo puede ser peligrosa una doctrina que le da a Dios el lugar que le corresponde, que mantiene sus derechos, que magnifica su gracia salvadora; que le da toda la gloria a Dios y a su vez le quita a las criaturas todo motivo de orgullo y jactancia. Puede ser peligrosa una doctrina que le da seguridad al creyente primero de su salvación y después contra todo peligro, que le provee consuelo en medio del dolor, que le llena de paciencia, inspira alabanza, que asegura el triunfo del bien sobre el mal, que provee de una segunda gracia o sea el reposo seguro en las perfecciones del propio Soberano. Esta doctrina de la soberanía de Dios es gloriosa y edificante y si la hemos entendido tenemos que decir como Moisés:

Éxodo 15

11 » ¿Quién como tú entre los dioses, OH Señor? ¿Quién como tú, majestuoso en santidad, temible en las alabanzas, haciendo maravillas?».

 (Las Citas Bíblicas han sido tomadas de la Biblia de las América)

Por: Rev. Ramón R. Herrera

 

¡Un Nuevo Comienzo! (Parte II)

Conociendo al Verdadero Satanás
Lo que Cada Nuevo Creyente debe Saber (Parte II)

El diablo, tal como nos lo han presentado hasta ahora, nos lleva sin ninguna otra alternativa, a declarar que no es más que, una contradicción, un engaño y porque no, hasta un mito. Llegamos a esta sorprendente conclusión, después de un estudio de muchos años, no sólo leyendo muchos libros, pero sobre todo, estudiando con oración y revelación las Sagradas Escrituras, sé a lo que me expongo con ésta tesis que no es enteramente mia, sino más bien es el resultado de investigaciones y consultas con algunos cristianos, que como yo, no están satisfecho con las tradicionales enseñanzas que, sobre el diablo nos han presentado los maestros y teólogos del cristianismo.

La mente de los seres humanos, basados en el fundamento de la realidad y la verdad, han creado infinidad de objetos para la adoración, de igual manera se han creado un objeto, con el deliverado propósito de culpar por su conducta, especialmente en lo que refiere a sus vicios, pasiones desordenadas, errores y crimenes. Como consecuencia de lo anterior han desfigurado a Jesús llegando al punto de su mistificación en algunos casos a tratarle como a un Buda, Mahoma, a un profeta, maestro, y hasta revolucionario, y por el mismo patron a Satanás, a quien culpar de todo aquello a lo cual somos responsables, no sólo delante de Dios sino delante de nuestros semejantes

No hay dudas que en ambos casos hay una distancia enorme entre el mito religioso que ha desfigurado a Satanás y la realidad. El Satanás del mundo, (sea cristiano o no), es un terrible monstruo de maladad, el culpable de cada crimen, de cada mal paso, de todo lo malo, lo imoral y negativo que secede en el mundo. El colmo es lo que hemos escuchado miles de veces; que cuando viene un viento recio, por ejemplo, y se rompe una carpa donde se está celebrando una campaña de predicación, enseguida, sin saber lo que se dice, el predicador y la congregación entera culpan a Satanás del desastre; o lo que es lo mismo; para ellos Satanás tiene el poder de crear vientos fuertes capaz de arruinar una campaña. Me gustaría preguntar ¿Si Satanás tuviera ese poder; qué le hizo no haber roto la carpa desde el primer día? ¿Tiene poder Satanás para impedir que se construya un templo? Si esto fuera así,¿ no pensarían ustedes que, no habría ni un sólo templo en el mundo?. O de lo contrario tenemos que concluir que Satanás es verdaderamente muy estupido. o ¿NO?.

Mientras así nos enseñan, el Satanás que nos presenta la Biblia es la terrible criatura que se atrevió a ofrecer a nuestro Señor Jesucristo la via del menor esfuerzo para apartarlo de la cruz. Por otro lado el Señor Jesús se ocupa de enseñarnos dónde está el manantial de donde proceden, tanto la inmoralidad como los crimenes.

» Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias. las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas éstas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre» (Mr.21:20-23).

«Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni El tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la cocupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.( Sgt. 1:13-15).

Sería muy conveniente en este punto dejar aclarado que si untilizamos la palabra inmoral, en el sentido estrecho de la gente, nos quedaríamos sin base alguna para seguir sosteniendo que Satanás proboca a las personas a cometer actos inmorales. Un estudio detallado de todos los ataques de Satanás en contra de Cristo, nos quedaría muy poco para afirmar que él haya tratado de hacer algo que al criterio de los humanos pudieran reprochar o condenar.

Bien pudiera usted preguntarse ahora sobre el caso de Ananías y Safira, miremos al mismo detenidamente y veamos que lección podemos sacar.. Este hecho está registrado en Hechos 5:1-11. Como muchas historias y eseñanzas de la Biblia ésta se ha intepretado equivocadamente y por tanto, la enseñanza se pierde. Ananías sin lugar a dudas, no era una mala persona, solamente que se entuciasmó y llevado por las emociones del alma, (así actúan milleres de cristianos hoy día), y para seguir la corriente del monento, vendió su propiedad con el fin de dedicar el producto de la misma para la causa de la Iglesia. Es en éste punto donde se le presentó la sugerencia de poner aparte una porción para su uso personal, por su parte, su esposa Safira, que estaba en el asunto mintió para esconderlo, Ananías no habló mentira, sino que actuó tal y como la gente está acostrumbrada ha hacer.

Hoy día, Ananías sería un prominente mienbro y hasta oficial de algunas de nuestras más prósperas Iglesias; y digo más, en un tiempo de tanto egoismo y vanidad como el presente, muy pocos de prodrían comparar con El, gracias a su desprendimiento. El asunto clave en ésta historia ha escapado a muchos, pues la eseñanza no está dirigida a poner de relieve la maldad de las personas, sino mas bien, la severidad de Dios; así como las sutilezas de las tentaciones de Satanás, que no le tentó para que cometiera un acto vicioso e inmoral, sino solamente ha hacer exactamente lo que él apóstol Pedro le dijo que él teniá todo el derecho de hacer. Ananías no mintió a los hombres sino a Dios, y por esa razón un juicio repentino cayó sobre ellos.

Si Dios estuviera tratando con las personas en éstos días de la misma menera, estoy seguro que las funerarias y los cementerios no darían abasto y el asunto sería tema de noticias diarias en todos los medios de comunicación. Si ha pensado en el caso de Judas Izcariote, es oportuno decir que es del todo diferente pues Judas era hijo de perdición y estaba destinado desde antes de la fundación del mundo para tal caso. (Sal. 41:9; Jn.17:17; Mt. 26:24; Mr.14:21; Lu. 22:22; 13:18). Si usted tiene una concordancia, le invito a buscar en el N.T. todos aquellos pasajes en los cuales se mensiona a Satanás o al diablo, se llenará de asombro al descubrir cuan pocos hay para dar apoyo a la superstición popular acerca de este tema. Solamente puede hallar tres pasajes que parezcan sugerir que Satanás intente a actos inmorales. (1 Jn. 3:8-10; 1Co.7:5; 1 Ti. 5:15).

En primera de Juan 3:8-10 encontramos algo muy interesante, allí solamente habla el apóstol de que el que practica el pecado es del diablo, esto sugiere la siguiente pregunta ¿Són todos los pecados que la personas cometen, pecados relacionados totalmente con lo inmoral? Naturalmente, la respuesta es NO; pues la escritura registra ésta gran verdad: « que peca todo aquel que sabe hacer lo bueno y no lo hace». La relación es solamente ésta, de que el diablo peca desde el principio. Esto sugiere otra pregunta. ¿De qué principio?, naturalmente qe no se refiere a cuando fue creado, pues, Dios no lo creó de esa maneera, sino desde el mismo momento que decidió oponerse a Dios. Esta realidad es de vital importancia pues, de ella depende que podamos entender todo lo relacionado con el diablo.

Un estudio cuidadoso de la tentación a que fue sometido nuestro Señor Jesucristo y que se encuentra registrada en Mateo 4:1-11 y Lucas 4:1-13, no encontramos ninguna indicación de que la cuestión moral estubo en juego, la razón entre otras, es, que nuestro Señor fue concebido sin pecado por obra y gracia del Espíritu Santo y, naturalmente tanto su cuerpo como su alma eran sin pecado.

Naturalmente el intento del diablo fue sólo uno, apartarle del camino de la cruz como hemos expuesto anteriormente de este estudio. En íntima relación podemos ver, y sin temor a equivocarnos, que ésta razón y no otra fue lo que llevo al Señor Jesucristo a tratar tan duramente al apóstol Pedro cuando llamó a su confesión, más que a su persona, Satanás, cuando expresó en Mateo 16:23 » Pero él volviendose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mi, Satanás! me eres tropiezo porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres»

Añadiendo a esta poderosa verdad es oportuno considerar el caso de Job, quien al igual que en el caso de Pedro el diablo intentaba destruir su fe, ello se desprende de la palabra de Lucas 22:31-32: «Dijo también el Señor: Simon, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que TU FE NO FALTE; y una vez vuelto, confirma a tus hermanos» . A su vez Pedro nos escribe en su primera epístola capítulo 5:8-9 «Sed sobrios y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda al rededor buscando a quien devorar; al cual resistid FIRME EN LA FE, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo».

Si estudiamos la parábola del trigo y la cizaña, es el diablo el que la siembra, Mateo 13:36-43; y en la parábola del Sembrador, Mateo 13:1-10, observamos que el trabajo del diablo es quitar la semilla de la Palabra de Dios en los corazones de aquellos que la oyen «para que no crean y se salven» Por otro lado si Elimas, el hechicero fue llamado hijo del diablo fue debido a que trató de apartar de la fe al pro-consul: Hechos 13:8-10. La diferencia basica está en la verdad bíblica escondida para muchos de que comenzando con Caín y Abel, y que, corre por toda la Biblia, que hay dos simientes (Gé. 3:15). La simiente de Dios y la simiente de Satanás. La simiente del diablo no tiene fe pues, es un don de Dios;y es lógico que solamente los predestinados para salvación desde antes de la fundación del mundo sea personas de fe. (Ef. 1:4-10; Ro.4:16).

Hechando una mirada a otro aspecto, encontramos dos pasajes que indican su imperio de la muerte. Hebreos 2:14: «Asi, que por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, El también participó de los mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo» (Judas 9) «Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir jucio de maldición sobre él, sino que dijo el Señor te reprenda», en este último pasaje nos habla de su demanda de derecho sobre el cuerpo de Moisés, además, sería bueno examinar dos pasajes que nos indican su poder para infligir enfermedades y dolor, Lucas 13:16 » Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años,¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo?

Hechos 10:38, » Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con El».

En Apocalipsis 12:9 recibe el nombre del engañador, el cuál engaña al mundo entero. Además en Apocalipsis 20:10 se le presenta como el promotor de la gran lucha del futuro, lucha entre la fe de Dios y la negación de Dios; como éstos pasajes hay muchos en las Sagradas Escrituras que nos muestran el odio de Satanás contra Dios y su pueblo (la Iglesia), sin embargo, surge la pregunta que nos impulsa a escribir este pequeño libro ¿Si el diablo fuera el obsceno monstruo pintado por la tradición cristiana ¿ cómo es posible que la Biblia guarda lilencio acerca de este tema?

Afirmamos que en su lucha y engaños frente a las personas, el Satanás descrito por las Sagradas Escrituras es el enemigo no tanto de la moral sino de la fe. Con estos argumentos sólidos basados en la eseñanza de Biblia y no en teorías y suposiciones con el propósito de complacer a la tradición y a los lectores, podemos ahora muy bien ir al estudio de 1 Timoteo 5:15 y leeremos el mismo a la luz del versículo 12, significando que el apatarse en pos de Satanás significa haber quebrantado su primera fe, la cual no es más que la fidelidad de la mujer de la a su difunto marido, lo contrario a ésto chocaría con la enseñanza de Pablo en el versículo 14 del mismo capítulo, por tanto este pasaje del 11 al 13 nos dá sus razones para la orden que dió a la Iglesia de Corinto en su primera carta en el capítulo 7 y el versículo 5; este pasje tiene que explicarse de acuerdo o en relación con la morma bíblica de la vida espiritual y la enseñanza bíblica sobre las tentaciones satánicas, lo cual, indica que cualquier alejamiento de nuestra intima relación con Cristo pueden dar ocasiones al diablo para sus ataques tratando de devilitar o corromper la fe del cristiano.

Es apropiado ahora comentar el pasaje de Juan 8:44, una traducción literal del original leería así: hablar una mentira, siendo ésta una traducción incorrecta en nuestro idioma pues, la forma correcta sería decir una mentira. Esto nos indica que las palabras se refieren o a una mentira determinada o en un sentido abstracto a todo lo que es falso. Este pasaje no es abstracto en su forma, lo que está a la vista es un caso concreto, despejándose todo asunto gramatical quedando bien claro la relación entre Satanás el mentiroso y Satanás el homicida, él no es el instigador de todos los asesinatos sino del asesinato de Cristo, el no es él padre de las mentiras, sino el padre de la mentira, de la cual el asesinato es la consecuencia natural.

Otro pasaje que queremos estudiar aunque sea brevemente, es Romanos 1:25 «Ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira honrando y dando culto a las crituras antes que el creador, el cual es bendito por los siglos. Amen». Nuevamente aquí encontramos ambas palabras verdad y mentira, no tengo dudas de que el artículo usado en las dos palabras ésta en un sentido abstracto, mientras tanto en Apocalipsis 21:27 y 22:15, la palabra mentira está escrita sin el artículo, pero en 2 Tesalonisences 2:11 es otra vez la mentira la mentira de Juan 8:44. Este inicuo que se ha de manifestar es visto como

» cuya venida es mediante la opoeración de Satanás con todo poder y milagros mentirosos»

Es absolutamente normal que Dios no incite a las personas a decir mentiras, as;i como a creer mentiras, sin embargo aquellos que estan destinados a la perdición eterna la Escritura dice que Dios lles envía un poder engañoso para que crean en la mentira. Debido a su posición de reprovados, llenos de ceguera espiritual les está impedido aceptar al Cristo de Dios, pero aceptarán al cristo de la humanidad, que no es otro que Satanás hecho carne Romanos 9:21-24 «¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hecer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?. Y que si Dios queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira prparados para destrucción, y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que El preparó de antemano para gloria, a los cuales también ha llamado no sólo de los judíos sino también de los gentiles».

Toca el turno ahora, hechar una mirada al Antiguo Testamento. ¿Si la creencia popular de que Satanás incita a las personas a actos inmorales, cómo es posible que no se halle ni una sóla palabra sobre este asunto en toda esa porción Bíblica?. A lo largo de los 39 libros del Antiguo Testamento, se menciona a Satanás en tres pasaje, el primero en Génesis, que describe la caída de la raza, y es la única intención del tentador, separar a las personas de Dios. En el engaño a nuestros padres Adán y Eva,tomó una posición de gran benefactor, sermbrando la semilla de la desconfieanza. En el siguiente pasaje de describe su atentado contra Job. Aquí también la intención de Satanás, era llevar al Patriarca a dudar de la bondad de Dios.

El tercer pasaje que nos ocupa está registrado en Zacarías 3:1.2 y se relaciona con el misterioso incidente en que él intentaba estorbar al Sumo Sacerdote Josué en el cumplimiento de su sagrado oficio, no encuentro en ninguno de los tres pasajes niguna invitación a cometer actos inmorales, sino en el asunto prioritario en que Satanás está enfocado en atacar la fe de los hijos de Dios. Debo enfatizar en esta exposición la araigada creecia de los creyentes de que todos y cada uno de los hechos malvados, especialmente los más graves o que generan graves consecuencias, se deben a la influencia de Satanás.

Si meditamos profundamente con una mente desprovista de prejucios y renunciamos a la hábil programación religiosa a que hemos sido sometidos desde la niñez estoy seguro de que encontraremos una gran dificultad para seguir sosteniendo esa descabellada tesis. Muchos creyentes se han quedado perplejos y angustiados cuando advierten la gran multitud de personas que pecan de ese modo y no son solamente aquellos que carecen de principios cristianos o los que viven en los más emprobrecidos barrios bajos de nuestras grandes ciudades, sino en las naciones llenas de riquezas y cultura, entre los más usados por Dios, los más conocidos y connotados ministros y líderes religiosos; personas llenas de ricas experiencias espirituales, pero que son arrastradas a práctcas que nos dejan casi sin poder pensar, ni que hacer.

Estos casos no son del dominio de Satanás en ningún sentido especial, al contrario de lo que supone la mayoría, si el vicio y el crimen son señales de su poder y presencia, hay muchos países que tendrían que reclamar mayor presencia de Satanás que otros. Cuando investigamos y analizamos las noticias que nos llegan de áreas donde el paganismo campea por sus respetos, la tremenda relación de vicios, de crueldades, de injusticias, son una evidencia de que allí el diablo tiene que estar muy ocupado con los cristianos; aquí surge un gran asunto que hay que resolver; si la mayoría de los millones y millones de seres humanos de nuestro planeta se hallan bajo la influencia del diablo en forma personal, esto nos lleva a aceptar que tiene que estar familiarizado con la vida, las costumbres y las circunstancias que rodea a cada persona. Si esto es así, tenemos que concluir de que en la practica, Satanás no solo es Omnipotente, sino Omniciente.¿ Podemos pues, atribuirle o adjudicarle a él, éstos atributos que petenecen solamente a Dios?.

Todo lo relacionado al mundo espiritual, toda ceencia relacionada con el mismo, tiene que estar basada y cimentada en la revelación que Dios nos ha dado de lo contario es meramnete una superstición; esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Cuál es la eseñanza de la Biblia sobre éste asunto?. No hay dudas de que uno de los pasajes de la Biblia más apropiados para ello es el que encontramos en Romanos 1:25-28. Un estudios cuidadoso y minusioso de éste pasaje nos lleva a la conclusión, de que si Satanás fuera el resposable de las inmoralidades más bajas de las personas, ¿Cómo es que un pasaje de esta naturaleza no contenga nimguna alusión a tal hecho?. Al contrario, las palabras de Pablo son claras y precisas «Dios los entregó», la naturaleza corrompida alienación con Dios dá cuenta de su propia depravación, y a manera de claracióm, no es solo la depravación de los reprovos la que aquí es expone, pues si no se nesesita un diablo para dar cuenta o razón de las depravaciones del mundo, entonces se nos ocurre preguntar ¿Por qué apelar al mundo de lo sobrenatiral (el diablo) para poder explicar los vicios e injusticias de los cristianos. Tomar este atajo tan facil es no solo es antifilosofico sino antiescritural. Después de un enfoque como el aterior surge una pregunta y hay que contestarla: ¿ Qué razón tendría Satanás para tentar a los hombre de esta manera?

Esa forma de actuar sería lógica si su poder sobre las personas dependiera de que los mismos vivieran viciosamente, pero no hay dudas que la Biblia no respalda ésta sugerencia. Algunos de los que están bajo su dominio son esclavos del vicio, pero otros son fanáticos religiosos de cáracter y vidas intachables, dirigentes dentro del cristianismo, tal como lo fueron en el tiempo de Cristo, y a quienes etiqueteó como «hijos del diablo» o como dice en Mateo 21:31 » De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante en el reino de Dios». No es que la inmoralidad sea un pasaporte para ir al cielo, así como que los tales sean objeto exclusivo del amor de Dios, todo la contraio la inmoralidad y la vida viciosa es el camino más corto a la destrucción espiritual, pero al mismo tiempo aunque parezca paradójico es ésta condición la que trae a la personas la esperanza de salvación, pues allí precisamente es donde el Salvador busca a los perdidos, ya que el » Vino a buscar y a salvar lo que se había perdido» . Lo cual confirma Pablo con su declaración: » Donde abundó el pecado sobreabundó la gracia». El santo,» el intachable», es el que dá gracias a Dios por no ser como las demás personas, éste se halla por entero al lado del diablo, al tiempo que sí se viera tentado al pecado abierto, a los vicios, las acciones más terribles, muy bien pudiera recibir el llamado de Dios para salvación siempre y cuando hubiera sido escogido para ello.

Por otra parte que sencillo sería todo si la moralidad fuera una amrca distintiva de los regenerados y la inmoralidad una marca distintiva del resto de la humanidad; pero como todos sabemos no es el vicio en ninguna manera el sello inequiboco de la obra del diablo, la Biblia por el contrario nos enseña según 2 Timoteo 3:3 que: » apaririencia de piedad es una de sus estragemas». La historia y la experiencia nos enseña que entre los enemigos más terribles de Cristo y aquellos, más peligrosos, no sólo de El sino de su iglesia, ha habido y hay personas que viven vidas rectas y justas, que predican santidad, lo cual no nos debe asombrar pue. Pablo nos lo dice en 2 Corintios 11:14,15. «Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como angel de luz.Asi que. no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras»

Tengo que insistir afirmando que no es en el dominio de la moral donde podemos ver la influencia de Adán sino todo lo contrario, del Adán pecador cuyo pecado nos ha sido imputado, dando como resultado una raza caída, y es precisamente Satanás el que la undió, en vista de lo cual, es natural de que él sea capaz de influenciar en la corrientes principales del pensamiento y las acciones de las personas en relación con las cosas espirituales. Por tanto, no es nada para asombrase que pueda, y de hecho lo hace, controlar la religión humanista.

Todo lo expuesto anteriormente, puede provocar dudas y rechazos de la mayoría de los creyentes, pero me gustaría entonces, emplazarlos a que nos muestren Escrituras que prueben lo contrario; no estamos negando,sería absurdo, que el diablo actúa sobre las personas en todas las áreas, pero las Escrituras, nos indican que éstas cosas son execionales. La advertencia a los apóstoles de que Satanás los había pedido, aunque estaba dirigida a Pedro, no hay dudas que los incluía a todos, y como es natural estamos seguros que, el intentó hacer caer a todos aquellos que espuntaban como líderes del cristianismo, por lo cual, el más humilde de los discípulos no puede sentirse inmune frente a los ataques de Satanás, bien dijo Pedro en su primera epistola Capítulo 5:8. » Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar» . Es lógico que un león que anda al asecho no se detrendrá frente a la más débil presa, y esto explica los conflitos que ponen a prueba la fe, incluso de los más humildes cristiano, pues todos estamos cubiertos del mismo material, la carne, un cuerpo caído y pecador que por no estar redimido conspira y batalla con el nombre de diablo en todo momento, tiempo y hora, contra el espíritu resucitado, la nueva creación que es el nacido de nuevo, el hijo de Dios.

La antigua clasificación de «el mundo, la carne y el diablo», es verdadera. Y nuestra lucha no es contra carne ni sangre. En la esfera de la carne, nuestra seguridad reside en la huida. Pero es imposible huir de Satanás. Pablo nos aconseja: «Huye de los deseos juveniles» pero en cambio Santiago nos dice: «Resistid al diablo, y huirá de vosotros». Esta es la distinción claramente marcada en las Escrituras. Las más bajas « concupiscencias de la carne», se hallan enteramente bajo el control de las personas, a no ser que de cierto esté enervado por una indulgencia viciosa. Pero para los más fuertes y santas personas «toda la armadura de Dios» es la única defensa contra los ataques de Satanás.

Sin lugar a dudas ésta es la distinción que está claramente marcada en las Escrituras: La concupiscencia de la carne se halla totalmente bajo el control de las personas, si ésta reconoce su posición en Cristo y la autoridad espiritual que está en El, basada en el hecho de que estamos en Cristo y Cristo está en nosotros a través del Espíritu, y tenemos y somos lo que Dios dice que tenemos y somos. Hemos discutido sobre los métodos e intenciones del diablo, pero es oportuno aclarar que ninguna persona puede ser enfatica en cuanto al hecho de que él puede utilizar los medios más abyectos para atacar a un ministro del Señor, hay demasiados casos en la historia, y así ensuciar su testimonio, y de esa manera inutilizar su vida y obra para Dios delante de las personas. Pero ello no da pie para afirmar enfáticamente que su trabajo es el de tentar con todo tipo de pecados que nos muestra hasta la saciedad cuan debiles somos, sino todo lo contario, que nos apega a una moraidad religiosa con la que se dispone a atacar nuestra dependencia en Dios, ya que el pecado humilla al cristiano, pero tanto la religión como el legalismo fortalecen su propia estimación y como bien dice Pablo en 1 Timoteo 3: 6,7: «La sobervia es el lazo del diablo y no la humildad» (Paráfasis).

Las «doctrinas de demonios» contra las cuales se nos advierte en «los postreros días», no son incitaciones al vicio, sino todo lo contario a una moralidad más exigente y a una forma exterior de piedad y santidad. Sabemos que hay espíritus inmundos y ciertas demostraciones anormales de depravación, que no hay dudas en cuanto a que pueden ser poseciones demoníacas; pero esto es algo totalmente distinto a las tentaciones de Satanás

Un vistazo es necesario en este punto, a la abiertas inmoralidades de algunos de los convertidos y miembros de la Iglesia en Corinto, que por cierto, no suscitaron en Palblo ninguna sospecha de que fueron el resultado de una influencia de Satanás, más bien, sí leemos los vesículos de uno al cinco del capítulo cinco de la priemera carta a los corintios, y aunque nos moleste, el Apóstol lo menciona como un medio de restauración de aquellos que habían pecado. Advirtiedole en la segunda carta, en el capítulo dos versículo once, de esta manera: » para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones»; con el propósito de que entendieran de que el celo de ellos, se mostrase limpios les traicionó, con el resentimiento que tenían encontra de los que habían pecado; y su advertecia adicional que encontramos en los vesículos tres y cuatro del capítulo once; lo presenta como la llegada de falsos maestros que predicaban a otro Jesús: » Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis».

Consideremos ahora un pasaje que para algunos pudiera ser utilizado como refutación a todo lo eseñado anteriormente. » Y El os dió vida a vostros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al principe de a potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijo de ira, lo mismo que los demás» (Ef.2:1-3). Si usted estudia este pasaje, con el lente religioso tradicional del mito que se ha tejido acerca de Satanás, le diré, ha pédido completamente la verdaera eseñanza que nos dá éste hermoso pasaje. En primer lugar, la vida de toda persona regenerada o no, así esté marcada por el vicio más indecente o la más elevada moral no hay ninguna duda que es como dice Apostol Pablo «conforme al espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia» y el mismo Pablo nos lo confirma con su propia vida y testimonio; cuandi era un perseguidor de los creyentes, su vida era pura, religiosa, intachable, una vez convertido en el gran Apóstol de los gentiles también su vida sigue siendo, pura, recta, e intachable, y con tido y eso él se incluye en la lista; » todos hemos andado conforme al pricipe de la potestad del aire, conforme a las corrientes de ;este mundo» , porque Satanás es «el principe de éste mundo» (Jn. 14:30; 16:11; 2 Co. 4:4).

Lejos de implicar que nuestros delitos y pecados se debían a una incitación sobrenatural, declara que son totalmente naturales y humanos. Los gentiles a quien escribiá el Apóstol, no hacían otra cosa que: «hacer la voluntad de la carne» y el judío fanático y religioso: «la voluntad de los pensamientos». Estos términos tienen que ser entendidos, la inmoralidad y el pecado no se pueden intercambiar, pues mientras el primero se refiere a una norma arbitraria humana de lo recto, el segundo es una norma total y absolutamente divina, pues la esencia del pecado es la transgreción de la ley de Dios. Los resultados del pecado de Adán han situado a las personas en oposición a la voluntad de Dios y el resultado bien lo expresa el Apóstol Pablo: » Por cuanto los designios de LA CARNE son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden»(Ro. 8:7).

Nuestra naturaleza caída ha quedado sujeta a su propia ley de gravedad, y así, como una persona no puede ascender a las nubes por su propio esfuerzo, un pecador no regenerado no puede volverse a Dios; veamos la manera en que Pablo lo expresa: » Pero Dios, que es rico en misricordia, por su gran amor con que nos amó, aún estando nosotros en pecado, nos dió vida juntamente con Cristo, (por gracias sois salvos) (Ef. 2:4-5).

A manera de conclusión, señalaremos que el cristiano que estudie las profecías con una mente libre de las enseñanzas erroneas que han recibido acerca de Satanás, estoy seguro que encontrará nuevos significados en las profecía que tienen que ver con ésto «postreros días». En la tentación a Cristo todo lo que Satanás pretendió fue, que Cristo se desprendiera de su autoridad, lo que podemos notar por las palabras que utilizó: » Y le dijo el diablo: a ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mi me ha sido entregada, y a quien quiero la doy» (Lc.. 4:6). Sin embargo el creyente ha sido enseñado a dar gloria y el poder solamenete a Dios, es por ello que en un último y gran esfuerzo Satanás pretendiera ser divino, según lo presenta Pablo: » el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios, como Dios haciendose pasar por Dios» ( 2 Ts.2:4).

Mientras tanto la mentira será acreditada con «todo poder, señales y milagros mentirosos». Por lo cual lo que se ha llamado milenio no es otra cosa que la falsificación del hombre de pecado, marcado por el hecho de que el diablo le cederá su trono y autoridad según 2 Tesalonisences 2:9 y Revelación 13. Esto ha conducido a pensar que su gobierno estará marcado por orgías licenciosas, vicios, violencia y concupiscencias, pero nos preguntamos en este punto ¿Cómo es que el mundo le reconocerá como el Mesías? y que si esto fuera posible engañaría aún a los escogidos, (Mt. 24:24). Si leemos estas palabras con el verdadero conocimiento de quien es y como obra Satanás entonces estas palabras del Señor, contienen advertencias de máximo cuidado aún para el día de hoy, pero leídas y enseñadas a la luz falsa del Satanás de la religión resultan un enigma muy difícil de comprender.

Finalmente compartiremos un pasaje que no podía faltar y que reservamos para el cierre de este folleto. «Porque es necesario que todos comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según haya hecho mientras estaba en el CUERPO, sea bueno o sea malo» (2 Co. 5:10), me gustaría que estudies con calma desde el vesículo uno de este capítulo y te será facil entender el versículo 10, que es el resumen de lo enseñado por el Apóstol Pablo sobre el tema del cuerpo.

Por: Rev. Ramón Herrera

( Las citas biblícas son tomada de la Biblia de Las Américas)

Escrito: Septiembre 1986