Comentario Bíblico

now browsing by tag

 
 

Un Comentario a la Epístola a los Hebreos

«EN LOS DIAS FINALES DIOS NOS HABLA POR SU HIJO»

Paternidad literaria- Muchos nombres se han añadido a la lista en cuanto al autor de este libro anónimo: Pablo, Bernabé, Apoloy Clemente de Roma. Por supuesto hay semejanzas y diferencias respecto a la teología y al estilo de Pablo, pero Pablo apela con frecuencia a su autoridad apostólica en sus cartas, mientras el escritor de Hebreos apela a otros que habían sido testigos de vista del ministerio de Cristo. Digamos como Orígenes. “solo Dios sabe quién escribió el libro de Hebreos”.

Fecha:- Se han sugerido varias fechas para la redacción de este libro, desde los años 60 hasta los 90. El silencio antes de la destrucción de Jerusalén y muy especialmente del templo como prueba divina de que el sistema sacrificial del AT estaba terminado, es un fuerte argumento a favor de una fecha anterior al año 70.

Teología de Hebreos- El discurso teológico de Hebreos se desarrolla a través de una constante evaluación del sentido del AT a la luz de la persona y obra de Jesús, el Hijo de Dios, quien mediante su sacrificio en la cruz trae la salvación al mundo. En Cristo, Dios culmina su revelación, la cual había iniciado al hablar «de muchas maneras a los padres por los profetas»; porque Cristo es la Palabra eterna, la Palabra misma dicha por Dios a los antepasados.

A medida que el autor desarrolla su pensamiento. Va anotando recomendaciones y advertencias concretas, de aplicación actual a la vida de los creyentes, de tal modo que en ningún momento se pierde la índole de exhortaciones del texto.

En este escrito del NT ha sido tradicionalmente llamado Epístola a los Hebreos. Sin embargo, su redacción no corresponde al género epistolar, carece de presentación del autor, no consigna destinarais y tan solo en la conclusión menciona a Timoteo antes de incluir unos rápidos saludos. Respecto de la mención “a los Hebreos”, que figura exclusivamente en el titulo, y no es parte del texto, su carácter es tan general que no permite la menor identificación de los así designados.

SIN MAS AQUÍ ESTA EL LIBRO

Capítulo- 1

Vs. 1-4- Estos versículos contienen un párrafo excelente en el texto griego y tiene mucha semejanza a la apertura del discurso griego más bien que a los acostumbrados saludos de una epístola. Dios habló de muchas maneras a los antepasados, por medio de leyes, instituciones, ceremonias, jueces, reyes y profetas. Aquí los postreros días significan toda la época del evangelio que se extiende desde la primera venida de Cristo hasta la segunda venida. El brillo refulgente de una luz esplendorosa. Esta palabra significa una luz que refulge por si misma, no una luz reflejada, por la imagen misma, o la representación de la naturaleza de Dios. La descripción de cristo sentado indica el carácter de Su sacrificio por el pecado consumado de una vez por toda, la diestra significa el puesto de honor que ocupa.

V.5- La Palabra “ángel” significa mensajero. Esto comúnmente se refiere a un orden de seres espirituales, rara vez a las personas. Todos los ángeles fueron creados en santidad, pero algunos siguieron al maligno y se revelaron contra Dios y por tal acción se convirtieron en demonios.

Vs. 10-14- El autor de Hebreos cita el Salmo 102 25-27, allí se considera a Dios como el que habla y aplica sus palabras a su Hijo Jesucristo. El que los cielos y la tierra «perecerán» revela que la tierra no es permanente ni indestructible (una opinión de muchas filosofías griegas y romanas). La autoridad de Cristo se establece sobre toda la creación, de modo que nos atrevemos a considerar ningún objeto o recurso terrenal más importante de lo que El es.

V.11- Como los lectores de hebreos experimentan el rechazo de sus hermanos judíos, con mucha frecuencia se sintieron aislados. Muchos se sintieron tentados a cambiar al inmutable Cristo por su conocida y antigua fe. El escritor de este libro les exhorta a no hacerlo.

V.12- ¿Qué significa que Cristo es inmutable (Tú eres el mismo)? Quiere decir que jamás cambiará su carácter. Es invariable su amor para nosotros, dedicado a la equidad y al justicia y absolutamente decidió ser misericordioso con nosotros a pesar de que no lo merecemos.

V.14- Los ángeles, seres espirituales creados por Dios, son mensajeros de Dios y están bajo su autoridad. Cumplen varias funciones: sirven a los creyentes, protegen a los débiles, proclaman el mensaje de Dios, y ejecutan el juicio de Dios.

Capítulo-2

  1. 1- El autor llamó a sus lectores a prestar atención a la verdad que habían escuchado para que no se desvíen hacia falsas enseñanzas.

V.2-“Porque la Palabra dicha por los ángeles” se refiere a la enseñanza de aquellos ángeles, como mensajeros de Dios, que habrían dado la ley a Moisés. Un tema dominante en este libro es que Cristo es infinitamente mayor que todos otros medios propuestos para llegar a Dios.

V.3- Los testigos del ministerio de Jesús les habían trasmitido sus enseñanzas a los lectores de este libro. Estos lectores eran creyentes de una segunda generación que no habían visto a Cristo en la carne. Ellos así como nosotros, no hemos visto en persona; basamos nuestra fe en Cristo tomando en cuenta los relatos de testigos presénciales tal como aparecen en la Biblia.

V.4- “Testificando Dios juntamente con ellos”. Continua el pensamiento del versiculo 3 del capítulo 2. Los que habían oído hablar de Jesús y trasmitieron luego su Palabra, también confirmaron la veracidad de su predicación mediante –prodigios y señales- que le siguieron. El libro de los Hechos está lleno de los milagros y los dones del Espíritu Santo que autenticaron el evangelio donde quiera que se predicara.

V.8-10- Dios puso a Jesucristo a cargo de todo y El se ha revelado a nosotros. No lo vemos reinar en toda la tierra, pero lo podemos imaginar en su gloria celestial.

V.9- La gracia de Dios, a favor de nosotros condujo a Cristo a la muerte. Jesucristo no vino al mundo a ganar popularidad ni poder político, sino para sufrir y morir de manera que pudiéramos tener vida eterna.

V.10- ¿Cómo podía ser perfeccionado por las aflicciones? Las aflicciones de Cristo lo convirtieron en un líder perfecto, pionero de nuestra salvación . Cristo no tenía que sufrir su propia salvación , porque era Dios “hecho carne”. Su perfecta obediencia que era el perfecto sacrificio para salvarnos a nosotros como pecadores alejados de Dios. A través del sacrificio, Jesús terminó la obra necesaria para nuestra salvación.

Vs.11-13- Aquellos que hemos sido aceptados para el servicio de Dios, limpiados y santificados por Jesucristo ahora tenemos el mismo Padre que El tiene, de manera que nos ha hecho ser hermanos. Dios ha adoptado a todo creyente como sus hijos, Cristo nos llama hermanos.

Vs.14-15- Jesús tenía que ser humano para que pudiera morir y resucitar a fin de destruir el poder del maligno sobre la muerte y el pecado. La muerte y resurrección de Cristo nos libra del temor a la muerte porque ha sido derrotada. Todas las personas mueren, pero la muerte no el destino final, será la puerta de entrada a la vida eterna.

Vs. 16-17- En el AT es Sumo Sacerdote era el mediador entre Dios e Israel. Su tarea consistía en ofrecer sacrificios de animales, según la ley, e interceder delante de Dios por los pecados del pueblo. El versículo 17 presenta a Cristo como Sumo Sacerdote que cumple fielmente su oficio sacerdotal u obtiene por medio del sacrificio de si mismo, el perdón de los pecados.

V.18- Conocer que Cristo sufrió el dolor y se enfrentó a la tentación nos ayuda a enfrentarnos a nuestras propias pruebas. Cristo entiende nuestras luchas porque El las sufrió como ser humano.

Capítulo- 3-

Vs. 1-6- Estos versículos tenían un significado especial para los creyentes judíos. La más alta autoridad humana era el Sumo Sacerdote, mientras para los creyentes la más alta autoridad humana eran los apóstoles. Jesucristo apóstol de Dios que significa “enviado” y Sumo Sacerdote, es la autoridad suprema de la iglesia. El autor emplea diferentes figura para explicar la relación de Cristo con los creyentes, El es (a) Apóstol enviado por dios, al que debemos escuchar, (b) nuestro Sumo Sacerdote, por medio del cual vamos a Dios, (c) es el gobernante de la casa de Dios, al que debemos obedecer. La Palabra de Dios está llena de diferentes nombres y figuras de Jesucristo, y cada una de ellas revela algo de su naturaleza y ministerio.

Para el judío, Moisés fue un gran líder; libró de la esclavitud egipcia a sus antepasados y los llevó hasta la frontera de la tierra prometida. El así mismo escribió los cinco primeros libros del AT y fue profeta por medio del cual dio la Ley; por tanto, Moisés fue el profeta más grande de las Escrituras. Pero Jesucristo, como figura principal de la fe, es digno de mayor honor que Moisés, que solo fue un siervo humano. Jesucristo es más que humano; El es Dios mismo. Así como Moisés libró al pueblo de Israel de la esclavitud en Egipto, de igual modo Cristo nos libra de la esclavitud del pecado y de la muerte. El autor de Hebreos pregunta ¿Por qué conformarse con Moisés cuando usted puede tener a Cristo, el que designó a Moisés? No sólo debemos establecernos bien en los caminos de Cristo, pero hemos de seguir y perseverar firmemente hasta el fin. Toda meditación en su Persona y Su salvación, sugiere más sabiduría, nuevos motivos para amar, confiar, y obedecer.

Vs.7-13-Los días de tentación suelen ser los días de provocación. Sin duda es una provocación tentar a Dios cuando El nos deja que veamos que dependemos y vivimos por entero de El. El endurecimiento del corazón es la fuente de todos los demás pecados. Los pecados ajenos, especialmente los de nuestros parientes, deben ser alarma para nosotros. Todo pecado, especialmente el pecado cometido por el pueblo privilegiado que profesa a Cristo, no sólo provoca a Dios sino que lo contrista. Dios detesta destruir a nadie en su pecado; espera mucho para ser bondadoso con ellos. Pero el pecado en que se persiste por largo tiempo, hace que la ira de Dios se revele al destruir al impenitente; no hay reposo bajo la ira de Dios.

No hay, ni siquiera los más fuertes del rebaño, quien no necesite la ayuda de otro creyente. Tampoco hay alguien tan bajo y despreciado cuyo cuidado en la fe y su seguridad, no pertenezca a todos. El pecado tiene tantos caminos y colores que necesitamos más ojos que los propios. El pecado perece justo, pero es vil; parece agradable, pero es destructivo; promete mucho, pero no cumple nada. Lo engañoso del pecado endurece el alma; un pecado permitido da lugar a otro.

Vs.14-19- Tener parte con Cristo requiere mantenerse firme en la fe, no meramente una sola expresión con El. Un antídoto para el corazón incrédulo es un constante compañerismo con los creyentes, hablar cada día acerca de nuestra fe mutua,, pero consciente del engaño del pecado y animarnos unos a otros con amor e interés. Los israelitas tuvieron problemas para entrar en la tierra prometida porque dejaron de confiar en Dios no creyeron que Dios podía ayudarles a vencer a los gigantes de la tierra. Por esa razón Dios los envió al desierto donde anduvieron errantes durante cuarenta años, una alternativa desdichada el don maravilloso que El había planeado par ellos. La pérdida de confianza en Dios siempre nos priva de recibir lo mejor de parte de Dios.

Capítulo- 4-

Vs.1-3-Algunos creyentes judíos que recibieron este escrito pudieron haber estado a punto de volver atrás del reposo prometido en Cristo, así como la gente en épocas de Moisés dieron la espalda a la tierra prometida. En ambos casos, las dificultades del momento presente ensombrecieron la realidad de la promesa de Dios y el pueblo dudó que Dios cumpliera sus promesas. Cuando ponemos nuestra confianza en nuestros propios esfuerzos en lugar de ponerla en Cristo, nosotros también estamos en peligro de darle la espalda. Nuestros esfuerzos nunca son suficientes, solo Dios puede vernos a través de la fe. El mero hecho de escuchar el evangelio no es suficiente, también debe ser creído.

Vs.3-4- Aquellos que creen son los que entran al reposo al que no pudieron acceder los israelitas incrédulos, “Las obras suyas estaban acabadas antes de la fundación del mundo” parece que alude a la obra divina de la creación. Dios reposó el séptimo día, no porque estaba cansado sino para indicar que había terminado la creación. El mundo era perfecto y Dios se hallaba muy satisfecho con su obra.

Vs.8-11- Dios quiere que entremos en su reposo. Para los israelitas de la época de Moisés este reposo fue la tierra prometida. Para los creyentes es paz con Dios ahora y vida eterna en la tierra nueva después. No necesitamos esperar hasta la muerte para disfrutar del reposo y de la paz con Dios, lo podemos disfrutar cada día ahora. Nuestro reposo diario no termina con la muerte, sino que se perfeccionará en reposo eterno en el hogar que Cristo está preparando para nosotros los creyentes.

Vs. 12-15- Significa Su Palabra inspirada “Las Escrituras…vivaz y eficaz” Tiene el poder de alcanzar las partes más intimas de la personalidad humana, y así mismo juzgar los más recónditos pensamientos. El versículo 13 es una especie de juego de palabras en griego ‘si nuestras vidas son de acuerdo con la palabra de Dios, entonces nuestra cuenta el día del juicio será aceptable para Dios”.

No es que Cristo haya experimentado todas y cada una de las tentaciones que experimenta un creyente, sino más bien que El fue tentado en todas las áreas en que son tentadas toda las personas, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, la vanagloria de viada, y particuralmente tentaciones especialmente adecuadas para El. Estas pruebas fueron posible únicamente porque El tomó sobre sí El tomó sobre sí la semejanza de la carne de pecado, porque si no se hubiese encarnado, Jesús no podría   ser tentado. Sus pruebas, pueden ofrecernos gracia y misericordia para ayudarnos en tiempos de necesidad, porque sabe que cosas estamos pasando.

Capítulo- 5-

Vs.1-10- Este capítulo se ocupa de la elección divina de Cristo como de su humanidad. El escritor cita dos pasajes del AT como prueba de la elección divina de Cristo: Salmo 2.7 y 110,4 . En la época en que se escribió este libro, los romanos escogían al sumo sacerdote en Jerusalén. En el AT, sin embargo, Dios eligió a Aarón, y solo sus descendientes pudieron se Sumos Sacerdotes. Cristo como Aarón, fue elegido y llamado por Dios. Melquiseded fue un sacerdote de Salém, ahora llamado Jerusalén. Se le menciona en Génesis 16. La posición de Melquiseded se aplica en el capítulo 7 de este mismo libro.

La vida de Jesús no fue un guión que El siguió pasivamente. Fue una vida que escogió libremente. Fue un proceso continuo de hacer la voluntad de Dios. Jesús optó por obedecer a pesar de que esa obediencia lo condujo al sufrimiento y a la muerte. Por haber obedecido en forma perfecta, aun en medio de grandes pruebas. El nos puede ayudar a obedecer a Dios por muy difícil que parezca.

Cristo fue siempre moralmente perfecto. Mediante la obediencia nos mostró su perfección, no a Dios ni a sí mismo. El la Biblia, por lo general perfección significa madurez. Al manifestar nuestra experiencia de sufrimiento, Cristo tuvo la misma experiencia humana que nosotros. El ahora está en condiciones de ofrecer salvación eterna a quienes le obedecen. Necesitamos la aflicción para aprender la sumisión. Su obediencia en nuestra naturaleza nos estimula en nuestros intentos de obedecer y para que esperemos sostén y consuelo en todas las tentaciones y sufrimientos a que estamos expuestos.

Vs.11-14 Aquellos oyentes sordos dificultan la predicación del evangelio y hasta los que tienen algo de fe pueden ser oyentes sordos y lentos para creer. Mucho se espera de aquellos a quienes mucho reciben. Ser poco diestro denota la falta de experiencia en las cosas del evangelio. La experiencia de los creyentes es en sentido, sabor o placer espiritual de la bondad, dulzura y excelencia de las verdades del evangelio. Ninguna lengua puede expresar la satisfacción que recibe el alma de la sensación de la bondad, gracia y amor divino en Cristo.

Capítulo- 6-

Vs. 1-3- La exhortación que se hace a estos creyentes es que marchen hacia la madurez espiritual y que cesen de perder su tiempo y oportunidades. Conocían los principios, o bases del cristianismo y se les exhorta a que avancen desde ahí. Para marchar hacia la madurez de nuestro entendimiento, necesitamos ir más allá de las enseñanzas elementales hasta una teología más completa, una mejor comprensión de la fe y eso es lo que el autor del libro pretende hacer. Aquellos creyentes maduros deben enseñar a los nuevos creyentes lo fundamental. Después, al actuar conforme con lo que saben, los que son maduros aprenderán aun más de la Palabra de Dios.

Vs. 4-6- Este pasaje ha sido interpretado de muchas maneras. Por ejemplo, los armíñanos sostienen que las personas descritas aquí son creyentes que llegan a perder su salvación. Si se entiende así, nótese entonces que pasaje también enseña que es imposible salvarse por segunda vez. Otros sostienen que pasaje no se refiere a verdaderos creyentes, sino a quienes sólo profesan ser creyentes. Así las frases en lo versículos 4-5 se entienden como referidas a experiencias que no llegan al punto de salvación. El “recayeron” 9v.6) es del conocimiento de la verdad. Otros entienden que pasaje es una admonición a genuinos creyentes par urgirles a que crezcan hasta la madurez cristiana. El “recaer” es imposible, en el sentido de perder la salvación, puesto que los verdaderos creyentes están eternamente seguros, la frase está colocada en el contexto para forzar la admonición. Es como si un profesor dijese a sus alumnos “Es imposible para un estudiante, una vez que se ha inscrito en el curso, si da marcha atrás a su reloj (lo cual no puede hacer) comenzar el curso otra vez. Por consiguiente, todos los estudiantes deben avanzar hacia conocimientos más profundos” Según esta interpretación, las frases de los versículos 4-5 se entienden como referidas a la experiencia de la conversión. Nótese como se usan en otros lugares de Hebreos los vocablos “iluminados” (10.32) “gustar”(2.9) y “participes” (12.8).

Vs. 7-10- La tierra que produce buen fruto recibe un cuidado esmerado, pero la tierra que produce espinos y abrojos se quema a fin de que el agricultor pueda empezar otra vez. Una vida cristiana que no es productiva cae bajo la condenación de Dios. No somos salvos por obras ni por buena conducta, sino por gracia, pero lo que hacemos es una prueba de nuestra fe. Es muy fácil desanimarse pensando que Dios se ha olvidado de nosotros. Pero Dios jamás es injusto. Nunca se olvida ni pasa por alto nuestro duro trabajo para El. Tal vez ahora no esté recibiendo recompensa ni reconocimiento, pero Dios evalúa sus esfuerzos de amor y servicio. Permita que el amor de Dios por usted y su intimo conocimiento de su servicio a El lo animen mientras afronta decepciones y rechazos en la tierra.

Vs. 11-20- La esperanza que aquí se alude es esperar con seguridad las cosas buenas prometidas por medio de esas promesas, con amor, deseo valorándolas. La esperanza tiene sus grados como también los tiene la fe. La promesa de mención que Dios ha hecho a los creyentes está desde el eterno propósito de Dios establecida entre el Padre eterno, y el Hijo eterno y el Espíritu Santo eterno. Se puede confiar con toda seguridad de esta promesa de Dios, porque aquí tenemos dos cosas inmutables, el consejo y el voto de Dios, que es imposible que Dios mienta, porque sería contrario a su naturaleza y a su voluntad. Como no puede mentir, la destrucción del incrédulo y la salvación del creyente son igualmente ciertas.

Notemos aquí que tienen derecho por la herencia a las promesas aquellos a quienes Dios ha dado seguridad plena de la dicha. Los consuelos de Dios son suficientemente fuertes para sostener a su pueblo cuando está sometido a sus pruebas más pesadas. Aquí hay un refugio para todos los pecadores que huyen a la misericordia de Dios por medio de la redención de Cristo, conforme al pacto de gracia, dejando de lado a todas las demás confianzas.

Capítulo- 7-

Vs.1-3- Melquisedec salió a encontrase con Abraham cuando este volvía de rescatar a Lot. Su nombre, “Rey de Justicia” es indudablemente apto para su carácter que lo marca como tipo del Mesías y de su reino. El nombre de esta ciudad significa “paz” y, como rey de paz era un tipo de Cristo, el Príncipe de Paz, el gran reconciliador entre Dios y los hombres. No conocemos nada se conoce acerca del comienzo o el fin de su vida, de esta manera nos recuerda al Hijo de Dios, cuya existencia es desde la eternidad hasta la eternidad.

V.s.-4-10-El Sumo Sacerdote que iba a parecer después, del cual Melquisedec era un tipo, tiene que ser superior a los sacerdotes levíticos. Podemos notar la gran dignidad y sobre todo la felicidad de Abraham; él tuvo las promesas. Rico y feliz es indudablemente el hombre que tiene las promesas de la vida que es ahora y la de la vida venidera. Esta gran honor lo tienen todos los reciben a Cristo. Por otra parte, tenemos que seguir adelante, en nuestros conflictos espirituales, confiando en su poderosa palabra que nos asegura la victoria a través de su gracia.

V.s. 11-25- El sacerdocio y la ley, que no podía traer consigo la perfección, quedan terminados; un sacerdote se levanta y se instala en una dispensación por la cual los creyentes verdadero puedan ser perfeccionados.

El mejor pacto, del cual Jesús fue el fiador, no es aquí contratado con el pacto de obras por el cual todo trasgresor queda bajo maldición. El mejor pacto puso a la iglesia y a todo creyente bajo una luz mucho más clara, una libertad perfecta y privilegios más abundantes.

El orden de Aarón había una multitud de sacerdotes, sumos sacerdotes, uno tras otro, pero en el sacerdocio de Cristo hay solamente uno y El mismo. Esta es la seguridad y el gozo del creyente, que este Sumo Sacerdote eterno es capaz de salvar eternamente.

V.s. 26-28- Debemos saber que la descripción de la santidad personal de Cristo está libre de todos los hábitos o principios de pecado no teniendo la menor disposición a ello en su naturaleza. Nada del pecado habita en Cristo, ni la más mínima inclinación pecaminosa, aunque la hay en el mejor de los creyentes. El es inocente, libre de todo pecado actual; El no hizo pecado, ni hubo engaño en su boca. El no es corrompido. Difícil es mantenernos puros como para participar de la culpa de los pecados de otras personas. Pero no tiene que desfallecer nadie que vaya a Dios en el nombre de su Hijo amado. Tengan la seguridad de que El los librará en el tiempo de la prueba y el sufrimiento, en el tiempo de la prosperidad, en la hora de la muerte y en día del juicio.

Capítulo- 8-

V.s 1-6- El resumen de lo declarado era que los creyentes tenían un Sumo Sacerdote como el que necesitaban. Asumió la naturaleza humana, se manifestó en la tierra y ahí se dio como sacrificio a Dios por los pecados de su pueblo (la iglesia). Bajo el sistema judío antiguo, los sacerdotes eran escogidos sólo de la tribu de Levi, y los sacrificios eran ofrecidos cada día sobre el altar por perdón de los pecados. Este sistema no hubiera permitido que Jesucristo fuera sacerdote por que El era de la tribu de Judá. Pero su sacrificio perfecto puso fin a la necesidad de sacerdotes y sacrificios. El uso del tiempo presente en “habiendo aun sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley” indica que se escribió este libro antes del año 70 d.C. cuando el templo el templo de Jerusalén fue destruido, dando fin a los sacrificios.

Dios le dio a Moisés el modelo para la construcción del Tabernáculo. Este fue un modelo de la realidad espiritual del sacrificio de Cristo y por lo tanto apuntaba a una realidad futura. No hay un Tabernáculo en los cielos del cual se pueda tomar una copia del templo de Jerusalén, el mencionar el sistema de la adoración como ejemplo habría tenido un gran efecto en los lectores originales.

Vs- 7-13- La excelencia superior del sacerdocio de Cristo, por encima del Araron, se señala a partir del pacto de la gracia, del cual Cristo es el Mediador. La ley no sólo hacía que todos los sometidos a ella estuviesen sujetos a condenación por culpa del pecado, sino que era incapaz de quitar la culpa y limpiar la conciencia del sentido de terror de ella. En cambio, por la sangre de Cristo, se provee la plana remisión de pecados, de modo que Dios no los recodará más. Dios escribió una vez sus leyes a su pueblo, la iglesia, les dará memoria para retenerlas; les dará corazones para amarla; valor para profesarlas y el poder para ponerlas por obras.

Este es el fundamento del pacto; y cuando este sea puesto, el deber será efectuado con sabiduría, la sinceridad, facilidad, resolución, constancia y consuelo. El perdón de pecados siempre será hallado en compañía del verdadero conocimiento de nuestro Dios. Podemos notar la libertad de este perdón; su plenitud, su certidumbre. Esta misericordia que perdona está conectada con todas las demás misericordias espirituales; el pecado sin perdonar estorba la bondad de Dios y acarrea juicios, pero el perdón de pecados impide el juicio, abre una amplia puerta a todas las bendiciones espirituales.

Capítulo- 9-

Vs. 1-5- El escritor muestra a los hebreos sus ceremonias como tipos de Cristo. El tabernáculo era un templo móvil que era sombra de la situación inestable de la iglesia en la tierra, así como la naturaleza humana de Cristo, en quién habitó corporalmente la plenitud de la Deidad. Es significado del tipo de estas cosas ha sido señalado en varios comentarios, los artículos del pacto mosaico apuntan a Cristo como nuestra Luz. Y el Pan de vida para nuestras almas; recordándonos su Persona divina, su sacerdocio santo, su justicia perfecta y su intercesión. Según la interpretación del evangelio estas cosas son una representación gloriosa de la sabiduría de Dios y confirman la fe en quien fue prefigurada por ellas.

Vs. 6-12- El sumo sacerdote podía entrar en el Lugar Santísimo, la habitación más oculta del tabernáculo, un día cada año para ofrecer sacrificios por los pecados de la nación. El lugar Santísimo era una pequeña habitación que contenía el arca del pacto, un cofre cubierto de oro con las tablas originales de piedra en las que fueron escritos los diez mandamientos, una urna con maná y la vara de Aarón,. En la parte superior del cofre se hallaba el “propiciatorio”, altar, sobre el cual el sumo sacerdote derramaba la sangre del día de le expiación. En este lugar Santísimo era el sitio más sagrado sobre la tierra para los judíos. Sólo el sumo sacerdote podía entrar; a los demás sacerdotes y a la gente común se les prohibía entrar en esa habitación. Su único acceso a Dios era por medio del sumo sacerdote, quien ofrecía sacrificio y usaba la sangre, primero para si mismo y luego para los pecados de los demás.

Si usted ha sido salvado por Cristo, y tal vez usted todavía este procurando presentarse delante de Dios como persona buena. Las normas y ceremonias nunca han podido limpiar el corazón de ninguna persona. Mediante la sangre de Cristo, se limpia la conciencia, se nos libra del pecado y de la muerte. Si usted lleva sobre si un peso de culpa llegar a ser lo bastante bueno delante de Dios, dé una mirada a la muerte de Cristo y piense en lo que ella significa para usted. Solo Cristo puede sanar su conciencia y hacerlo libre de la frustración de tratar de ganar el favor de Dios.

Vs. 13-28- Todas las cosas buenas pasadas, presentes y futuras estuvieron y están fundamentadas en el oficio de Cristo y de ahí nos vienen. Nuestro Sumo Sacerdote entró al cielo de una sola vez por todas y obtuvo la eterna redención. El Santo Espíritu significó y mostró después que los sacrificios del AT sólo liberaban a la persona externa de la inmundicia ceremonial y las equipaba para algunos privilegios externos. ¿Qué dio tal poder a la sangre de Cristo? Fue que Cristo se ofreció a sí mismo sin ninguna mancha pecaminosa en su naturaleza o en su vida. Esto limpia la conciencia más culpable de las obras muertas para servir al Dios vivo. Nada destruye más la fe del evangelio que debilitar por cualquier medio el poder de la sangre de Cristo. Es imposible penetrar la profundidad del misterio del sacrificio de Cristo, no podemos comprender su altura. No se puede indagar en su grandeza, ni la sabiduría, el amor, y la gracia que hay en El. Pero al considerar el sacrificio de Cristo, la fe encuentra vida, alimento y renovación.

Los tratos de Dios con los seres humanos son a veces , llamados pactos, aquí se llama testamento, se traducen una sola palabra griega, la cual significa ambas cosas en los versículos 15, 20, el autor de vale de este doble significado para indicar que la salvación, en cuanto a “herencia”, es ahora posible gracias a la muerte de Jesucristo.

Capítulo- 10-

Vs, 1-10- Se ha demostrado que el tabernáculo y las ordenanzas del Pacto de Sinaí eran solamente tipos del evangelio, el autor del libro concluye que los sacrificios de los sumos sacerdotes se ofrecían continuamente no podían perfeccionar a los adoradores en cuanto al perdón y la perfección de la conciencia, pero cuando “Dios se manifestó en carne”se hizo sacrificio, el rescate fue su muerte en la cruz, entonces por ser definitivo el valor que El sufrió, sus sentimientos voluntarios fueron de infinito valor. El costoso sacrificio de la vida animal, dejaba en la mente del pecador la seriedad de su pecado delante de dios. Debido a que Jesucristo derramo su propia sangre por nosotros su sacrificio es muchísimo mayor que cualquiera otra ofrenda del AT. Al mirar el don inapreciable que se nos ha dado debemos responderle con devoción y servicio.

Vs. 12-19- La obra de Cristo contrasta con el trabajo de los sacerdotes judíos. El trabajo de los sacerdotes nunca se acaba; siempre debían estar en pie y ofrecer sacrificios. El sacrificio de Cristo, morir en nuestro lugar, se acabó por lo tanto El se sentó. Los sacerdotes repetían el sacrificio vez tras vez, Cristo murió una sola vez y para siempre. El sistema expiatorio no podía quitar por completo el pecado; el sacrificio de Cristo nos limpia eficazmente y para siempre Si los lectores judíos de este libro estaban en peligro de volver al sistema judío antiguo, sería que el sacrificio de Cristo no era suficiente para perdonar los pecados. Añadir algo o quitar algo es negar su validez.

El nos hizo perfectos para siempre, mediante su muerte y su resurrección. El escritor concluye su argumento con la afirmación categórica de que Cristo nunca más se acordará de nuestros pecados.

Vs. 20-25- Habiendo terminado la primera parte del libro, el autor aplica la doctrina a propósitos prácticos. Como los creyentes atenían el camino abierto a la presencia de Dios entonces le convenía usar este privilegio. El camino y los medios por los cuales los creyentes disfrutan de los privilegios pasan por la sangre de Jesús, por el mérito de esa sangre que El ofrendó como sacrificio expiatorio.

Vs, 26-29- Cuando deliberadamente se rechaza la oferta de Cristo; se rechaza el don más precioso de Dios. Se pasa por alto la dirección del Espíritu Santo, quien nos comunica el amor salvador de Dios. Esta advertencia se la hizo a los creyentes judíos que se sentían tentados a rechazar a Cristo por el judaísmo, pero es pertinente para cualquiera que rechaza a Cristo.

Este libro de Hebreos, anima a los creyentes a perseverar es su fe y conducta como creyentes en medio de la persecución y de las presiones. Por lo general no pensamos que el sufrimiento sea bueno para nosotros, pero puede edificar nuestro carácter y nuestra paciencia. La fe significa depender de lo que Cristo ha hecho por nosotros en el pasado, pero también significa esperar lo que hará en nuestro favor en el presente y en el futuro.

Capítulo- 11-

Vs.1-3- La fe siempre ha sido la marca de los siervos de Dios desde el comienzo del mundo. Donde el evangelio regenerador de Dios implanta el principio, hará que se reciba la verdad acerca de la justificación por medio de los sufrimientos y méritos de Cristo. La Biblia da el relato más veraz y exacto de todas las cosas y tenemos que creerlos sin discutir el relato de la creación que nos dan las Escrituras, porque no corresponden con las fantasías divergentes de las personas. Todo lo que vemos en las obras de la creación fuero llevados a cabo por la orden de Dios.

Vs.4-7- Caín y Abel, fueron los primeros hijos de de Adán y Eva. Abel ofreció un sacrificio que agradó a Dios, nada se nos dice en el relato de Génesis de cómo y por qué el sacrificio de Abel fue más aceptable. En cambio el sacrificio de Caín fue inaceptable. El perfil de Abel se encuentra en Génesis 6, el perfil de Caín se encuentra en Génesis 7. Se dice de que el sacrificio de Abel fue más aceptable a Dios porque fue un sacrificio de sangre y, más importante aun, por la actitud con que Abel la ofreció.

Vs.8-23- Abraham demostró su fe al obedecer a Dios y dejar su casa en Ur, peregrinando hacia tierras desconocidas, al vivir largos años en la tierra prometida como extranjero en habitaciones temporales y aguardando allí pacientemente su legado permanente. Sara dio a luz a Isaac cuando tenía noventa años de edad porque dudó sus limitaciones físicas. Abraham tenía casi cien años cuando nació Isaac. Aunque sólo recibieron una parte de lo que Dios les había prometido. Debido a su intima relación con Dios, Abraham no se sentía a gusto en el mundo que los rodeaba. Buscaban algo mejor, y a causa de sus anhelos, Dios les ha reconocido como pueblo.

Vs. 24-31-Sólo la fe pudo haber influido en tan grande decisión, que se proyectaba muchos más allá de aquel escenario, el versículo 27 probablemente se refiere a la noche del Éxodo de la tierra de Egipto. Sólo una fe firme podía ver lo invisible. La fe de Rahab “la ramera” que se apoyaba en los innumerables portentos y promesas de Dios al pueblo de Israel.

El AT presenta la vida de varis personas que tuvieron esas grandes victorias. Josué y Débora conquistaron reinos. Nehemías administró justicia. Daniel fue protegido de la boca de los leones. Sadac, Mesac y Abednego fueron protegidos en el horno de fuego. Elías escapó de los escuderos de la reina malvada Jesabel. Exequias llegó a ser fuerte después de una enfermedad. Gedeón fue poderoso en la batalla. Un hijo de una viuda fue resucitado por profeta Elías. Nosotros también podemos tener victorias mediante la fe en Cristo.

Capítulo- 12-

Vs. 1-11- Los héroes de la fe mencionados en el anterior capítulo y otros “en derredor nuestro” no como espectadores, sino como una galería, que estimula a imitarlos a imitarlos. Todo lo que impide a un creyente ser un ganador en la carrera es el pecado “que nos asedia”. Todo lo que nos asecha y nos enreda, es especialmente, el pecado de incredulidad. Ninguno de los destinatarios del libro de los Hebreos, habría sido martirizado todavía.

El los versículo 5-11. El escritor discute las razones por las cuales los creyentes enfrentan la disciplina de Dios. Es parte de la preparación educativa. El creyente está siendo probado para participar en la santidad de Dios. Es una prueba de su amor por Dios. Ayuda a educarlos en la obediencia,. Produce frutos de justicia en la vida de los creyentes.

Vs.12-17- Debido a los resultados beneficiosos del sufrimiento, deben desechar todo temor y ansiedad deben dar ejemplo que alienten a aquellos que dudan y parecen que van a caer. En sus conflictos con el sistema, mundo, deben buscar la paz; pero no a expensas de sacrificar su santidad. Deben dar ejemplo que alienten a aquellos que dudan. Deben vigilarse unos a otros con celo cristiano no sea que algunos abandones su fe. La raíz de arrogancia alude al abandono deliberado de Dios, como ejemplifica la desobediencia de Israel en el desierto (Dt. 29.18) Tal pecado contamina a toda aquel que renuncie a bendiciones espirituales permanente por gratificar la carne con placeres temporales. Una vez que se toma tal decisión, y se actúa de acuerdo a ella, no es posible revertir los resultados, y las bendiciones que pudieron haberse recibidos se pierden.

Vs. 18-29- El autor presenta otra dramática comparación entre el judaísmo, descrito como el monte Sinaí, y el cristianismo, representado por el monte Sión…”Jerusalén la celestial”. El antiguo pacto de la Ley trajo miedo y separación, pero el nuevo pacto trae abundantes bendiciones.

El autor pronuncia una advertencia final a aquellos que pensaban alejarse de Cristo. El regreso del Señor será la señal de la remoción de todas las cosas terrenales y temporales para que sólo queden las inconmovibles. “Así que” tengamos gratitud, mediante ella sirvamos a Dios. La fe crece en lo que dice Dios y actúa de acuerdo con su palabra; esa fe promete al creyente entrar en el reposo que Dios ha prometido para todo su pueblo; y reconoce la completa obra de Salvación, al mismo tiempo que obedece toda instrucción que viene de la Palabra de Dios.

Capítulo- 13-

Vs. 1-5- El amor verdadero a los demás produce hechos tangibles, como la hospitalidad hacía los extranjeros, la solidaridad con aquellos que se hallan encarcelados, el receto a los votos matrimoniales, la satisfacción con que tenemos, y nos aseguramos que nuestro amor avanza con la suficiente profundidad que afecte no solo su hospitalidad, solidaridad y contentamiento. Si usted es creyente, tiene una gran deuda con quienes le enseñaron y fueron ejemplo de lo que usted necesitaba saber del evangelio y de cómo llevar la vida cristiana. Siga los buenos ejemplos de aquellos que han invertido tiempo y parte de ellos mismos en usted.

  1. 6-13- La avaricia y los temores financieros son superados por la seguridad fundada en la constante presencia de Dios y sus promesas. Ser discípulos equivale a aprender de Cristo, para vivir en su Reino. Aquellos pastores que han sido fieles hasta la muerte son ejemplos dignos de la fe que persevera. El mismo Cristo que sostuvo a los líderes mencionados en versículos anteriores los sostendrá. Una de las principales causas de la inestabilidad en la fe son nuevas falsas doctrinas. Nótese que la referencias doctrinales en plural (Co. 2,22; 1 Ti. 4.1). La verdad siempre es singular. La fe viene del corazón, que es el único que puede apreciar la plenitud de la gracia de Dios.

La referencia simbólica a la muerte de Cristo, como sacrificio por los pecados de la humanidad, Los sacerdotes del antiguo Templo tenían derecho a comer de los animales ofrecidos en el sacrificio. En la ceremonia anual del perdón, no se comían los restos de animales sacrificados por el pecado, sino que se quemaban “fuera de la puerta” o sea fuera del recinto sagrado donde no contaminaban más al pueblo ya que el pecado del pueblo había sido trasladado simbólicamente a ellos.. El autor del libro relaciona este simbolismo con la muerte de Cristo fuera de la ciudad de Jerusalén “fuera de la puesta” o de las murallas como sacrificio por los pecados. En el versículo 13 se exhorta a los lectores cristianos a seguir a Cristo, dejando atrás la vida y las prácticas religiosas de la antigua Ley, aunque esto exponga a la persecución y al mismo tiempo al oprobio que El sufrió.

Vs, 14-25- Lealtad a Cristo significa separación. Puede que esto suponga la pérdida de familiares y amigos. Sin embargo, abandonar las ataduras terrenales nos conduce a la “ciudad permanente” por venir. Como sacerdotes de Dios, los creyentes ofrecen “sacrificio de alabanza” a Dios y comparten servicios de amor a los demás. El “fruto de labios” recuerda el hecho de que en la misma forma que Dios prolonga por medios de frutos la vida de las plantas, así el Espíritu Santo traerá nuevas alabanzas de adoración a Dios de nuestros labios.

El autor ha ministrado anteriormente ente ellos. Pero algunos obstáculos estorban su retorno. La oración podía despejar el camino para que se encontraran de nuevo. Habiendo solicitado las oraciones de sus lectores, el autor ora por ellos. La bendición resume todo lo que ha dicho. El NT no reveló en el momento las circunstancias del encarcelamiento de Timoteo. El saludo enviado “Por los de Italia” no indica necesariamente el lugar donde fue escrito ni el lugar de su destino este libro.

Por: Pastor Rev. Ramón Herrera

Terminado en Abril 2008

 

El Reino de Dios en la Profecía de Daniel

El libro de Daniel es una obra muy singular y la misma vez fascinante. En la primera parte nos ofrece una relación de datos históricos. En la segunda parte contiene mayormente visiones de parte de Dios. Este libro abundan los elementos proféticos; de ahí su gran importancia para la escatología Bíblica.

LOS CUATRO IMPERIOS MUNDIALES EN DANIEL CAPITULO 2

La interpretación de esta visión es meridianamente clara a la luz de la historia, que ha visto el cumplimiento de todo lo que aquí se anunció:

El Primer imperio es el babilónico, la cabeza de oro El segundo imperio es el Medo-Persa, pechos y brazos de plata. El tercero es Grecia, fundado por Alejandro Magno, vientre y lomos de bronce. Fiadamente, el cuarto es el imperio romano, piernas, vientre, pies de arcilla y de hierro.

Las dos fases del cuarto imperio-Roma nos conducen hasta el final de los tiempos. a) la lección importante: Dios controla la historia de las naciones (vs. 21,44) b) Nabucodonosor       no es la excepción (vs. 37.38) c) la piedra de los versículos 34,35, y 45 se refieren a Cristo que tenía que nacer en los días del cuarto imperio, d) prefigura el establecimiento de Su Reino eterno (vs. 44, Rev. 11:15) En forma paralela al capítulo 2, el capítulo 7 vuelve al tema de los cuatro imperios mundiales, partiendo de Nabucodonosor.

NOTA: El Mesías debía aparecer en los días del cuarto imperio. El Anticristo tenía que surgir de alguna clase de continuidad- y división del mismo cuarto Imperio. Hasta el final de los tiempos, la puna de los siglos será el conflicto entre el reino de Cristo y el del Anticristo. (Profecías de Daniel por autor español José Grau)

LAS CUATRO BESTIAS, DANIEL 7:1-4

  • A- Una situación que inspira temor (vs, 1-8
    1. a) el gran mar ver. 2 es simbólico. Los judíos le temían al mar y de ahí que frecuentemente se sirvieran de el como símbolo de algo espantoso y que anunciaban trágicas experiencias (Salmo 41: 7)
    2. b) cuatro vientos del cielo sugiere una gran tempestad.
    3. c) Surgen cuatro reyes o imperios tipificados       por cuatro pavorosas bestias, (v. 17).

Estos monarcas o imperios corresponden exactamente a la visión que tuvo Daniel (ca. 2).

La primera bestia (león y tenía alas de águila) corresponde con Babilonía (vs. 4 rf Jer. 49: 19, 22)

La segunda bestia (semejante a un oso, que alzaba de un costado más que de otro y

Tenía en su boca tres costillas entre sus dientes) corresponde al Imperio Medo-Persa                              (v5). El que se inclinase hacia un lado indica la hegemonía de Persia sobre Media, y las tres costillas son sus principales conquistas: Babilonía, Lydia y Egipto; la mucha carne es la extención del .imperio.

La tercera bestia (semejante a un leopardo, con cuatro alas de ave en sus espaldas, y cuatro cabezas) corresponde al reino griego de Alejandro, dividido en cuatro después de su muerte (v.6).

La cuarta bestia (dientes grandes de hierro; devoraba y desmenuzaba, y las sobras holladas con sus pies, y       era muy diferente de todas las bestias que Daniel había visto ante de ella y tenía 10 cuernos) corresponde al Imperio Romano (ver. 8,23) y el mayor y más bestial de todas. Daniel se turbó ante una situación mundial tan pavorosa (v.15).

LA VISION RESTAURO LA CONFIANZA (vers. 9-14)

  1. a) Dios no sólo sabe todo lo que ocurre en el mundo, sino que controla la historia.
  2. b) Los hombres pueden jactarse (ver. 8,11), pero Dios tiene la última palabra.
  3. c) Las visiones de Daniel son interpretadas por la propia Biblia (ver. 15-26)

EL CUARTO IMPERIO Y EL REINO DE LOS SANTOS DE DIOS. DANIEL 7:13-28

  1. a) La identidad de la cuarta bestia.

A manera de orientación diremos que los capítulos 2,7 y 9 de Daniel están íntimamente relacionados entre sí; en todos ellos se llega al clímax con la descripción del cuarto imperio-el romano-siendo el eje geográfico el Oriente.

Daniel 7 corresponde también con (Rev. 13:16 y 16:20). La cuarta bestia tiene que ser Roma, es la más bestial y espantosa ( 7:7.23), su reino es el mayor. Los diez cuernos (Dan. 2:41) son los reinos bárbaros en que fue dividido el Imperio en su decadencia, y el cuerno pequeño (ver.24) es el Anticristo: (ref. 2 Tes, 2:1-12; 1 Jn. 2:18: 4:3). Este simbolismo de los 10 cuernos hace una clara referencia a una segunda fase en la historia de la bestia (Roma), y es en esta segunda fase cuando aparece el Anticristo.

La identidad del Hijo del Hombre. 2:13

Es una figura humana no bestial; es celeste, no terrenal; es internacional. No nacional o imperial. Con un reino eterno, no temporal (vers. 13,14)

Rey de Reyes. Vers. 27. El final de la historia está en las manos de Dios. (Rev. 22: 3,5)

EL CUARTO IMPERIO Y EL REINO DE DIOS; DANIEL         Cáp. 2

Naturaleza y significado del cuarto imperio (vers. 40-43). El hierro es el metal idóneo para describir la fuerza militar romana. Lo que se define como fuerza bruta. Este será un reino dividido, con pies parte de hierro y parte de barro, los versículo 41-43 describen la división y la debilidad internas, pero, que con el tiempo ocurrió, la división de este imperio en dos partes (Roma y Bizancio: Occidente y Oriente) y luego la fragmentación medieval de reinos, por el empuje arrollados de los bárbaros. Estos versículos 41-43 describen la naturaleza de Roma en términos que sólo un contemporáneo hubiera sido capaz de relatar.

Veamos a hora la naturaleza del reino de Dios (reino mesiánico: vers, 44-45 rf vers. 34-35. Se le compara a una piedra, a una Roca (Is. 28>16; Mat. 21:44; Luc. 2:1,2). Que parecerá “en los días de estos reyes” ¿Qué días y qué reyes son estos?

INTERPRETACION ESCRITURA.

A       diferencia del los dispensaciónalistas, que interpretan los pies de la imagen como haciendo referencia al futuro (diez dedos que representan 10 reyes) cuando el Imperio romano volverá a revivir y será dividido en diez reinos, instante en el cual aparecerá Cristo para instaurar su Reino; a diferencia de esta interpretación, la historia de los padres de la Iglesia y los reformadores, y en la actualidad numerosos de los más prestigiosos teólogos carismáticos e históricos, asumen que el Reino aparecerá (pareció ya d hecho) con la venida de Cristo después de apogeo de los cuatro grandes reino )imperios) descritos: Babilonia, Persia, Gracia y Roma, pero dentro del tiempo de uno de ellos “ en los días de estos reyes” (Imperios). Dado que el Mesías no vino en los días de los tres reyes primeros imperios, tiene que haber venido en el cuarto (Roma).

La piedra cortada no con mano (brees. 34,35) representa al Mesías y el poder del reino mesiánico, así como su extensión, su eternidad, y su origen divino(v.44) contrastando con los imperios humanos y temporales. Origen del reino (brees. 34,35): divino. El Dios del cielo levantará un reino (v.44). Tendrá una extensión y desarrollo irresistible (brees. 35, 44) “La piedra que hirió la imagen se hizo un gran monte que llenó toda la tierra”(V.35) “Un reino que no será jamás destruido, ni será dejado a otro pueblo” (v.44). Tendrá una duración eterna (vers. 35, 44,45). “Desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre (v.44). Es muy importante que leamos Daniel 2:44 a la luz de Daniel 7:13,14; el reino vendrá por medio de “uno como Hijo de Hombre”.

EL REINO INVENSIBLE

En el capítulo 2 de Daniel se nos revelan cuatro hechos sobre el Reino de Dios que no pueden ser aplicados a ningún otro reino. Estos hechos son confirmados por el Nuevo Testamento. El reino no será jamás destruido (Hebreos 12: 28) El reino no será dejado a otro pueblo. (Mateo 16:18,19; Romanos 2:29; 9; 6-8,Filipenses 3:3). Este reino desmenuzará y consumirá a todos los demás reinos (Revelación 11: 15) El reino permanecerá para siempre (Daniel 2:44; Lucas 1:13; Revelación 22: 3-5; Miqueas 4:7).

Este Reino de Dios fue ya vislumbrado (Éxodo 19:3-6); 1Pedro 2:9,10). El concepto como Pueblo de Dios como “real sacerdocio” Pueblo Santo” se menciona en muchos textos del Nuevo Testamento. (Tito 2:14; Revelación 5:9,10). El nacimiento espiritual del Israel de Dios en el Reino fue predicho por (Ezequiel 37: 4-6), quien anunció el método divino para la regeneración: La Palabra y el Espíritu (Juan 5:25), y sobre todo (Juan 3:38). El resultado de la profecía de Ezequiel se nos da (37: 10; Hechos 2:41.47; 5:14;6:7; 11:24 etc.) De esta manera el Israel de Dios (Gá. 6:16) es levantado de la tumba del pecado y de la muerte, y colocado en la verdadera tierra de promisión, la Canaan celestial, de la cual la terrena era sólo un tipo (Efesios 2: 1,5,6).

LAS FASES DEL REINO DE LOS CIELOS

El Señor enseñó a los judíos que el Reino de de Dios había llegado y que estaba entre ellos (Luc. 17:20,21);

Este poderoso y eterno Reino queda revelado en estas expresiones,

El Reino de los Cielos se ha cercado (Mat. 3:2; 4:7; Mar. 1:15) El Reino vino con el Rey.

El Reino vino con poder en Pentecostés (Mar. 9:1; Luc. 24:29; Hech. 1:8;rf 1 Cor. 4:20).

El Reino de Dios vendrá con gloria en la segunda venida de Cristo. En la actualidad el Reino es un misterio, pero también una fuerza espiritual poderosa; sólo que espera su manifestación con majestad.

El Señor divide los tiempos con la medida del Reino “La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el Reino de Dios es anunciado, y, todos se esfuerzan para entrar en él” (Luc. 16:16)

EL CRISTO Y EL ANTICRISTO; DANIEL 7

LA NATURALEZA DEL ANTICRISTO

En capítulo 7 de Daniel la figura de los diez cuernos que surgen del cuarto Imperio ofrece la revelación inspirada de este siniestro personaje. Paralelamente en Daniel 2, en capítulo 7: 19-26, se nos dice de Roma que era una bestia espantosa, terrible y en gran manera fuerte (que no puede ser descrita).

Esta interpretación la encontramos en los versículos 23-26.
Hará lo que otros animales juntos hicieron (Ver. 23).
Será un reino más grande que los anteriores (Ver.23).
Será u reino diferente de los anteriores (brees. 7 y 19.
Será un reino cruel (Ve. 19).
Engendrará otros reinos (brees. 7, 24).

EL SIGNIFICADO DE LOS DIEZ CUERNOS

Es evidente que el simbolismo de estos diez cuernos hace referencia a una segunda fase en la historia de la bestia, y el énfasis no está tanto en la sucesión como en la contemporaneidad: los diez cuernos existen durante una segunda fase de la historia de la bestia (Roma). Está segunda fase de la historia de Roma se caracteriza por:

Diez cuernos en la cabeza (vers. 7,24).

Un cuerno pequeño (vers. 8, 24-26. Daniel 2:41).

Los diez cuernos (diez reyes) serían el Imperio dividido por los bárbaros en sus diversas ramificaciones que, sin embargo, quisieron siempre guardar de alguna manera el titulo0y recuerdo con el espíritu- del llamado “Sacro Imperio Romano”.

El cuerno pequeño que, aunque pequeño, tiene el poder muy grande; es el Anticristo que surge en la segunda fase de la historia de la curta bestia (1Jn. 2:18;4:3), y también el “Hombre de pecado” (2 Tes. 2:1-12).

Los otros tres cuernos pequeños que esta cuerno arranca (v.8), o lo que es lo mismo, los tras reyes que derriban (v.24), eran interpretados por los reformadores como los tres reyes italianos que el papado desplazó –Lombarda, Revena, y Roma- al comienzo de su reinado temporal que dio lugar a los llamados “Estados Pontificios”, entregados por reyes franco ignorantes y supersticiosos al Obispo de Roma el año 754 dC..

CARACTERÍSTICA DEL CUERNO PEQUEÑO (El Anticristo y el hombre de pecado)

Tiene ojos como hombre; gran discernimiento y astucia. (vers. 8 y 20).

Tiene boca que habla blasfemias y grandezas, decreta persecuciones contra los santos (vers.11,20,25,),

Merece un juicio especial de Dios. El la visión de Daniel es significativo que primero cae el juicio sobre la cuarta bestia (v. 11); parece como si la bestia –Roma- fuera culpable de lo que dice el cuerno y hubiera de ser destrozada como si sobre ella cayera el juicio que el cuerno merece. Ello no tiene nada de extraño si el cuerno representa una segunda fase de la vida de       la misma bestia;

CORESPONDENCIA ENTRE DANIEL 7 Y APOCALIPSIS 13

DANIEL 7

Daniel vio la cuarta bestia con diez cuernos.

El cuerno pequeño tenía ojos y una boca que hablaba blasfemias.

El cuerno hablaba contra el Altísimo.

El cuerno perseguirá a los santos.

El dominio del cuerno será un tiempo, y tiempos y medio y medio tiempo.

            APOCALIPSIS       13

 Juan vio una bestia con diez cuernos coronando (diez reyes) y siete cabezas.

A la bestia le fue dada una boca que blasfemaba.

La bestia blasfemaba contra Dios.

La bestia hizo guerra contra los santos

La bestia tiene poder durante 42 meses –tres años y medio-

UNA FIGURA EXCELSA: EL HIJO DEL HOMBRE

En Daniel 7:13 aparece una figura excelsa, que viene “en las nubes del cielo” lo cual contrasta con el versículo 3 (las bestias del mar), Con ello se quiere dar a entender el origen divino del que viene en las nubes para juzgar.( Is.19:1; Salmo 104: 3; 10:18; Mat. 24:30; Mar. 13:26; Rev.1:7).

Para nosotros (“Un Hijo de Hombre” significa “que se parece a un hijo de hombre; no nos parece ver en el pasaje que fuera hombre, sino que lo parecía.

Analicemos los contrastes (vers. 13,14)

Es una figura humana, no una especie de bestia.

Celeste, no de la tierra.

Universal, no en ni nacional ni imperial.

Eterna, no temporal.

¿Con quién podemos identificar esta figura, con Israel, o con los santos de Dios?

Algunos que sustentan esta tesis apelan a los versículo 18 y 27. Pero observamos que los “santos” reciben del Hijo del Hombre el reino después, como encomienda que se le confía. El Hijo del Hombre es sobrenatural; pero los santos no lo son, más bien reinan como reyes, bajo el Hijo del Hombre en el reino. Los santos del Altísimo no pueden limitarse sólo a los judíos.

DANIEL CAPITULO 9

Oración y confesión de Daniel (9:1-23)

Por el estudio de Jeremías (25:12; 29:9,10) Daniel sabe que período del exilio duraría 70 años.

Ora a Dios intercediendo por su pueblo 9:4-19. Gabriel acude para darle sabiduría (vers. 20-23).

Las setenta semanas (vers. 24-27). El tema general se revela –las setenta semanas decretadas por Dios- se introduce en el versículo 24, y los detalles se desarrollan en los versículos siguientes. Una primera observación: en el original   hebreo no dice semanas literalmente dice “sietes” “setenta sietes están determinados…” Los siete representan períodos de tiempo divididos en fracciones de siete. Y durante ese tiempo de –sietes- Dios realizará la redención mesiánica.

Las setenta semanas en detalles (Daniel 9:25-27)

El versículo 25 se le insta a poner atención, desde la salida de la Palabra (la orden) para restaurar y edificar a Jerusalén (desde el final del exilio) hasta el Mesías Príncipe (el Ungido del versículo 24). Esto se cumplió en el primer reinado de Ciro, (Esdras 3:1-3)/

Luego habrá siete semanas.

I en 62 semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos. Y después de las setenta semanas se le quitará la vida al Mesías, más no por si; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario…y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones.

Y (por) una semana confirmará el Pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador (vers.25-27)

Total 70 semanas (o sietes).

Las siete semanas (0 sietes) constituyen el período entre el primer retorno de los judíos del exilio, bajo Zorobabel. Según relatos de Esdras y Nehemías y la culminación de las obras de estos siervos de Dios, cuando Jerusalén fue reedificada “en tiempos angustiosos”. La discusión surge al final de la frase del versículo 26 “y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones (o desastres) algunos ven aquí un período no       determinado de 2000 años (o desastres), algunos ven aquí un período no determinado de 2000 años, el PARÉNTESIS que caracteriza a los dispensación alistas comandados por Scofield.

Exégesis del versículo 26

Se trata del Ungido, el Mesías, que aparece ya en el verso 24 “ungir al Santo de los Santos” y 25 (el Masías Príncipe), y constituye una clara referencia a la muerte de Cristo. El pueblo de un príncipe       destruirá la ciudad. Una clara referencia (profecía) sobre la destrucción de Jerusalén por las tropas de Tito en el año 70 de nuestra era.

El versículo 27 y (por) otra semana confirmará el Pacto (lit…”hará prevalecer el pacto…” es decir el Pacto ya existente, lo que subraya es que ahora sus términos y condiciones será hechos efectivos. ¿Quién hace prevalecer el Pacto? Es imposible imaginar que el sujeto de esta afirmación sea el príncipe pagano del verso 26. Todo el pasaje (vers. 24-26) presenta al Mesías como el personaje principal, activo y destacado en esta sección. Es lógico que aquí también el Mesías sea visto como aquel que confirma el Pacto y lo hace prevalecer (Mat.26:28).

¿Qué Pacto prevalecerá? El de Gracia; no puede ser otro; Dios no hará mas Pactos de gracia con su pueblo. Mediante este Pacto el Mesías fue ofrecido en expiación por el pecado y ahora       del fruto de su labor redentora verá resultados de vida eterna (Is. 53:10). La última semana hace referencia al tiempo que sigue a la muerte, resurrección y ascensión de Cristo, Es el tiempo de la Iglesia, hasta que el Mesías venga en su segunda venida.

“A la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda”. El culto judío cesa definitivamente después de la destrucción del templo de Jerusalén y a pesar de algunos intentos de corta duración de reemprenderlo en el exilio. El simbolismo judío que apuntaba al Mesías ya no tiene sentido (Heb. 8:13), es el mismo Mesías, aunque sirviendose de las circunstancias históricas, quien hace cesar el sacrificio y la ofrenda.

El versículo 27b: “Después, con la muchedumbre de las abominaciones       vendrá el desolador”. Aparece Tito y destruye el templo, pero no sin antes haber practicado muchas abominaciones en su interior y el la santa ciudad Jerusalén. Este estado de destrucción durará hasta la consumación determinada por Dios.

En el versículo 27 podemos ver que es el centro de los resultados de la obra redentora de Cristo y las consecuencias del rechazo del Mesías por parte de Israel. Las setenta semanas (o sietes) constituye un período continuado de tiempo y es imposible separar, por espacio de siglos, la última de la penúltima semana. El príncipe de este versículo quien confirmará el Pacto, no puede ser otro que Cristo (Mesías Ungido) del versículo 26, y no el llamado cuerno pequeño (O Anticristo) para probar esta teoría hay que demostrar:

  • a- que un futuro príncipe romano hará un pacto con los judíos.
  • b- Que el supuesto pacto será de una semana de duración.
  • c- Que tendrá como propósito permitir a los judíos reemprender sus antiguos sacrificios en el templo.
  • d- Que el supuesto príncipe quebrantará el pretendido pacto a la mitad de la semana, lo que provocará el cese de los sacrificios

Afirmamos que no hay pruebas bíblicas para ello, eso sí hay mucha especulación.

Por. Ramón Herrera

(Terminado en febrero 20 del 2009)

Santiago: ¿Una Carta de Confusión?

Esta carta de Santiago puede ser considerada como una colección de enseñanzas sobre diversos aspectos prácticos de la vida del creyente. Es el escrito del NT que muestra mayor semejanza con las enseñanzas del AT, la así llamada literatura sapiencial. El tema de la sabiduría aparece en varios pasajes de la de la carta. Esta sabiduría, como se entiende en la Biblia, no se refiere tanto a los conocimientos científicos sobre nuestro planeta, tampoco es una teoría sobre Dios o sobre las personas, sino que es saber ordenar toda la vida según la voluntad de Dios, esto es, saber vivir rectamente.  La epístola hace referencia a Jesucristo ( 1:1; 2:1;5:7), pero no desarrolla otros temas que son característicos de la predicación cristiana primitiva como el de su muerte y resurrección.

FECHA: Algunos, que niegan la paternidad literaria a Santiago a causa del excelente griego que usa, colocan la fecha, al final del primer siglo. Sin embargo, los galileos conocían y usaban el griego, juntamente con el arameo y el hebreo, Hay detalles que indican una fecha temprana el año 49 d.C.

Contenido: La carta trata de los aspectos prácticos de la conducta cristiana, nos informa cómo actúa la fe en la vida cotidiana, El objetivo de Santiago era proveer una instrucción ética concreta. A pesar de que la carta tiene poca estructura formal, sus múltiples instrucciones explican cómo ser hacedores de la Palabra (1:22).

CUERPO DE LA CARTA

Capítulo 1: 1-11

Cuando uno lee el comienzo de esta se da cuenta que Santiago no se vanaglorió de su relación personal con Jesús, ni tampoco se identificó a sí mismo como un líder religioso. Su mayor honor fue ser un siervo de Dios. Su carta está dirigida       a “las doce tribus que están en la dispersión” que alude a la situación de los judíos dispersos en tierras de gentiles. Aceptar a Cristo no libera automáticamente a nadie de las dificultades. La actitud correcta al enfrentar la adversidad es tener sumo gozo, lo cual en ninguna manera es una reacción emocional, más bien es una evaluación de las circunstancias desde la perspectiva de Dios, al ver las pruebas como un medio para el crecimiento espiritual del creyente.

En ninguna manera la       implicación de “perfectos” no tiene referencia a la ausencia absoluta de pecado, sino que lleva implícita la idea de algo completamente desarrollado o maduro. La sabiduría que pueda recibirse pidiéndola con fe a Dios, no el (v6) no es conocimiento intelectual, sino comprensión espiritual del propósito de las pruebas. Si Dios concede un dos lo hace abundantemente, esto es generosamente, no con disgusto, o reservas. La persona con doble ánimo es arrastrada en dos direcciones opuestas. Sus lealtades están divididas, y causa de su falta de sinceridad, vacila entre la fe y la incredulidad. Tanto la pobreza como la prosperidad son ejemplos concretos de situaciones que ponen a prueba nuestra fe, Cualquiera de ellas puede terminar en un desastre.

Capítulo 1:12-18

Hay que entender que las aflicciones no nos pueden hacer miserables si no son por nuestra propia falta. El creyente probado será un creyente coronado. La corona de la vida, se les promete a todos que tienen el amor de Dios que reina en sus corazones. No podemos olvidar que los mandamientos de Dios, así como los tratos de la providencia, prueban los corazones de las personas, y muestran la disposición la disposición que prevalece en ellos. Dios no es el autor del pecado. Las aflicciones, tal y como son enviadas por Dios están concebidas para sacar a relucir nuestras virtudes, pero no nuestras corrupciones. Cuando la concupiscencia responde a una tentación que viene de afuera, el pecado es algo engendrado. Santiago no menciona el papel de Satanás en la tentación. El propósito de Santiago no es discutir       el origen del pecado, sino explicar que la incitación no viene de Dios. Satanás es de hecho la fuente externa de la tentación, pero nadie puede culpara de ser el responsable de los actos pecaminosos cuyas raíces están dentro de cada individuo (véase Marcos 7:1-23.) Por otro lado, Dios no sólo no es       el responsable del pecado humano, sino que es la fuente de todo bien. El más grande de los dones que Dios nos concede la regeneración. El de su voluntad, nos hizo renacer a una nueva vida. Su instrumento fue la palabra de verdad, que Pablo identifica como “el evangelio de…salvación” (Ef. 1:13). El propósito de Dios es presentar a los creyentes como “primicias de sus criaturas. (1)

Capítulo 1:19-21

No podemos culpar a Dios cuando estamos sometidos a pruebas, tenemos que abrir nuestros oídos y corazones para poder aprender lo que nos enseña a través de ellas. Si las personas desean gobernar sus lenguas, deben gobernar sus pasiones. La peor cosa que podemos aportar a cualquier disputa es la ira. Esto debe alcanzar a los pecados del pensamiento y del afecto, y a los pecados del hablar y del hacer; a toda cosa corrupta y pecaminosa. Tenemos que estar dispuestos a oír de nuestros defectos, y a tomarlos no sólo con mucha paciencia, sino con gratitud. El objetivo principal de la Palabra de Dios es hacernos sabios para salvación y los que se proponen cualquier finalidad mala o baja al prestarle atención, deshonran el evangelio y causan disolución a sus propias almas.

Capítulo 1:22-27

Si un ángel del cielo nos predicara un sermón cada día. Estoy seguro que esto no nos llevaría jamás al cielo si nos apoyáramos solamente en el oír. Aquellos que son solamente oidores se engañan así mismos. Cuando nos halagamos a nosotros mismos es nuestra propia falta. La palabra de verdad que habla Cristo, tiene que ser escuchada con verdadera atención, ya que expondrá ante nosotros la corrupción de nuestra naturaleza. Nuestros pecados son las manchas que la ley deja al descubierto; la sangre de Cristo es el único lavamiento que nos enseña el evangelio, pero oímos en vano la Palabra de Dios y en vano miramos el espejo del evangelio si nos vamos       y olvidamos nuestras manchas en lugar de sacarlas lavándolas, y olvidamos nuestro remedio el lugar de recurrir a este. Cada porción de la revelación de Dios tiene su uso, llevando al poder a nuestro Señor Jesucristo para salvación, guiándole a andar libremente a través del Espíritu de adopción, de acuerdo a los santos mandamientos de nuestro Dios. Cuando las personas se esfuerzan por parecer más religiosos de los que realmente son, es una clara señal de que religión es vana. Frenar la lengua, el hablar con prontitud con faltas al prójimo, o para disminuir su sabiduría y piedad, son señales inequívocas de una religión vana. Tengamos presente que nada sirve en Jesucristo que salvó la fe que obra por amor, que purifica el corazón, que somete la carnalidad y que obedece la ley de Dios.

Capítulo 2:1-13

Cualquier religión vacía se traicionaría a sí misma en la esfera de las       relaciones humanas. Hacer distinciones superficiales entre las personas, dando preferencia a quienes gozan de una buena posición económica, es totalmente incompatible con la fe puesta en Cristo, que nos enseña a excluir todo favoritismo basado en la riqueza o en la clase social. Aquellos que adulan a los ricos, al tiempo que hacen caso omiso de los pobres, y que aprecian el valor de una persona de acuerdo con las       normas del mundo y ponen de manifiesto pensamientos discriminatorios, por razones de clases sociales. Por supuesto que Santiago no se refiere a todos los ricos, sino que describe a ciertos ricos no creyentes que explotaban a los pobres y blasfemaban el nombre de Dios. Es imposible para los creyentes amar a sus prójimos como así mismos y a la vez hacer acepción de personas, ya que ambas cosas son mutuamente excluyentes; si mostramos este tipo de favoritismo que se describe en este pasaje es cometer pecado: en este mismo principio, matar o cometer adulterio es hacerse culpable de todo los demás pecados incluidos en la ley. Santiago ve la ley como una expresión de la voluntad de Dios, por lo que violar cualquier principio de la ley equivale a burlar toda la ley.

Capítulo 2:14-26

No encontramos ninguna contraposición de Santiago en relación con la fe, sino que se refiere a que hay dos tipos de fe; una fe muerta y una fe salvadora. La fe salvadora no consiste simplemente en un reclamo vació (vs. 14-17), ni en la mera aceptación verbal de una forma de credo       (vs. 18-22). Por el contrario la fe salvadora da como fruto una vida obediente (vs.21-26). La cuestión que encabeza nuestra primera pregunta ¿Santiago, una carta de confusión? Esa fe que no se manifiesta en buenas obras, no podrá salvarle. Pablo nos dice en la epístola       a los efesios lo siguiente: “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (2:10). Obviamente la respuesta es NO; ya que nuestras obras ponen en evidencia lo genuino de nuestra fe. No podemos engañarnos la pura aceptación intelectual de algún credo no es equivalente a la fe salvadora. Abraham en el momento que fue obediente, demostró lo genuino de su justicia. Encontramos que no hay ninguna contradicción entre Santiago y Pablo, sino que Pablo hace énfasis en que la fe no es obras religiosas sin un corazón renacido; mientras que Santiago subraya que la fe no equivale a un corazón renacido que no se       exprese en buenas obras. Ninguno de los dos estaría de acuerdo en la validez de una experiencia de Salvación de fe vacía. La ilustración de Santiago que nos muestra a Abraham que era un patriarca y a Rahab una persona común y corriente situada en el otro extremo de la escala social y moral, y ambos fueron justificados sobre la misma base.

Capítulo 3:1-13

Los maestros tienen una gran responsabilidad, no sólo de sí mismos, sino de todos aquellos que están bajo su influencia. La lengua es un órgano pequeño pero su poder e influencia, para bien o para mal, son desproporcionados en comparación con su tamaño y nada puede causar tanto daño como la lengua. Si logramos mantener nuestro lenguaje bajo control, es una disciplina que los creyentes deben saber desarrollarla. La verdadera fuente del mal, representado por la lengua es un infierno. Ella puede arrojar un veneno mortal; está manipulada por espíritus malignos. Por tanto       ninguna persona puede domas la lengua. Por otro lado, Santiago continúa su discusión sobre la enseñanza estableciendo un contraste sobre la sabiduría de Dios y la diabólica. Ya que un maestro debe practicar todo lo que enseña.

Capítulo 3:14-18

En estos versículos se enseñan la diferencia entre las personas que pretenden ser sabios y los que realmente lo son. El que piensa o habla bien no es sabio en el sentido de las Sagradas Escrituras, si no vive y actúa correctamente. La verdadera sabiduría podemos conocerla con la mansedumbre       del espíritu y sobre del temperamento. Aquellos que viven en maldad, envidias y contención, viven en constante confusión; y por lo tanto están obligados a ser provocados y precipitados       a toda mala obra. Esta sabiduría no viene de lo alto, sino que brota de principios, actos o motivos terrenales y está dedicada a servir propósitos terrenales. La sabiduría celestial, descrita por el apóstol Santiago, es cercana al amor cristiano, descrito por el apóstol Pablo; y ambos son descritos así para que toda persona pueda probar planamente la realidad de sus logros en ellas. Que los frutos de la justicia abunden en nuestras vidas, probando que Dios nos ha otorgado este excelente don.

Capítulo 4: 1-10

Las Concupiscencia carnales son males que no permiten el contentamiento ni la satisfacción. Los deseos y afectos pecaminosos impiden la oración y la obra que deseamos hacer para Dios. Cuando las personas piden prosperidad a Dios, pueden recibir malas intenciones, si de esta manera buscamos las cosas de este mundo, y es justo que Dios las niegue. Aquí encontramos una clara advertencia       a evitar todas amistades criminales con este mundo. La corrupción natural se muestra envidiando. El espíritu del mundo nos enseña a acomodar para nosotros conforme a nuestras       propias fantasías . El Espíritu Santo nos enseña a estar despiertos a hacer el bien a todos los que nos rodean según podamos. El versículo 7 nos indica que debemos someter el entendimiento a la verdad de Dios, y someter nuestra voluntad a sus preceptos de Su providencia. El Señor no le negará el consuelo al que se lamente verdaderamente       por pecado y exaltará al que se humilla ante Él.

Capítulo 4:11-17

Jesús hace un resumen de la ley, enseñando que amar al prójimo, por su parte Pablo dice       que el amor que demostramos a nuestro prójimo satisface ampliamente la ley. Cuando no amamos, quebrantamos la ley de Dios, Debemos examinar nuestra actitud así como nuestra conducta hacia los demás. Es aconsejable que tengamos metas muy definidas, pero procuremos no dejar a Dios fuera de ellas. No debemos hacer planes como si Dios no existiera ya que el futuro está en sus manos. No debemos engañarnos, la vida es muy corta por mucho que vivamos. Pensar que tenemos mucho tiempo para vivir, es realmente un engaño; viva para Dios ¡hoy!. Nos inclinamos a pensar que si hacemos lo malo es pecado. Pero el apóstol Santiago nos enseña que es pecado también no hacer lo bueno, Es pecado mentir; pero también puede ser pecado saber la verdad y no decirla.

Capítulo 5:1-6

Debemos cuidarnos de no defraudar y oprimir; evitemos hasta las apariencias de maldad. Dios no nos prohíbe usar el placer lícito, pero vivir en el placer, especialmente pecaminoso, es un pecado que provoca ¿No       daña a las personas el no equiparse para preocuparse por los intereses de las almas, pero darse el gusto en los apetitos carnales? El justo puede ser condenado a muerte, pero cuando el tal sufre por parte de los opresores, Dios lo nota. Por sobre todos los delitos, los judíos habían condenado y crucificado al Justo que vino a ellos, a Jesucristo el Justo.

Capítulo 5:7-11

El agricultor debe esperar con paciencia que crezca lo que sembró. Es casi imposible apresurar el proceso; hay mucho que hacer para asegurar una buena cosecha. De la misma manera, debemos esperar con paciencia el regreso de Cristo. Es imposible apresurarlo; pero lo que sí podemos hacer, es trabajar para que avance el reino de Dios. Tanto el agricultor como el creyente deben vivir por la fe, con la mirada puesta en el futuro. No debemos vivir como si Cristo nunca fuera a volver trabaje fielmente en la edificación de su reino; porque el Rey vendrá cuando el tiempo de la cosecha llegue. Cuando las cosas van mal; tendemos a culpar a otros por nuestros fracasos, Culpar a los demás es mucho más fácil que aceptar nuestra culpa, pero esto es muy destructivo y además pecaminoso. Recordemos que muchos profetas sufrieron y fueron perseguidos; pero Dios siempre estuvo a su lado. Porque Dios es fiel a sus promesas.

Capítulo 5:12-18

Condenamos el pecado de jurar. Pero cuantos lo toman a la ligera el jurar profano y corriente. Este pecado no produce ganancia alguna, pero muestra una enemistad contra Dios, que no necesariamente tiene provecho; muestra además que la persona es enemiga de Dios. En los días de aflicción nada es más oportuno que la oración. Fijémonos que la sanidad del enfermo no se atribuye a la unción con aceite, sino a la oración. En momentos de enfermedad, no es la oración fría y formal la que es efectiva, sino la oración de fe. Cristo ha hecho posible que vayamos directamente a Dios en busca del perdón, pero confesar nuestros pecados unos a otros todavía tiene un lugar importante en la Iglesia. El caso de Elías demuestra el poder de la oración. No debemos mirar el mérito de la persona cuando oramos, sino la gracia de Dios, no basta decir una oración, debemos pedir en la oración y pedir basado en los méritos de Cristo.

Capítulo 5:19-20

No es característico de la persona piadosa o sabia jactarse de estar libre del error, o negarse a reconocer un error. Hay un error doctrinal en el fondo de todo error práctico. Habitualmente nadie es malo si no se basa en un principio malo. La conversión es hacer volver al pecador del error de su camino y no solo de una parte a otra o de una noción a otra, ni tampoco de un modo de pensar a otro. No hay manera de ocultar el pecado, sino abandonarlo. La salvación es de suma importancia, mayor que preservar la vida de multitudes o fomentar el bienestar de todo un pueblo. Tengamos presente que nuestro trabajo en el Señor no es en vano. El ha estado multiplicando el perdón por seis mil años y todavía su libre gracia no está cansada ni se ha agotado. Ciertamente la misericordia de Dios es como un océano que siempre está lleno y fluye. Que Dios nos dé una parte de esta abundante misericordia por medio de la sangre de Cristo y la santificación del Espíritu Santo, ¡Amén!

 

Por Ramón R. Herrera

Terminado por la gracia de Dios en abril del 2009

El Evangelio de Marcos


«Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos»  (Marcos 10:45)


 PROPOSITO: Presentar la persona, obra y enseñanza de Jesús

AUTOR: Juan Marcos, que no fue uno de los doce discípulos, pero acompañó a Pablo en su primer viaje misionero (Hechos 13:13)

FECHA: Entre 55 y 65 d.C

MARCO HISTORICO: El imperio Romano bajo Tiberio César

PERSONA CLAVE: Jesús, los doce discípulos, Pilatos, los líderes religiosos y los judíos

CARACTERÍSTICAS PARTICULARES

Marcos fue el primer evangelio que se escribió. Contiene treinta y un versículos que no se citan en los otros evangelios. Además Marcos narra más milagros que cualquier otro de los evangelios. Marcos escribió su evangelio a los romanos. Marcos escribió su evangelio a los romanos y presentó a Cristo como cómo “el Siervo de Dios”

CAPITULO 1:1-8

Isaías y Malaquías profetizaron sobre el comienzo del evangelio de Jesucristo en el ministerio de Juan. Las palabras de estos profetas contienen  pasajes  relativos a Cristo, con un evangelio lleno “de gracia y verdad”. Tal es la corrupción del mundo que existe una oposición a su avance. Cuando Dios envió a su Hijo Amado a este mundo, y cuando lo manda de corazón, se encargó, y se encarga, de prepararle el camino. Por otra parte Juan se cree indigno del oficio. Aquellos santos  más eminentes siempre han sido los más humildes. Sienten más que los otros, su necesidad de la sangre expiatoria de Cristo y del poder del Espíritu Santo. La gran promesa de Cristo en su evangelio a aquellos que se arrepienten de sus pecados, es estos serán perdonados, y que serán bautizados con el Espíritu Santo, purificados por su gracia, y renovados por su consuelo. Con la promesa que nuestro Padre celestial dará su Espíritu Santo, a los que  se lo pidan.

Capítulo 1: 9-13

El bautismo de Cristo fue su primera aparición pública después de haber vivido  mucho tiempo ignorado. El tomo sobre  sí la semejanza de carne de pecado, y de este modo, por nosotros, se santificó a sí mismo para que nosotros fuésemos  santificados y además bautizados con Él.

Podemos ver que se nos abre le cielo cuando vemos al Espíritu que baja y  obra en nosotros. La obra de Dios en nosotros es una prueba irrefutable  de su voluntad hacia nosotros, y de sus preparativos en nosotros.

Marcos comenta la tentación de Cristo que se encontraba en el desierto. Este era un ejemplo del cuidado que su Padre tenía de Él. Lo cual le animaba más en cuanto a la provisión que su Padre le daría. La serpiente tentó al primer Adán en el huerto, al Segundo Adán en el desierto, sin duda que con resultados totalmente diferentes, y desde entonces, sigue tentando a los hijos de ambos en todo lugar y condición.

Capítulo 1:14-22

Jesús llegó a Galilea como un predicador, que anunciaba las buenas nuevas de que el reino de Dios había venido a los seres humanos en la persona del Siervo de Dios. Él invitaba a las personas confiar en Él y ser salvos.

Algunos meses antes, Pedro, Andrés, Jacobo y Juan se encontraron a Jesús y confiaron en Él, pero este fue su llamamiento a tiempo completo como discípulos. Es interesante que por lo menos siete discípulos de Jesús fueron pescadores profesionales. Los pescadores tienen valor y tenacidad, están dispuestos a trabajar  duro y además saben como trabajar juntos. Estas son buenas cualidades para ser “pescadores de personas”.

Capítulo 1: 23-28

El diablo es un espíritu inmundo ya que perdió toda impureza de su naturaleza, debido a que actúa en completa oposición al Espíritu Santo de Dios, y por sus sugerencias que contaminan los espíritus de las personas. En nuestras congregaciones hay muchos que silenciosamente atienden a maestros puramente formales, pero si el Señor llega con ministros fieles y sana doctrina, y por Su Espíritu queda convicción, estos están preparados decir como este hombre ¡Qué tienes con nosotros, Jesús Nazareno! Dicen: ¡apártate de nosotros! Este espíritu inmundo odia y a la vez teme a Cristo porque él sabe que Él es Santo, porque la mente carnal es enemistad contra Dios, especialmente contra su santidad. Cuando Cristo por su gracia, libra almas de las manos de Satanás, no es sin tumulto en el alma; porque por su gracia libra almas de las manos de Satanás, porque ese enemigo maligno inquietará a los que no puede destruir.

Capítulo 1: 29-39

Cada escritor de los Evangelios escribió desde una perspectiva diferente; es por esa razón que algunos relatos tienen detalles diferentes en cada Evangelio. Por ejemplo en Mateo, Jesús tocó a la mujer. En Marcos, la ayudo a incorporarse. El Lucas. Le hablo a la fiebre que al instante la dejó. Pero no hay conflictos en los relatos.

Los líderes judíos decían que era contra la ley sanar en el día de reposo. La gente no quería quebrantar la ley. Después de la puesta del sol, las gentes se sintieron en libertad de buscara al Señor para que los sanara.

En le versículo 34 Jesús impidió  que los demonios hablaran; ¿por qué? (1) Al mandar a los demonios que guardarán silencio Él demostraba su autoridad sobre  ellos. (2) Jesús quería que la gente creyera en Él por sus palabras y hechos, no por lo que pudieran decir  los demonios. (3) Jesús quería revelar su identidad como el Mesías según su propio programa y no conforme al de Satanás él quería que la gente siguiera a Jesús por su popularidad y no porque era el Hijo de Dios, el que podía liberarlos del pecado y su poder.

Jesús se fue a un lugar desierto. Aunque no corría peligro de distraerse o de tentación a la vanagloria, se retiro a orar. Aquellos que desempeñan en público la mayor parte de su actividad, y de mejor clase, a veces deben estar a solas con Dios.

Capítulo 1:40-45

Aquí vemos que Jesús limpia  a un leproso. Esto nos enseña a recurrir al Salvador con humildad y con sumisión total a la voluntad de Dios, diciendo: “Señor, si quieres”, sin dudar del ánimo pronto de Jesús para socorrer al angustiado. Podemos ver también que esperar Cristo: que conforme a nuestra fe será hecho. El pobre leproso dijo: “Si quieres. Cristo siempre está listo a responder a la fe. Cristo no hace nada que haga perecer como que busca la alabanza de las personas. Pero ahora no hay razón para que dudemos en difundir las alabanzas de Cristo.

Capítulo 2: 1-12

Creemos que fue fácil para los cuatro amigos romper el techo, porque estaba hecho de vigas, ramas de árboles cubiertas de barro mezclado con paja; Y los hombres llegaron al techo mediante escaleras externas. Debemos elogiarlos porque mostraron que amaban al amigo, se preocuparon por llevarlo ante Jesús y tenían fe de que Él lo sanaría (v.5). Los escribas deben haber llegado más temprano, porque estaban lo suficientemente cerca de Jesús como para ver y escucharlo todo lo que ocurriría (v 6). Por supuesto, hubiera sido mucho más fácil que Jesús dijera: “Tus pecados te son perdonados”, porque nadie hubiera podido probar si los pecados del paralítico fueron o no perdonados.

Por eso Jesús respaldo su palabra del perdón con una sanidad y el hombre fue sano. Los escribas sabían que Jesús afirmaba ser Dios, y este fue el principio de su oposición a su mensaje y ministerio.

Capítulo 2: 13-17

Mateo no era una buena persona, al contrario, porque siendo judío nunca debiera haber sido publicano, esto es cobrador de impuestos para los Romanos. Sin embargo, Jesús llamó a este publicano a que lo siguiera. Mateo significa “don de Dios”. Jesús avanzó aun más y tuvo compañerismo con Mateo y sus amigos “pecadores” esto quiere decir en el v. 15 judíos que no guardaban la ley y vivían como los gentiles. Para los judíos religiosos eran como proscritos. Jesús ve a los pecadores como enfermos que necesitan un médico y Él es ese médico; el Salmo 107:20 lo confirma dice: a la letra: «Envió su palabra, y los sano, y los libró de su ruina»

Capítulo 2:18-22

Aquellos que son profesantes estrictos son buenos para encontrar faltas en los demás, Jesús no se escapó de las calumnias; nosotros debemos estar dispuestos a soportarlas y poner cuidado para no merecerlas; debemos atender cada parte de nuestro deber en su orden y momento apropiado. Los líderes religiosos querían que Jesús hiciera una componenda y “mezclara” su mensaje y ministerio al de ellos, pero Él rehusó hacer tal cosa. El no vino a remendar lo viejo, sino a traer lo nuevo.

Capítulo 2: 23-28

Para entonces los líderes religiosos vigilaban toso lo que Jesús hacía. Estaban acumulando evidencia que pudieran usar para desacreditarlo ante el pueblo y posiblemente acusarlo ante las autoridades. Marcos dejó el material respecto a los sacerdotes y los profetas, y los enfocó a quien les hubiera interesado: un rey. El pan de la proposición era solamente para los sacerdotes, de modo que el rey David “quebrantó la ley” cuando comió de él y lo dio  a sus hombres. Pero la satisfacción de una necesidad humana (el hambre) es más importante que proteger una practica religiosa, incluso una dada por Dios. Jesús usaría esta misma defensa en (3:1-15) El hombre no fue hecho para el día de reposo como si guardarlo pudiera ser un servicio a Dios, ni se le mandó que guardara sus formas externas para su perjuicio real. Toda obediencia al respeto debe interpretarse por una regla de la misericordia.

Capítulo 3: 1-5

El caso de este hombre era muy triste; su mano seca lo incapacitaba para poder trabajar y así ganarse la vida; aquellos que tiene este tipo problema, son los objetos más apropiados para la caridad. Los que no pueden valerse por sí mismos deben ser socorridos. Pero los infieles obcecados, cuando nada pueden decir contra la verdad, aun así no se rinden. Por tercera vez Jesús a propósito viola las tradiciones judías. El hombre de la mano seca no tenía la más mínima idea de que el Maestro vendría a la sinagoga para sanarlo, modo que esperar un día más no lo hubiera enfadado, El gran día de sanidad es ahora, el día de reposo, y el lugar de la sanidad es la casa de oración, pero el poder sanador es de Jesús. La orden del evangelio es como el registrado en este incidente: aunque nuestras manos estén secas, aun así, no las extendemos, nuestra falta que no seamos sanados. Pero si somos sanados, Cristo, su poder y Su gracia, deben tener toda la gloria.

Capítulo 3:6-12

Tenemos que aceptar que todas nuestras enfermedades vienen de ira de Dios contra nuestros pecados, que la enfermedad más grabe. Su eliminación, o su transformación en bendiciones para nosotros que fue adquirida para nosotros por la sangre de Cristo como la fuente  principal de la enfermedad; que repito es el pecado.

Pero debemos temer principalmente las plagas y enfermedades de nuestro espíritu, alma y corazón; Él puede sanarlas también  por una palabra. Oramos más y más personas se apresuren a ir a Cristo para ser sanados de esas plagas y ser librados de los enemigos de, nuestro, espíritu, alma y cuerpo.

Capítulo 3: 13-21

Cristo llama a quien Él quiere, porque la gracia es suya, y así lo hace con cada creyente. En esa oportunidad había pedido a los apóstoles que se apartaran de la multitud y que fueran a Él. Ahora les dio poder para sanar enfermedades,  y expulsar demonios. Que el Señor envíe a muchos más de los que han estado con Él, y sobre todo hayan aprendido con Él a predicar su evangelio, a ser instrumentos de obra bandita. Aquellos que tienen su corazón en la obra de Dios, pueden tolerar fácilmente lo que inconveniente para ellos, y preferirían perder una comida antes de una oportunidad de hacer el bien. Los que andan con celo en la obra de Dios deben esperar estorbos del odio de los enemigos y de los afectos equivocados de loa amigos, y deben cuidarse de ambos.

Capítulo 3:22-35

Tenemos claro, que la doctrina de Cristo tendía directamente a romper el poder de Satanás; y también de la liberación de los cuerpos de las personas, confirmaban esa doctrina; en consecuencia, Satanás no podía soportar ese designio. Cristo nos dio una advertencia espantosa contra decir palabras tan peligrosas como esas. Es verdad que el evangelio promete perdón para los pecados y pecadores más grandes, porque Cristo lo compró; pero por ese pecado, ellos se oponen a los dones del Espíritu Santo después de la ascensión de Cristo. Tal es la enemistad del corazón, que los inconversos  pretenden que los creyentes están haciendo la obra de Satanás, cuando pecadores son llevados al arrepentimiento y a la vida nueva.

Es de gran consuelo para todos los creyentes saber que son más queridos para Cristo que madre, hermanos o hermanas como tales, si son santos, simplemente como serían los familiares en la carne. Bendito sea Dios, este privilegio grande y de gracia es nuestro ya ahora; porque aunque no podemos disfrutar la presencia corporal de Cristo, no se nos  niega su presencia espiritual.

Capítulo 4: 1-20

Jesús hablaba por parábolas y, través de las historias que contaba, enseñaba. Él explicó la parábola  y enfatizó que conocerla era básico para entender las demás parábolas. Ese método de enseñaza obliga al oyente a pensar. A menos que nuestros corazones estén preparados para recibir la semilla de la Palabra, no creceremos en la gracia y conocimiento.

Escuchamos con nuestros oídos, pero, hay una forma más profunda de escuchar, con el corazón, necesaria para captar el sentido espiritual de las palabras de Jesús. Algunas personas no entienden la verdad de Dios porque no están listas. Dios revela Su verdad a losa que desean andar en ella, a los que quieren vida.

Las cuatro clases de terreno representan cuatro maneras  diferentes en que las personas reaccionan a la Palabra de Dios. Por lo general, pensamos que Jesús hablaba de cuatro clases distintas de personas. Pero El también hablaba de (a) diversas épocas o fases en la vida de la persona, o (b) cómo estamos dispuestos a recibir el mensaje de Dios en algunos aspectos de nuestra visa y cómo lo rechazamos en otros. Por ejemplo, usted  quizás sea receptivo a Dios en cuanto al futuro, pero cerrado respecto a cómo usar su dinero. A lo mejor es como la buena tierra en cuanto a las demandas de adoración de Dios, pero como el rocoso respecto a  sus demandas de dar a los necesitados. Debemos procurar siempre ser como el buen terreno en cada aspecto de nuestra vida.

Las preocupaciones mundanas, la falsa sensación de seguridad  que produce la prosperidad y el deseo por las cosas, plagaron a los discípulos del primer siglo tal como lo hacen hoy. Con cuanta facilidad las rutinas diarias se recargan de cosas. Una vida llena de búsquedas materiales nos dejan sordos ante la Palabra de Dios. Manténgase firme a fin de oír cuando Dios habla.

Capítulo 4:21-34

Estas declaraciones  no tenían otra intención sino traer la atención de los discípulos a las palabras de Jesús. Si una lámpara no ayuda a ver, de nada sirve La autocomplacencia , el remordimiento, la dureza de corazón o la desobediencia pueden ser “arboledas tupidas”, que impiden que la luz de Dios brille a través de cada uno de nosotros los creyentes, para bendición de otros.

La luz de la verdad de Huesos se nos revela, no se esconde. Pero no estamos en capacidad de ver ni de usar toda esa verdad. Solo en la medida en que ponemos las enseñanzas de Jesús en entenderemos y veremos más de esa verdad. La frase del versículo 35 significa simplemente que tenemos el deber de usar bien lo que tenemos. No es cuestión de cuánto tenemos, sino de la manera en que usamos lo que tenemos..

Esta parábola acerca del Reino de Dios, que solamente encontramos en Marcos, revela que el crecimiento espiritual es un proceso continuo y a la vez gradual que culmina en una madurez espiritual. Podemos entender este proceso de crecimiento espiritual comparándolo  con el  lento pero seguro crecimiento de una planta como la mostaza.

Capítulo 4:35-41

Cristo estaba dormido durante la  tormenta  con el propósito de probar la fe de sus discípulos, e instarlos a orar. La fe de los discípulos fue muy débil. Cuando nuestro corazón malvado es como el mar tempestuoso que no tiene reposo, cuando nuestras pasiones son ingobernables, pensemos que oímos la ley de Cristo diciendo: Calla, enmudece. Cuando afuera hay pleitos, y adentro temores, y los espíritus están inquietos, si Él dice, “paz, ten calma”, hay una  calma inmediatamente. ¿Por qué estáis así amedrentados? Aunque haya causa para temer, de todos modos no hay para un terror como este. Pueden sospechar de su fe los que piensan que Jesús no le importo mucho que sus discípulos perecieran. ¡Cuán imperfectos son lo mejores santos! La fe y el temor cumplen turnos mientras estemos en este mundo, pero dentro de poco, el temor será vencido y la fe  se perderá en la vista.

Capítulo 5: 1-20

Tenemos que admitir que, algunos pecadores mal intencionados son como esta loco. Los mandamientos de la ley son como cadenas y grillos para frenar a los pecadores en sus malos rumbos; pero ellos rompen esos frenos, y eso es prueba del poder del diablo en ellos. Una legión de soldados estaba compuesta por seis mil hombres o más. ¡Cuántas multitudes de espíritus caídos debe de haber, todos enemigos de Dios y del propio hombre, cuando aquí había una legión en solo pobre infeliz! Muchos hay que se levantan contra nosotros. No somos adversarios que podamos enfrentar a los enemigos espirituales con nuestra propia fuerza, pero en el Señor y con el poder de Su fuerza, seremos capaces  de resistirlos aunque haya legiones de ellos.

Al saber la gente que sus cerdos se habían perdidos, Cristo ya no les gustó. Por su parte el hombre proclamó jubilosamente las grandes cosas que Jesús había hecho por él. Y todos los hombres se maravillaron pero pocos lo siguieron.

Capítulo 5: 21-34

Cuando despreciamos el evangelio, ira entonces hacia donde sea mejor recibido. Uno de los dirigentes de la sinagoga buscó fervorosamente a Cristo porque una hija de unos doce años, se estaba muriendo. Debemos hacer el bien no sólo cuando estamos en casa, sino cuando vamos por los caminos. Son muchos los que perecen en tales caminos, pero nadie encontrará jamás reposo para el alma con tales métodos; mientras aquellos a quienes Cristo cura de la enfermedad del pecado, hallan en sí mismos un cambio total. Como los actos secretos de pecado, así los actos secretos de la fe son conocidos por el Señor Jesús. La mujer dijo toda la verdad. Es la voluntad de Cristo que su pueblo sea consolado y Él tiene el poder para mandar consuelo a los espíritus turbados, si dependemos de Él, ya que Él ha llegado a ser nuestra salvación. Quines por fe son sanados de sus enfermedades espirituales tiene razón para ir en paz.

Capítulo 5: 35-45

Es probable que Jairo vaciló si debía o no pedir a Cristo que fuera a su casa cuando supo que su hija estaba muerta. Pero, ¿no tenemos la misma oportunidad para que se manifieste  la gracia de Dios, y el consuelo de su Espíritu, para las oraciones de nuestros ministros y amigos cristianos, cuando la muerte está en la casa, como cuando está la enfermedad? La fe es el único remedio contra la tristeza y el temor en momentos como  esos. Crees en la resurrección y entonces no temes. Resucitó a la niña muerta por una palabra de poder. Tal es el llamado del evangelio para quienes por naturaleza están muertos en delitos y pecado. Por la palabra de Cristo es que se da la vida espiritual. Todos los que vieron y oyeron, se maravillaron ante el milagro y de Aquel que lo hizo. Aunque ahora no podemos esperar que nuestros  hijos o familiares  muertos sean resucitados, podemos esperar consuelo cuando las pruebas nos deprimen.

Capítulo 6: 1-6

Este capítulo está lleno de oportunidades, algunas de ellas se perdieron a causa de la incredulidad. Así como otras se disfrutaron gracias a la fe.

Recordamos que un año antes la gente de  este pueblo intentaron matarlo, Pero Él con su gracia regresó y les dio otra oportunidad de que lo conocieran. Muchos pensaron que lo conocían porque creció en su ciudad y vivió allí por treinta años. Pero sólo lo veían como un carpintero y no como el Hijo de Dios, a pesar de que se asombraban por su sabiduría y grandes obras. Se equivocaron cuando le trataron con mucha familiaridad,  que tubo como resultado la incredulidad, y esa incredulidad le robó la bendición. Así como Jesús se maravilló de la fe (Marcos 8:10), ahora se quedó maravillado de la incredulidad.

Capítulo 6:7-13

Aunque los discípulos  estaban conscientes de su gran debilidad y no esperaban ventajas mundanales, por obediencia a su Maestro, y dependiendo de su fuerza salieron pese a todo. No dividieron a la  gente con materias oscuras; les decían que tenían que arrepentirse de sus pecados y volverse a Dios. Los siervos de Cristo esperamos que muchos atrapados por las tinieblas del pecado se vuelvan a Dios, para sanar sus almas por el poder del Espíritu Santo.

Capítulo 6:14-29

Herodes tenía temor de Juan el Bautista, mientras este vivía, y le temió aun después de muerto. Herodes hizo de  esas cosas que Juan en su predicación le enseñó, pero no basta hacer muchas cosas, debemos respetar los mandamientos. Herodes respetó a Juan  hasta que este toco a Herodías. De esa manera, muchos aman la buena predicación siempre que se mantenga lejos del pecado que ellos aman. Pero es mejor que los pecadores persigan ahora a los ministros por su fidelidad a que los maldigan eternamente por su infidelidad. Los caminos de Dios son inescrutables; pero podemos estar seguros que nunca considerará pérdida al recompensar a sus siervos por lo que soportan o pierden por amor a Él. Muerte no podía llegar como una sorpresa tan grande a este hombre santo; el triunfo del impío duró muy poco.

Capítulo 6: 30-44

Jesús envió a los doce, de manera que regresaron para rendirle el informe y contarle lo que Dios había hecho a través de ellos. Es bueno ministrar las  necesidades de las personas, pero también es necesario cuidar de uno mismo apara poder seguir ministrando. Jesús intentó apartarse de las gentes, pero no tuvo éxito, y él tuvo compasión de ellas y les enseñaba y les alimentaba. La alimentación de los cinco mil se registra en los cuatro Evangelios. De modo que es un milagro muy importante. La solución de los discípulos al verlos fue: “que vayan y compren” (v 37); pero la de Jesús fue: “Id y vedlo” (v38). Siempre empiece con lo las personas tienen antes de pedirle a Dios que le dé más. El milagro ocurrió en las manos de Jesús: Él es el manufacturero; los discípulos sólo los que destruyen. Este milagro demuestra que Jesús vino al mundo no sólo a restaurar sino a preservar y nutrir la vida espiritual; en Él hay suficiente de sí mismo.

Capítulo 6: 45-56

En ocasiones la iglesia es como un barco en alta mar, zarandeada por tormentas y sin consuelo; podemos tener a Cristo  por nosotros, pero el viento y la marea en contra. Es un consuelo para los discípulos de Cristo que en medio de una tormenta que su Maestro esté en le monte celestial  intercediendo por ellos. No hay ninguna dificultad que pueda impedir la manifestación de Cristo a favor de su pueblo, cuando llega el tiempo fijado. Él aquietó los temores dándoles a conocer. Nuestros temores se satisfacen pronto si se corrigen nuestros errores, especialmente los errores acerca de Cristo. Si los  discípulos tienen a su Maestro con ellos, todo está bien. Por falta de un entendimiento adecuado de las obras de Cristo, es que vemos sus obras actuales como si nunca las hubiera habido iguales. Si los ministros de Cristo pudieran ahora curar las enfermedades corporales, ¡qué multitudes se arremolinarían en torno a ellos! Triste es pensar cuánto se preocupan muchos por sus cuerpos más que por sus almas, esa es la más urgente necesidad, lo demás vendrá por añadidura.

Capítulo 7: 1-13

El gran objetivo de la venida de Cristo era poner de lado la ley ceremonial; para dar lugar a esto, rechaza las ceremonias que los hombres agregan a la ley de Dios. Las manos limpias y el corazón puro que Cristo da a Sus discípulos, y requiere de ellos, son muy diferentes de las formalidades externas de los fariseos de toda época. Jesús los reprueba  por rechazar el mandamiento de Dios. Queda claro que es  deber de los hijos, si los padres son pobres, aliviarlos en la medida que puedan;  y si merecen morir los hijos que  maldicen a sus padres, mucho más los que los dejan pasar hambre. Pero si un hombre se conformaba a las tradiciones de los fariseos, ellos encontraban una forma de liberarlos del cumplimiento de este deber.

Capítulo 7: 14-23

Nuestros malos pensamientos y afectos, palabras y acciones, nos contaminan, y solo eso nos contamina. Como un manantial podrido sute de aguas corrompidas, así es el corazón corrupto que produce razonamientos corruptos, apetitos y pasiones corruptos. Y todas las malas obras y acciones que de ellos surgen. El entendimiento espiritual de la ley de Dios, y la conciencia de lo malo del pecado, hará que  la persona busque la gracia de Dios, y la conciencia de lo malo del pecado, hará que la persona busque la gracia del Espíritu Santo para suprimir los malos pensamientos y afectos que obran por dentro.

Capítulo 7: 24-37

Jesús nunca despidió a nadie que cayera a sus pies, cosa que una pobre alma temblorosa puede hacer. Como ella era una buena mujer, así era una buena madre. Esto la hizo venir a Jesús. El hecho de decir: Que los hijos se sacien primero, muestra que había misericordia para los gentiles, y no lejana. Ella habló, no como si tomara a la ligera la misericordia, sino magnificando la abundancia de las curaciones milagrosas hechas a los judíos, las cuales en contraste con una sola curación no era sino una migaja. Así, pues, mientras los orgullosos fariseos son abandonados por el bendito Salvador, El manifiesta su compasión por los pobres pecadores humildes, que miran a Él por “el pan de los hijos”  Él sigue buscando y  salvando lo que había perdido.- Aquí hay una curación de un sordomudo. Los que  trajeron a este pobre hombre a Jesús, le rogaron que viera el caso y pusiera en acción su poder. Nuestro Señor usó más actos extremos de lo acostumbrado para hacer este milagro. Estas eran sólo señales del poder de Jesús para curar al hombre, para exhortar su fe, y la de los que lo traían. Aunque hallamos gran variedad en los casos y modos de aliviar a los que recurrieron  a Jesús todos, sin embargo, tuvieron el alivio que buscaban. Así siguen siendo la gran preocupación de nuestras almas.

Capítulo 8: 1-10

Siempre que Jesús veía a las multitudes necesitadas, sentía compasión y quería ayudarlas, viniendo a Él en busca de vida y gracia. Jesús conoce y considera nuestro estado de ánimo. La generosidad de Jesús está siempre preparada; para mostrar su poder y repite este milagro, que no debe confundirse con el registrado en 6:34-44), porque cada uno tiene sus características distintivas. Sus favores se renuevan, como ocurre con nuestras carencias y necesidades. No debemos temer a la escasez  el que tiene a Cristo para vivir por fe, debe hacerlo con acción de gracias.

Capítulo 8:11-21

La irracional incredulidad contra Jesús le obligo a contestar sus demandas. Si no sienten convicción de pecado, y nunca se convencerán. Hay razones para lamentarnos por los que nos rodean, y lo peor es que se destruirán así mismos y a los demás por su incredulidad perversa y obcecada, y por su enemistad con el  evangelio. Si olvidamos las obras de Dios y desconfiamos de Él, tenemos que reprendernos severamente así como Jesús reprende aquí a sus discípulos. ¿Cómo es que tan a menudo nos equivocamos con su significación, desechamos sus advertencias  y desconfiamos de su providencia?

Capítulo 8:22-26

En esta ocasión un ciego es llevado a Jesús por sus amigos, lo que demuestra la fe de ellos. Si aquellos que están espiritualmente ciegos, no oran por sí mismos, de todos modos sus amigos y parientes deben orar por ellos, para obtener las bendiciones del Señor. Esta sanidad fue obrada en forma paulatina, lo que estaba fuera de lo común en los milagros de Jesús. Aquí el Señor demuestra su método común para sanar por su gracia a aquellos que están  espiritualmente ciegos. En primer lugar, su conocimiento es confuso, paro como la luz de la aurora, va en aumento hasta tanto el día  es perfecto y, entonces, ellos ven claramente todas las cosas. Si tomamos a la ligera los  favores de Cristo, es lo mismo como renunciar a ellos; y  a quienes lo hacen, les dará a conocer el valor de sus beneficios por medio de la necesidad.

Capítulo 8: 27-33

Todas estas cosas están escritas  con el propósito que creamos  que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios. Los milagros de nuestro Señor nos aseguran que no fue vencido, sino que fue vencedor. Ahora, los discípulos están convencidos que Jesús es el Cristo; están en condiciones de soportar si saben de sus sufrimientos, los cuales Cristo empieza aquí a dárselos  a conocer. El ve lo errado en lo que decimos y hacemos, de la cual nosotros mismos no tenemos conciencia, y sabe que espíritu somos, aun cuando nosotros no. La sabiduría de la persona es necedad si pretende limitar los consejos divinos. El apóstol Pedro no entendía correctamente la naturaleza del reino de Cristo.

Capítulo 8:34-38

Es noticia frecuente de la gran aglomeración que casi siempre había en torno a Jesús, con el propósito que ayudara en diversos asuntos. A todos les corresponde saber esto, si esperan que sane sus almas. Estas personas no deben ser indulgentes a la comodidad de la carne. Como la felicidad del cielo con Cristo es suficiente para compensar la pérdida de vida misma por amor a ÉL, así si se gana todo el mundo por medio del pecado no compensa la destrucción del alma por causa del pecado. Llega el día en que causa de Cristo aparecerá tan glorioso, como ahora algunos la creen poca cosa y despreciable. Tratemos de  pensar en esa época y veamos todo lo terrenal como lo veremos en ese gran día.

Capítulo 9:1-13

El comienzo del capítulo 9 debería ser el final del capítulo 8, porque es el clímax de las palabras de nuestro Señor acerca del discipulado y donde promete un regreso en gloria. Jesús confirmó estas palabras a Pedro, Jacobo y Juan esa gloria prometida. Esta es la única ocasión que se registra, durante el ministerio del Señor, en que él reveló su gloria interna para que otros crean. Realmente fue una confirmación del Reino que Dios había prometido a su pueblo Israel. Mateo 16:28 dice: “De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en su reino”

Moisés representaba la ley y Elías los profetas, y ambas cosas se cumplieron el Jesucristo. La cruz es el tema de las conversaciones  celestiales y de la alabanza en el cielo.

Imaginemos, tener una gran experiencia, ¡y no poder contarla a nadie! (v.9) No tenemos duda que los otros nueve discípulos les preguntaron lo que había ocurrido en la montaña, pero tuvieron que permanecer callados.

Capítulo 9:14-29

El padre del joven, notó la falta de poder de los discípulos; pero Jesús hace que atribuya su desilusión a la falta de fe. Muchas cosas se prometen si podemos creer, Si tú no puedes creer, es posible que tu duro corazón sea ablandado, curadas tus enfermedades espirituales, y débil como eres, puedes resistir hasta el fin. Los que se quejan de incredulidad, deben mirar a Cristo pidiendo gracia para que le ayuden contra la incredulidad, y su gracia será suficiente para ellos. A quién Cristo sana, lo cura eficazmente; pero Satanás no quiere ser expulsado de aquellos que han sido esclavos por mucho tiempo, y cuando no pueden engañar o destruir al pecador, le acusa todo el temor que  puede; los discípulos no deben pensar que siempre harán su obra con la misma facilidad; algunos servicios exigen algo más que dolores, exigen fe.

Capítulo 9:30-41

Notamos que esta es la segunda vez que Jesús les habló abiertamente a los discípulos respecto a su cercana muerte y resurrección, pero ellos todavía no podían captar lo que les estaba diciendo. El Verbo «será entregado» indica que su muerte no era un accidente o asesinato; fue es resultado de un plan de Dios. Romanos 4:25 nos dice: «…el cual fue entregado por nuestras transgresiones y resucitado para nuestra justificación».  Jesús habló sobre el sufrimiento y muerte, pero sus discípulos seguían argumentado sobre quién sería el más grande. Como casi siempre no entendieron la enseñanza de Jesús. Vivían en una sociedad en la cual la posición y el poder eran importantes, y pensaron que compañerismo cristiano  funcionaba de la misma manera. Incluso en el aposento alto, antes de que Jesús fuera a la cruz, los doce todavía debatían como niños, pero no con niñerías. En el idioma arameo, que Jesús habló  “niño” y “siervo” era la misma palabra. La verdadera grandeza se encuentra no en el rango o posesiones, sino en el carácter y en el servicio.

Juan pensó que impresionaría a Jesús con su celo, pero Jesús cariñosamente le reprendió por su falta de amor y discernimiento. Muchas veces criticamos a otros por los éxitos que no podemos conseguir nosotros mismos. El versículo 40 y Mateo 12:30 juntos nos enseñan de la imposibilidad de la neutralidad con respecto a Jesús. Si estamos con Él; y si no estamos contra Él. Estamos con Él. Hay un gran peligro cuando nos hacemos la idea de que nuestra comunión el única  que es correcta y la única que Dios bendice y usa. Esa es una   prueba de una doctrina falsa, cuando si no te unes a ella estas mal y no tienes la bendición de Dios

En los versículos 42-50 nos encontramos con la más larga y la más asombrosa advertencia que da Jesús sobre el  castigo futuro. Si no estamos sirviendo a otros (v.35), podemos hacer que otros tropiecen (v.42); y esto puede llevarlos a la condenación eterna. Jesús usa la imagen en el valle de Piñón, en las afueras de Jerusalén, donde se  echaban las inmundicias de la ciudad, se quemaban  y comían los gusanos. El infierno es un lugar real y las almas perdidas sufrirán para siempre ¿Amamos a los perdidos o sólo estamos preocupados por ser “el mayor”?

Capítulo 10: 1-12

No importa donde estuviera Jesús le seguían multitudes y Él les enseñaba   con mucho gozo. Predicar era costumbre constante de Jesús, Aquí señala que la razón por la cual la ley de Moisés permitió el divorcio, era de tal naturaleza que ellos no debían usar este permiso;, era solamente por la dureza de sus corazones. Dios mismo unió a marido y mujer, los preparó para que fuera de consuelo y ayuda mutua. Lo que Dios unió  no debe ser desatado a la ligera. Los que están por desechar a sus esposas piensen qué sería de  ellos si Dios los tratara de esa manera.

Capítulo 10:13-16

Algunos padres trajeron niños pequeños a Jesús para que El los tocara como símbolo de su bendición sobre ellos. No parece que necesitaran sanidad corporal ni que fueran capaces de ser enseñados; pero los encargados de cuidarlos, creían que la bendición de Jesús haría  bien a sus almas; por lo tanto, los llevaron a Él. Jesús mandó que los dejaran venir a El y que nada debiera decirse o hacerse  para impedirlo. Los niños deben ser guiados al Salvador tan pronto como sean capaces de entender sus palabras. Además, debemos recibir el reino de Dios como niños pequeños, debemos ser afectuosos con Jesús y su gracia, como los niñitos con sus padres, niñeras y maestros.

Capítulo 10: 17-31

El joven rico mostró una gran honestidad, ya que preguntó qué debía hacer para ser feliz para siempre. Una gran mayoría pide bienes para  tenerlos en este mundo; cualquier bien El Salmo 4:6 nos dice lo siguiente: “Muchos son los que dicen: ¿Quién nos mostrará el bien? Alza sobre nosotros, oh Jehová, la luz de tu rostro”  este pide el bien que hay que hacer en este mundo para disfrutar del bien mayor en el otro. Jesús estimula esta pregunta asistiendo su fe y guiando   su práctica. Sin embargo,  aquí hay una separación muy penosa entre Jesús y el joven, Este le pregunta a Jesús que debe hacer además de lo que ya hizo para obtener la vida eterna, y Jesús le dice si tienes como parece sin duda, esa es fe firme en la vida eterna, y si le da elevado valor. ¿Está dispuesto a soportar  una cruz presente con la expectativa de una corona futura? Este joven lamentó no poder ser un seguidor de Jesús en condiciones más fáciles; que no pudieran obtener la vida eterna también sus posesiones  mundanas. Como resultado se fue “triste” El joven no podía servir a Dios y a Mamón. Nadie se salva por vender todo lo que posee y dar dinero a los pobres. Somos salvos al confiar en el Hijo De Dios que dio todo para enriquecernos. Jesús puso «el dedo sobre la llaga» de la vida del joven, ya que el amor al dinero era el gran pecado que le mantenía fuera del reino. Aquí hay un principio que debe recordar mientras procuramos guiar a los perdidos a Jesús: los pecadores no pueden aferrarse a sus pecados y al mismo tiempo de aferrarse a Jesús,

Como muchos judíos, los discípulos  pensaban que la riqueza era prueba de la bendición de Dios, pero Jesús corrigió su idea equivocada. El escritor R. G. LeTormeau solía decir: “Si das solamente para recibir, no recibirás nada” Les  quedó el ojo cuadrado, a la “gran teoría” de la enseñanza de los  ministros de la prosperidad.

Capítulo 10:32-45

Jesús sigue  adelante con su empresa para salvación de la humanidad, cosa que fue, es y será el asombro de todos sus discípulos. La honra mundanal tiene un brillo, con el cual pueden haberse  deslumbrado muchas veces los ojos de los discípulos mismos de Jesús.. Cuidémonos  de tener sabiduría  y gracia para saber sufrir con Él; y que podamos  confiar en que Él proveerá los grados de nuestra gloria. Jesús les  muestra que generalmente  se abusa del poder en el mundo. Si Jesús nos concediera todos los deseos, pronto se haría evidente que deseamos fama o poder, y que no queremos beber su copa ni pasar su bautismo; con frecuencia sería una ruina que respondiera nuestras oraciones. Pero nos ama y dará a su pueblo (la iglesia) sólo lo que es bueno para ellos.

Capítulo 10: 46-52

No sabemos cómo Bartimeo sabía que Jesús pasaría por aquel lugar, pero sí conocía de sus milagros y esperaba recibir el milagro de recibir la vista. Cuando vamos a Cristo a pedir ayuda y salud, debemos mirarlo como el Mesías prometido. Los llamados de gracia que Cristo nos hace para que vayamos a Él, animan nuestra esperanza de que si vamos a Él     tendremos aquello por lo cual fuimos a Él. Quienes vayan a Jesús deben desechar el ropaje de su propia suficiencia, deben librarse de todo el peso del pecado. Bartimeo oyó la multitud y reconoció que había algo diferente en ella, de modo que preguntó quién pasaba. Cuando supo que era Jesús, comenzó a gritar clamando misericordia. Él había oído acerca de las sanidades milagrosas, y necesitaba la ayuda del Maestro. ¡Nada pudo impedirle llegar a Jesús y recibir la vista!

Capítulo 11: 1-11

Es muy posible  que esta descripción de la “entra triunfal” de Jesús sorprendiera a los lectores romanos de Marcos, quienes estaban acostumbrados a la gloria de los “Triunfos romanos” Pero la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén incluyó un asno, algunos vestidos, ramas tendidas en el suelo y sobre todo las alabanzas de algunos peregrinos que habían venido a celebrar la Pascua. Esta fue la única ocasión que Jesús permitió una demostración pública a su favor, y lo hizo para obligar a los líderes judíos a que actuaran durante la Pascua, según estaba decidido que él había de morir. Cuando Jesús entró en Jerusalén, proclamó su calidad de Rey, y al mismo tiempo firmó su sentencia de muerte.

Capítulo 11: 12-14,20, 26

No hay duda que a primera vista este es un milagro de nos deja perplejos. La Pascua no era temporada de higos y sin embargo, Jesús esperaba hallar fruto en la higuera. Al no encontrar fruto alguno, usó su divino poder para destruir la planta en lugar de ayudarla a que fuera fructífera. Pero El también usó el milagro para enseñar a sus discípulos en cuanto a la fe y a la oración. Aquí los montes representan grandes dificultades que debemos vencer, y es nuestra fe en Dios lo que nos permite vencerlas. Pero la fe en Dios no es suficiente; también debemos perdonar a otros como recalcan los versículos (25, 26). Al hacerlo no nos ganamos el perdón de Dios, sino que el perdonar a otros muestra que tenemos un corazón humilde delante de Dios.

Capítulo 11: 11, 15-19

Jesús había limpiado el templo a inicio de su ministerio (Jn 2: 13-32), pero los mercaderes de la religión, que siguen habiendo muchos, retornaron con su prácticas deshonestas. La reformación solamente externa no dura a menos que el corazón cambie. Lo que comenzó como un servicio a los judíos extranjeros, se convirtió en un negocio que culminó “con el altar convertido en mostrador”. En la acusación contra los líderes (v.17) Jesús citó a Isaías 56:7 y Jer. 7:11 que dice: “…yo los llevaré a mi santo monte, y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos” “¿Es cueva de ladrones? Delante de vuestros ojos esta casa sobre la cual es invocado mi nombre. He aquí que también yo lo veo, dice Jehová.” Los líderes religiosos estaban usando la adoración a Dios como cobertura para sus pecados.

Capítulo 11: 27-33

Nuestro Salvador demuestra cuán emparentados estaban su doctrina y su bautismo con los de Juan; tenían el mismo designio y tendencia; Traer el evangelio del reino. Estos ancianos no merecían que se les enseñara; porque era claro que no contendían  por la verdad sino por la victoria; ni tampoco tuvo que decírselo, porque las obras que Él hizo, decían claramente que tenía autoridad de Dios; puesto  que ninguna persona podía hacer los milagros que hacía a menos que Dios estuviera con él.

Capítulo 12: 1-12

Era del conocimiento de Jesús que querían matarlo; mediante esta parábola reveló el pecaminoso deseo de sus enemigos. Es evidente que en la parábola de viña se identifica a la nación de Israel y los arrendatarios son los líderes religiosos de la nación. Si miramos en Levítico 19:23-25 las regulaciones sobre la cosecha. El propietario debía recibir cierta cantidad como “pago simbólico” para mantener sus derechos sobre la tierra. Al rehusar pagarle, los labradores le despojaron de sus derechos sobre la tierra. En caso de que el heredero muriese, la tierra pasaría a los residentes. Fue una trama egoísta que ponía a las posesiones por sobre las personas. Más adelante Jesús citó el salmo 118, un salmo mesiánico (Salmo 118:22-23; que debemos comparar con Marcos 11:9 con salmo 118:25-26); y permitió que sus oyentes pronunciaran su propia sentencia (Mt.21:41), Al aplicarse a sí mismo la imagen de la piedra angular, Huesos afirmaba que era verdaderamente  el Mesías. Para aquellos líderes religiosos esto fue una blasfemia y de no ser porque le temían a las personas presentes, lo hubieran arrestado allí mismo.

Capítulo 12:13-27

Muchos pensarían que los enemigos de Jesús desearían conocer su deber, cuando realmente esperaban que, tomara partido para poder acusarlo. Nada es más probable para atrapar a los seguidores de Jesús que llevarlos a meterse en los debates políticos mundiales. Muchos elogiaron la palabra de un sermón, pero sin obedecer sus enseñanzas.

Por otro lado, el recto conocimiento de la Escritura, como fuente de  donde fluye toda religión revelada, y el fundamento sobre lo cual se construye, es el mejor preservativo contra el error. Jesús desechó la objeción de los saduceos, que eran infieles calumniadores de la religión de aquella época, afirmando la doctrina del estado futuro bajo la luz verdadera. La relación entre marido y mujer, aunque estipulada en el paraíso terrenal, no se conocerá en el celestial. Los que niegan la resurrección yerran mucho y se les debe decir esto. Procuremos pasar por este mundo moribundo con la esperanza jubilosa de la dicha eterna, y de resurrección gloriosa.

Capítulo 12: 28-40

Los fariseos le probaron con una pregunta más, una que los rabíes estaban considerando y debatiendo por largo tiempo. DE los 613 mandamientos que se  hallan en la ley (365 negativos, 248 positivos), ¿cuál era el más importante? Jesús replicó con la «declaración de fe» tradicional judía, la shemá, que se encuentra en Deuteronomio 6:4. Aquellos judíos piadosos la recitaban en la mañana y en la tarde. Luego añadió Levítico 19:18; porque si amamos a Dios, lo mostraremos amando al prójimo. Uno de los escribas captó el mensaje de Jesús, pero los demás no lo captaron. Tenían una perspectiva  superficial del significado real de la ley, y no comprendieron la importancia de obedecerla de corazón. Cuando atendemos lo que declaran las Escrituras, en cuanto a la persona y oficios de Cristo, seremos guiados a confesarlo como nuestro Señor y Dios; a obedecerle como nuestro Redentor exaltado. Si la persona común oye alegremente estas cosas, mientras los educados y distinguidos se oponen, aquellos son dichosos y estos, deben ser compadecidos. Y como el pecado disfrazado con apariencia de piedad, de doble iniquidad, así su condena será doblemente pesada.

Capítulo 12: 41-44

Tengamos presente que Jesús todavía observa el arca de las ofrendas. Él sabe cuánto y por qué motivos dan a su causa las personas. El mira al corazón, y cuáles son nuestras opiniones las ofrendas; y si lo hacemos como para el Señor o sólo para ser vistos por la gente. Es tan raro encontrar a alguien que no culpe a esa viuda, que no podemos esperar encontrar a muchos que hagan como ella; no obstante, nuestro Salvador la elogia; por tanto, estamos seguros que ella hizo bien y sabiamente . Los débiles esfuerzos del pobre para honrar  a su Salvador, serán elogiados en el día cuando las acciones espléndidas de los incrédulos sean expuestas al desprecio.

Capítulo 13: 1-4

Podemos observar, cuán poco valora Jesús la pompa externa, donde no hay una verdadera pureza de corazón. El Señor mira compasivo  la ruina humana y llora por sus almas preciosas, pero nosotros no lo hallamos mirando con lástima la ruina de una casa hermosa. Recordemos cuán necesario es que tengamos una habitación más perdurable en el cielo y sobre todo estar preparados para ella a través del Espíritu Santo, buscada en el uso ferviente de todos los medios de Gracia.

Capítulo 13:5-23

Jesús al dar respuesta a la pregunta de sus discípulos, no lo hace tanto para satisfacer su curiosidad  sino para dirigir sus conciencias. Cuando muchos son engañados, debemos por ello ser despertados con le propósito de examinarnos a nosotros mismos. Los creyentes, si no es su propia falta, pueden disfrutar de una santa seguridad y sobre todo paz mental, al ver que todo a su alrededor  está desordenado. Aunque seamos aplastados y derribados, el evangelio que predicamos no puede serlo, La salvación prometida es más que una liberación del mal, es realmente una bendición eterna.

Señalaremos, que los judíos apresuraron el tiempo de su ruina al rebelarse contra los romanos y perseguir a los creyentes. Aquí tenemos una predicción de la destrucción que les sobrevino unos cuarenta años después de esto; una destrucción y un estrago como no lo había habido en la historia. Las promesas de poder para preservar y las advertencias contra un alejamiento concuerdan bien unas con otras. Pero mientras más consideramos estas cosas, veremos motivos más abundantes para huir sin demora a refugiarnos en Jesús, y a renunciar a todo objeto terrenal por la salvación de nuestras almas.

Capítulo 13:24-37

Los discípulos habían confundido la destrucción de Jerusalén con el fin del mundo. Jesús corrigió este error y demostró que la venida de Cristo y el día del juicio serán después de “aquella tribulación”. Aquí anuncia la disolución final del marco y trama presentes del mundo. Además, predice la partición visible de Cristo que viene con las nubes  y la reunión de todos los elegidos de Él.

También tenemos la aplicación del sermón profético. En cuanto a la destrucción de Jerusalén, esperad que venga dentro de muy poco de tiempo. En cuanto al fin del mundo, no pregunten cuando vendrá, porque el día ni la hora no lo sabe ningún hombre. Jesús como Dios no podía ignorar nada, por que la sabiduría de divina que habitaba en Jesús se comunicaba a su alma humana conforme al beneplácito divino. Nuestro deber respecto de las dos es estar alertas y orar. Siempre debemos estar vigilantes esperando su regreso. Esto se aplica a la venida de Cristo a nosotros en nuestra muerte y también “al juicio general. Nuestro afán debe ser que, cuando Él venga, nos encuentre confiados, dándonos el gusto en comodidad y pureza, despreocupados de nuestra obra y del deber, A todos les dice: Velad, para que sean hallados en paz, sin manchas e irreprensibles”.

Capítulo 14:1-11

No sabemos quién era Simón el leproso. Tal vez alguien en Betania a quien Jesús había sanado de la lepra y cuya casa estaba abierta para el Maestro, como lo estaba la casa de María, Marta y Lázaro. Jesús acepto el acto de amor de María, Judas y los demás discípulos lo criticaron, y lo informaron en la Iglesia de todo el mundo (v.9). Durante el período de la Pascua los judíos trataban especialmente de ayudar a los pobres y Jesús no se opuso a esta buena costumbre. El costo del perfume era equivalente al salario de un año de un trabajador promedio, de modo que si lo hubieran vendido el dinero hubiera dado de comer a muchas personas pobres. Pero María quería ungir a Jesús en preparación de su muerte y sepultura, y eso era más importante que dar de comer a los pobres. Su buena obra glorificó a Dios y fue una bendición para todo el mundo; (v.9) «…De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que esta ha hecho, para memoria de ella»  ¡Qué contraste entre María la adoradora y Judas el gran traidor!

Capítulo 14: 12-26

Jesús comisionó a Juan y a Pedro para preparar el aposento alto, para la última cena que celebraría con sus discípulos. Nuestro Señor hizo dos revelaciones que sorprendieron a todos. Primeramente reveló que uno de los doce era un traidor (vv. 17-21). La manera en que respondieron nos indica que nadie en la mesa se creyó culpable. Jesús protegió a Judas hasta el mismo fin y le dio toda oportunidad de arrepentirse. Pero la traición de Judas estaba predestinada en el salmo 41:9: Aun el hombre de mi paz, en quien yo confiaba, el que de n comía. Alzo contra mí el calcañal”   La segunda revelación fue que Pedro le negaría. Esto fue lo primero que reveló Jesús después que Judas salió. Por supuesto, es confianza carnal Pedro negó que tal cosa podría ocurrir; pero sucedió. Al terminar la cena pascual Jesús tomo el pan y el vino y le dio un nuevo significado. El último himno que cantaron en esa reunión procedía de los Salmos 115-118.

Capítulo 14:27-42

Al llegar a Getsemaní, Jesús citó al profeta Zacarías 13:7 que dice: “Levántate, oh  espada, contra el pastor, contra el hombre  compañero mío, dice Jehová de los ejércitos. Hiere al pastor, y serán dispersas mis ovejas; y haré volver mi mano contra los pequeñitos” Y con eso les advertía a los discípulos a que se quedaran cerca ni tampoco a seguirle después de su arresto. En su lugar les dio una palabra de aliento: se levantaría de los muertos y los encontraría en Galilea. Jesús estuvo bajo el peso de la angustia al contemplar la realidad de beber “el vaso”; ser hecho pecado en la cruz y sobre todo la separación del Padre. Las oraciones de sus amigos hubieran significado mucho para Él, “pero se quedaron dormidos. Jesús esta listo para hacer la voluntad de su Padre.

Capítulo 14:43-65

Debido al hecho de que Jesús no se manifestó como  un príncipe temporal, sino que predicó el arrepentimiento, la vida santa, y por lo tanto, dirigió los pensamientos y propósitos de las personas a otro mundo, es por  esa razón, que los líderes religiosos judíos procuraron destruirlo. Pos su parte Pedro hirió a uno de los implicados en prenderlo. Es mucho más fácil pelear por Jesús que morir por Él. Judas demostró una ignorancia total al corazón de Jesús, que vino con los soldados romanos para arrestarlo. En el colmo de la hipocresía le entrego con un beso, que era una señal de afecto. Aquí tenemos la condena de Jesús ante el gran consejo de los judíos. Pedro lo siguió, pero al lado del fuego del Sumo Sacerdote, que no era un lugar apropiado, ni sus siervos eran una compaña adecuada para Pedro: sin embrago, era una entrada en la tentación. Se emplearon   grandes diligencias para conseguir testigos falsos contra Jesús aunque el testimonio de ellos no era un equivalente a una acusación de delito capital. Tenemos en estos ultrajes muchas pruebas de la enemistad del ser humano hacia Dios, y el amor gratuito e indecible de Dios por los seres humanos.

Capítulo 14:66-72

La negación de Jesús por parte de Pedro empezó por mantenerse alejado de Él. Aquellos que se avergüenzan de la santidad están bien avanzados el camino de la negación, Los que piensan que es peligroso andar en compañía de los seguidores de Cristo. Porque de ahí pueden ser llevados a sufrir por Él, encontrarán mucho más peligroso en la compañía de sus enemigos, porque ahí serán llevados a pecar contra Él. Cuando Jesús era admirado y los seguían, Pedro lo confesó con prontitud; pero no reconoce su relación con Él ahora que está abandonado y despreciado. Pero debemos observar que el arrepentimiento de Pedro fue muy rápido. Aquel que piensa estar firme, mire que no caiga; y el que ha caído piense en estas cosas, y en sus propias ofensas, y vuelva al Señor con llanto y súplicas, buscando el perdón para ser levantado por el Santo Espíritu. Juan 21: 15-19 nos muestra que Pedro fue perdonado y restaurado al ministerio apostólico.

Capítulo 15:1-20

Jesús dio una respuesta muy directa a Pilatos, pero al mismo tiempo no quiso responder a los testigos porque sabía que las cosas que alegaron eran falsas, hasta el mismo Pilatos estaba convencido de que era así. Pilatos pensó que podía apelar desde  los sacerdotes al pueblo, y que ellos liberarían a Jesús de las manos de los sacerdotes, pero ellos fueron más y más presionados por los sacerdotes, y gritaron ¡Crucifícalo, crucifícalo! Como defensor de los derechos del pueblo, Poncio Pilatos podía haber examinado los hechos y así haber tomado una decisión basada en la verdad. Sin embardo él estaba más interesado en la paz que en la verdad, así que le ofreció a la multitud una especie de atractivo compromiso” ¿Jesús o Barrabás? Por derecho, Barrabás debía morir ya que era un asesino convicto. Si Pilatos pensó que la multitud escogería a Jesús, él ignoraba lo que es el corazón humano.

Jesús les había dicho a sus discípulos que los gentiles de mofarían de Él. Veamos el Capítulo 10 de Marcos el versículo 33: “He aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte, y le entregarán a los gentiles;” Y estas palabras resultaron ciertas.

Capítulo 15: 21-32

En cada momento que miremos a Jesús crucificado, debemos recordar el escrito puesto sobre su cabeza: Él es un Rey y nosotros debemos rendirnos para venir a ser sus súbditos. Crucificaron a dos ladrones con Él, y Él en  el centro; con eso pretendían deshonrarlo, pero estaba profetizado que Él sería contado con los transgresores, porque Él fue hecho pecado por nosotros. Aquellos que pasaban frente al crucificado lo insultaban, le decían que se bajara de la cruz, y creerían, pero no creyeron aunque les dio la señal más convincente cuando le levantó de la tumba.

Capítulo 15:33-41

Marcos registra los milagros de las tinieblas y el velo que se rasgó. La oscuridad nos recuerda de los juicios de Dios sobre Egipto, y el velo rasgado anuncia que el camino a la presencia de Dios queda abierto a causa de la muerte de Jesús. El Padre abandonó al Hijo para que nosotros nunca pudiéramos ser abandonados.

Capítulo 15:42-47

Mujeres fieles fueron las últimas que se hallaban junto a la cruz y las primeras que encontramos frente a la tumba. La madre de Jesús estuvo junto a la cruz hasta que Juan la llevó consigo. Pero fue a José de Arimatea  y Nicodemo a los que Dios había preparado para proteger el cuerpo de Jesús y sepultarlo. Recordamos que Nicodemo fue a Jesús de noche pero en esta oportunidad salió a la luz y adoptó una posición por Jesús. Si estos dos hombres valientes no hubieran sepultado el cuerpo de Jesús, se hubiera dispuesto de Él de alguna manera humillante. Es importante para la legitimidad del mensaje del evangelio que la muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo estén autenticados como dato histórico.

Capítulo 16: 1-8

Para las mujeres no fue suficiente ser espectadoras, tenían que llegar a ser embajadoras y llevar la palabra a otros. “¡Vengan y vean! ¡Vayan y digan! Este es la responsabilidad de la resurrección. Notamos en este evento que el ángel tiene una palabra especial de estimulo para Pedro en el versículo 7: “Pero id, decid a sus discípulos, y a Pedro, que Él va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis, como os dijo” Tanto las mujeres como los hombre se habían olvidado de sus promesas e instrucciones, Él fue crucificado pero está glorificado. Ha resucitado, no está aquí. No está muerto, vive, y de nuevo más adelante, veréis, pero aquí podéis ver el lugar donde fue puesto. Algunos hombres corrieron a toda prisa hacia donde estaban los discípulos; pero los temores inquietantes suelen impedirnos hacer el servicio que podríamos hacer a Jesús y a las almas de las personas, si la fe y el gozo de la fe fueran firmes.

Capítulo 16:9-14

Tenemos que poner el énfasis en la incredulidad de los discípulos de Jesús, cuando enfrentaron el hecho de la resurrección; ellos se lamentaron y lloraron, en vez de sentir gozo y alegría alabando a Dios. Era una iglesia llorando en lugar de ser una testificando sobre la realidad de la resurrección de su Maestro. Sin duda, el milagro de la resurrección corporal es importante para el mensaje del evangelio y para la motivación del pueblo de Dios al testimonio y al servicio, ya que como dice Pablo: “Si Cristo no resucitó, vana es nuestra fe y vana nuestra predicación”.

Capítulo 16:15-20

Jesús comisionó a sus discípulos con la orden: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio”. Para que todos sepan que El ya pagó por el pecado, y que todos aquellos que crean en Él recibirán perdón de pecados y vida eterna. En el día de hoy, los creyentes se encuentran en todas partes del mundo predicando estas buenas nuevas. El poder que dirige y lleva a los misioneros a todas partes del mundo, ponen a la Iglesia de Cristo en acción de fe que viene de resurrección, El medida que crezca en su relación con Dios, Él le dará las oportunidades y sobre todo la fuerza para proclamar su mensaje. No el agua del bautismo lo que salva, lo que salva es la gracia de Dios cuando se acepta por la fe en Cristo. El bautismo es una señal externa de una fe interna. Tenemos un ejemplo elocuente en la respuesta de Jesús al ladrón en la cruz entendemos que se salvo sin el bautismo.

Hay muchas ocasiones cuando Dios interviene milagrosamente para proteger a sus seguidores. A veces, Él les da un poder especial, por ejemplo Pablo tuvo serpientes en sus manos (Hechos 28:5) y los discípulos sanaron a los enfermos  (Hechos 3:7-8). Cuando Jesús  subió al cielo dejo de estar físicamente con los discípulos.

Las señales acreditan el mensaje del evangelio, y no podemos limitarlas a la época de los apóstoles, lo mismo que la comisión del Señor de llevar el evangelio a todo el mundo. Las señales confirman el ministerio de Cristo en cada nueva generación. Echar fuera demonios, hablar en lenguas, y sanar enfermos por medio de la oración, todo ello aparece en otros pasajes del Nuevo Testamento, y francamente no hay garantía escritura de que cesarán antes del regreso de Cristo. Todas las señales aquí mencionadas han ocurrido repetidamente en la era cristiana.

(Terminado en junio del 2009)

Texto Bíblico versión Reina Valera 1960.

Por: Ramon Herrera