Soberanía de Dios

now browsing by tag

 
 

El Valor de la Doctrina de la Soberanía de Dios

“Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar; para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre (persona) de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra».  (2 Timoteo 3: 16,17)

El diccionario nos dice que Doctrina no es otra cosa que enseñanza, y es por medio de la enseñanza que podemos aprender las realidades de Dios así como, de nuestra relación con El. Doctrinas tales como El Espíritu Santo, la gracia, la salvación, la Sanidad Divina, la predestinación. Es por medio de la enseñanza que con la ayuda del Espíritu Santo, el pueblo de Dios pueden ser alentados y edificados. Desdichadamente, la doctrina de la Soberanía de Dios, muchos la rechazan porque » es poco práctica’’.

Hay una verdad incuestionable, que: es la relación de lo que se cree, con lo que se practica Proverbios dice: «pues como piensa dentro de sí, así es’’ (Prv. 23:7) La relación que existe entre la verdad de Dios y el carácter del cristiano es causa y efecto.

Juan 8

31 » Entonces Jesús decía a los judío que habían creído en El: Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos: 32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres’’.

Los libertad de la ignorancia, del prejuicio, del error, de las acechanzas del diablo, del poder del pecado etc. Si la verdad no es conocida y recibida no se disfrutará de la libertad. Sería de mucha importancia el orden de las palabras en el pasaje que da pie a este estudio. Toda la Escritura es útil número 1 para enseñar, o sea para doctrinar, ese es el mismo orden que observamos en las epístolas de Pablo, El orden establecido por el apóstol, es uno, promover lugar, para la exposición doctrinal y luego la exhortación para el andar cristiano.

La causa ha sido la adopción de la llama predicación práctica, en lugar de una exposición doctrinal, que es la causa de muchas de las «teorías» y «enfermedades» que afectan actualmente al pueblo de Dios. Esta falta de conocimiento es la raíz de tanta penetración de «doctrinas de error» y por lo tanto son muy pocos los creyentes que están arraigados en la fe, debido a no haber oído la exposición de las doctrinas de la gracia o por otra parte, no haber hecho un estudio muy personal, o por prejuicios.

Mientras el creyente ignore la doctrina de la justificación, no tendrá una certeza real de ser » acepto en el amado». Mientras el creyente no esté familiarizado con las enseñanzas de la Palabra de Dios relacionada con la santificación, estará expuesta a recibir los grandes errores del llamado «perfeccionismo» y otras enseñanzas equivocadas. La ignorancia de la doctrina bíblica es lo que ha hecho que la Iglesia que está entre nosotros sea impotente para enfrentar a la creciente ola de infidelidad.

La situación de la iglesia ha llegado al punto de que en la mayoría de nuestras congregaciones no soportan la sana doctrina y por tal razón reciben tan fácilmente las falsas enseñazas.

2 Timoteo 4

3 » Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularan para sí maestros conforme a sus propios deseos; 4 y apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a mitos».

La doctrina, aceptada con todas sus implicaciones y estudiada con corazón puro y preparado, nos conducirá a un conocimiento más profundo de Dios. La doctrina de la soberanía de Dios, no es un dogma metafísico que no tiene valor, sino que es la doctrina destinada a influir grandemente en el carácter cristiano. Esta doctrina está destinada para moldear los afectos del corazón, y nos guía. Produce gratitud en la prosperidad y produce paciencia en la adversidad. Nos promociona consuelo para el día presente y una gran seguridad para el futuro.

Veamos el valor de esta enseñanza con más detalles.

A- Profundiza nuestra veneración a Dios

Esta doctrina sostiene sus derechos como el creador de todas las cosas. E insiste que no tenemos más que un Dios.

1 Corintios 8

5 » Aunque haya algunos llamados dioses, ya sea en el cielo o en la tierra, como por cierto hay muchos dioses y muchos señores, 6 sin embargo, para nosotros hay un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas y nosotros somos para El; y un Señor Jesucristo, por quien son todas las cosas y por medio del cual existimos nosotros».

Así como la gracia salvadora revela a Dios quebrantando la oposición del corazón humano, subyugando la enemistad de la mente carnal, y de ésta manera nos lleva a amarle, porque El nos amó primero.

B- Es el fundamento firme de la fe.

Como hemos dicho anteriormente bajo el primer punto. Si la doctrina de la soberanía de Dios es la única que coloca a Dios es donde debe estar, nos parece lógico también pensar que sólo la fe en Dios nos puede servir para nuestra edificación, ya que no habrá progreso alguno sin Dios, si antes no hay un reconocimiento real de que El es supremo, de que ha de ser temido y reverenciado, de que ha de ser confesado y servido como Señor, de Señores y Rey de Reyes.

Toda oración que elevemos a Dios, será carnal si ésta no es ofrecida «conforme a su voluntad» porque no hacerlo así es:

Santiago 4

1 » ¿De dónde vienen las guerras y los conflictos entre vosotros? ¿No vienen de vuestras pasiones que combaten en vuestros miembros? 2 Codiciáis y no tenéis, por eso cometéis homicidio. Soy envidioso y no podéis obtener, por eso combatís y hacéis guerra, No tenéis, porque no pedís. 3 Pedís y no recibís, porque pedís con malos propósitos, para gastarlo en vuestros placeres».

Cuando uno pide así no pide en la voluntad de Dios. Ya que todo servicio que hagamos será obra muerta, si no lo hacemos para la gloria de Dios Nosotros los creyentes aunque, para la mayoría de ellos hablar de predestinación es como una mala palabra, hemos sido para ser «hechos conforme a la imagen de su Hijo» cuyo alimento fue siempre hacer la voluntad de su Padre. Podemos pues, usar estos dos textos juntos por el significado que ellos tienen.

Santiago 1

26 » Si alguno de cree religioso, pero no refrena su lengua, sino que engaña su propio corazón, la religión del tal es vana. 27 La religión pura y sin mácula delante de nuestro Dios y Padre es ésta: visitar a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y guardarse sin mancha del mundo»

Mateo 11

29 » Tonad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras alma».

La medida en que cada uno de los creyentes, tome su vida diaria en conformidad con la manera práctica de la vida cristiana, refrenado la lengua y haciendo el trabajo que Dios nos ha entregado, ayudando a los afligidos por el diablo podremos, sólo así hacer la voluntad de Dios y las palabras del Señor tengan sentido práctico en nuestra vida cristiana.

C- Rechaza la herejía de la salvación por obras

Hay muchos caminos en la vida que las personas pueden tomar, en los diversos, en relación por los muchos aspectos de la vida que tienen que ver con la religión, pero ninguna tan peligroso como creer que la salvación se puedes » obtener»’ por medio de las obras, esa creencia es muy común a la naturaleza humana. Todo aquello que dé a las personas, por insignificante que sea, un margen para las obras o para el arrepentimiento protestante; es decir, la pesar por el pecado, lo cual no es, de ninguna manera, el significado bíblico. Ya que todo lo dé a las personas, por insignificante que éste sea, no es más que una variedad del mismo género maligno. Decir que Dios quiere hacer su parte si tú quieres hacer la tuya, es una negación del evangelio de gracia. Decir que Dios ayuda a aquellos que se ayudan es repudiar una de las verdades más preciosas que la Biblia enseña. Cuando decimos que la salvación de los pecadores depende de la acción de su propia voluntad, es otra manera de deshonrar a Dios,

Proverbios 14

12 » Hay caminos que al hombre (persona) le parece derecho, pero al final, es camino de muerte»

Romanos 9

16 » Así que no depende del que quiere ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia». 18 Así que del que quiere tiene misericordia, y al que quiere edurece19 Me dirás entonces: ¿Por qué, pues, todavía reprocha Dios? porque ¿quién resiste a su voluntad? 20 Al contario, ¿quién eres tú, OH hombre (persona), que le contestas a Dios? ¿ Dirá acaso el objeto modelado al que lo modela” por qué me hiciste así? 21¿O no tiene el alfarero derecho sobre el barro de hacer de la misma masa un vaso para uso honroso y otro para uso deshonroso? 22 ¿Y qué, si Dios, aunque dispuesto a demostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia a los vasos de ira preparados para destrucción? 23 Lo hizo para dar a conocer las riquezas de su gloria sobre los vasos de misericordia, que de antemano El preparó para su gloria»

D- Humilla a la criaturas, exalta a Dios.

Esta doctrina de la soberanía de Dios es una especie de máquina contra el orgullo humano, y en esto radica su más agudo contraste con las doctrinas de las personas. El Espíritu de nuestra generación es un de jactancia y la vez que ésta se convierte en glorificación humana.

Los grandes éxitos de la humanidad, sus adelantos, su progreso, su «grandeza», su autosuficiencia es el santuario donde el mundo adora hoy o sea «otros altares» no, el altar verdadero de la cruz de Cristo. La soberanía de Dios le quita toda base para la jactancia humana es por eso que los Dispensacionalistas han tenido tanto éxito, gracias a sus teorías que son contrarias a la Biblia. Porque la soberanía de Dios invita a la humildad. Esta verdad declara que la salvación es del Señor, no sólo en su origen, en su acción y en su consumación.

Juan 1

12 » Pero a todos los que le recibieron, les dio derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre, 13 que no nacieron de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, (persona) sino de Dios».

Esto es humillante para la persona, que siempre quiere contribuir a pagar el pecio de la redención y así sentirse satisfecho de si mismo. A las personas le cuesta mucho trabajo admitir lo el apóstol Pablo dice:

1 Corintios 15

10 » Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia para conmigo no resultó vana; antes bien he trabajado mucho más que todos ellos, aunque no yo, sino la gracia de Dios en mí»

Salmo 115: 1 » No a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria, por tu misericordia, por tu verdad”.

E- Ofrece una experiencia de confianza absoluta.

La Palabra nos enseña, el infinito poder de Dios, y por lo tanto se hace imposible resistir su voluntad y sobre todo oponerse al cumplimento de sus decretos. Esta declaración podrá llenar de alarma a muchos pecadores pero también a los Dispensacionalistas, pero a los elegidos sólo despierta alabanza, Gloria y Poder.

Salmo 4

8 » En paz me acostaré y así mismo dormiré; porque sólo tú Señor, me haces habitar seguro’’.

Deuteronomio 33

26″ Nadie hay como el Dios de Jesurún, que cabalga los cielos para venir en tu ayuda, y las nubes, en su majestad. 27 El eterno Dios es tu refugio, y debajo están los brazos eternos. El echó al enemigo delante de ti, y dijo ¡Destruye! 28 Por eso Israel habita confiado, fuente de Jacob habita separada en una tierra de grano y mosto; sus cielos también destilan rocío. 29 Dichoso tú Israel, ¿Quién como tú, pueblo salvado por Señor? El es escudo de tu ayuda, y espada de tu gloria. Tus enemigos simularán someterse ante ti, y tú hollarás sus lugares altos».

Salmo 91

1 «El que habita al abrigo del altísimo morará a la sombra del Omnipotente. 2 Diré yo al Señor: Refugio mío y fortaleza mía, mi Dios en quien confió. 3 Porque El te libra del lazo del cazador y de la pestilencia mortal. 4 Con sus plumas te cubre, y bajo sus alas hallarás refugio; escudo y baluarte es su fidelidad 5 No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día, 6 ni la pestilencia que anda en tinieblas, ni la destrucción que hace estragos en medio del día, 7 Aunque cagan mil a tu lado y diez mil a tu diestra, a ti no se acerará …9 porque has puesto al Señor, que es mí refugio, al Altísimo, por tu habitación 10 No te sucederá ningún mal, ni plaga se acercará a tu morada.

Estas escrituras nos dan seguridad para exclamar ¡»Yo se a quien he creído»!. Que preciosa es ésta gran verdad; a veces soy una oveja torpe, desvalida, infeliz, pero muy segura en las manos de Cristo.

Juan 10

27 » mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen; 28 y yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano. 29 Mi Padre que me las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano del Padre».

F- Nos consuela en el camino de la fe.

Esta poderosa doctrina de la soberanía de Dios, es la suprema gracia de la consolación, que nos llena de paz. Esta doctrina, es el fundamento que nada ni nadie, puede conmover, tan firme como los cielos y la tierra. Es una bendición conocer que no existe un sólo rincón de este universo que está fuera del alcance de Dios.

Salmo 139

7 » ¿A dónde me iré de tu Espíritu, o a dónde huiré de tu presencia? 8 Si subo a los cielos, he aquí, allí estás tú; si en el Seol preparo mi lecho, allí estás tú. 9 Si tomo las alas del alba, y si habito en lo más remoto del mar, 10 aun allí me asirá tú diestra.

11 Sí digo: Ciertamente las tinieblas me envolverán y la luz en torno mío será de noche 12 Ni aun las tinieblas son oscuras para ti, y la noche brilla como el día. Las tinieblas y la luz son iguales para ti’».

Qué gran bendición es saber que la poderosa mano de Dios está sobre todos y también sobre todo, Y saber qué ni una hoja de un árbol cae sin que sea Su voluntad. Aun nuestras aflicciones no viene por casualidad, ni tampoco proceden del diablo, sino por el contrario están ordenadas por Dios.

1 Tesalonicenses 3

3 “…a fin de que nadie se inquiete por causa de estas aflicciones porque vosotros mismos sabéis que para esto hemos sido destinados».

Job 14

5 » Ya que sus días están determinados, conocidos, el número de sus meses te es conocido, y has fijado sus limites para que no pueda pasarlos».

G- Acatar la soberanía de Dios es el secreto de la paz.

No es posible que pueda haber verdadera sumisión y gozo si no somos quebrantados en el espíritu, hasta que lleguemos al punto que nos agrade que el Señor haga de nosotros que aceptemos su perfecta voluntad. Pero algunos dirán que esto es fatalismo, y en realidad es todo lo contrario.

Romanos 12

1 » Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional. 2 Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cual es la voluntad de Dios; lo que es bueno, aceptable y perfecto«.

Sería bueno considerar unas palabras de David.

2 Samuel 15

25 » Y el rey dijo a Sadoc; Haz volver el arca de Dios a la ciudad, que si hallo gracia ante los ojos del Señor, me hará volver y me mostrará tanto el arca como su morada. 26 Pero si El dijere así: – No me complazco en ti-, mira, aquí estoy, que haga conmigo lo que bien le parezca».

El que así habla, eran de extremo penosas para el corazón humano. El rey David estaba abrumado. Su hijo quería derribarlo del trono y no contento con eso buscaba matarlo. David no sabía si volvería al trono, pero estaba tan entregado a Dios, que tenía la certeza de que hacer su voluntad era lo mejor, no importaba el trono, ni su propia vida, estaba feliz de que El hiciera lo que quisiere estas palabras reflejan por que Dios dijo de él” un hombre según mi corazón» – Haga conmigo lo que bien le parezca-.

Hay cantidad de ejemplos en la Biblia como estos, Si David estaba contento de que Jehová hiciera lo que quisiera, ahora que el corazón de Dios ha sido revelado plenamente, cuanto más deberíamos nosotros sentir pleno gozo en hacer su soberana voluntad.

H- Produce un canto a alabanza

Quien nos iba a decir a nosotros los creyentes, que por naturaleza nada tenemos que nos diferencie de las impías multitudes que nos rodean, que habíamos de ser escogidos en Cristo desde antes de la fundación del mundo y ahora disfrutamos de toda bendición espiritual y sentados en los lugares celestiales con Cristo ¿Por qué fui escogido yo que estaba » sin Dios y esperanza en el mundo «, y ahora gozo de portentosos favores? Pero aunque mi mente finita no pueda encontrar razón para ello, pero mi corazón puede expresar mí gratitud y mí alabanza al que » vive para siempre”.

Romanos 8

27 “… y aquel que escudriña los corazones sabe cuál es el sentir del Espíritu, porque El intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios. 28 Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para que los son llamados conforme a su propósito. 29 Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó a se hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que El sea el primogénito entre muchos hermanos; 30 y a los que predestinó, a ésos también justificó; y a los que justificó, a estos también glorificó”.

Efesios 5

19 » …hablando entre vosotros con salmos, himnos y cantos espirituales, cantando y alabando con vuestro corazón al Señor; 20 dando siempre gracias al Señor por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a Dios, el Padre; 21 sometiéndonos unos a otros en el temor de Cristo».

Sí, debemos dar grisas por todo y en todo porque, como a dicho alguien: » Nuestros disgustos no son, sino los designios de Dios”. Especialmente para aquellos que se deleitan la soberanía de Dios.

I- Es una garantía para el triunfo del bien sobre el mal.

Desde el desafortunado día en que Caín Mató a Abel, el conflicto entre el bien y el mal ha sido un penoso problema para los santos. Desde tiempos inmemoriales los justos han sido aborrecidos por los pecadores desafiando a Dios, al parecer, impunemente. Pero cuando uno mira al cielo, en vez de mirar a la tierra, la fe que tenemos ve claramente al trono de la gracia, que no se mueve está, fijo y estable. Esta es nuestra confianza.

Efesios 1

11 «…también hemos obtenido herencia, habiendo sido predestinado según el propósito de aquel que obra todas las cosas conforme al consejo de su voluntad».

Números 23

19 » Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta. ¿Lo ha dicho El, y no y no lo hará? ¿Ha hablado, y no lo hará?».

Todo se cumplirá. Las promesas hechas a su propio y amado pueblo, de que vendría en su busca para llevarlos a la gloria, no quedará incumplida. De cierto El vendrá a llevarlos consigo mismo.

Isaías 34

1 » Acercaos, naciones, para oír, y escuchad, pueblos: oiga la tierra y cuanto hay en ella, el mundo y todo lo que de él brota. 2 Porque el enojo del Señor es contra todas las naciones, y su furor contra todos sus ejércitos; los ha destruido por completo, las ha entregado a la matanza».

J- Nos garantiza un lugar de reposo.

Aquel que está sentado en el trono, gobierna las naciones, y que ordenado, continúa ordenando los acontecimientos, y es infinito en poder y sabiduría. El Señor de la creación es aquel es y sigue siendo grande.

1 Timoteo 3

16 » E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: El fue manifestado en la carne, vindicado en el Espíritu, contemplado por ángeles, proclamado entre las naciones, creído en el mundo, recibido arriba en gloria «.

La Gloria de Dios no sólo consiste en que El es Supremo, sino que, siendo el Altísimo Dios se humilló a sí mismo para llevar la carga de nuestros pecados, ya que Dios estaba en Cristo reconciliando el mundo, este es el gran misterio revelado de que Pablo nos habla.

2 Corintios 5

18 » Y todo esto procede de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19 a saber, que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta a los hombres (personas) sus transgresiones y nos ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación«.

El reino de Dios está establecido sobre las bases de la gracia, la misericordia y la autohumillación de su propio Rey. ¡Cuanto poder hay en esa cruz! El mismo que murió en ella se ha convertido, no en el Señor de nuestros destinos, que ya lo era, sino en el Rey que mora en nuestros corazones. Es por esto que no nos inclinamos ante el Dios Soberano con terror servil, sino con adoración.

Apocalipsis 5

11 » Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos; y el número de ellos eran miríadas de miríadas, y millares de millares 12 que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado digno es de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la alabanza”.

Aquí estamos refutando la impía acusación, que la doctrina de la Soberanía de Dios es una calumnia contra Dios y aun más que constituye un peligro darla a conocer en la iglesia de Cristo. Cómo puede ser peligrosa una doctrina que le da a Dios el lugar que le corresponde, que mantiene sus derechos, que magnifica su gracia salvadora; que le da toda la gloria a Dios y a su vez le quita a las criaturas todo motivo de orgullo y jactancia. Puede ser peligrosa una doctrina que le da seguridad al creyente primero de su salvación y después contra todo peligro, que le provee consuelo en medio del dolor, que le llena de paciencia, inspira alabanza, que asegura el triunfo del bien sobre el mal, que provee de una segunda gracia o sea el reposo seguro en las perfecciones del propio Soberano. Esta doctrina de la soberanía de Dios es gloriosa y edificante y si la hemos entendido tenemos que decir como Moisés:

Éxodo 15

11 » ¿Quién como tú entre los dioses, OH Señor? ¿Quién como tú, majestuoso en santidad, temible en las alabanzas, haciendo maravillas?».

 (Las Citas Bíblicas han sido tomadas de la Biblia de las América)

Por: Rev. Ramón R. Herrera

 

La Soberanía y la Oración

Reconciliando la Soberanía de Dios y la Oración

“Y esta es la confianza que tenemos delante de El, que si pedimos cualquier cosa conforme a su voluntad, El nos oye «(1 Juan 5:14)

Por todas partes se descubrirá, que el elemento humano, es hoy día, objeto de un énfasis desmedido, mientras que el aspecto divino en la mayoría de los casos es ignorado. Así como en la mayoría de los sermones, y los libros que se publican sobre tema de la oración. El elemento humano llena la escena casi en su totalidad, las cosas que nosotros tenemos que cumplir, aquellas cosas que tenemos que hacer para que se «nos concedan nuestras peticiones».  Los ayunos para hacer méritos con Dios que tenemos que hacer. Y sobre todo las promesas que tenemos que reclamar; mientras que lo que Dios dice, los derechos de Dios, así como la gloria de Dios, reciben muy a menudo muy poca atención.

Cuando se dice que Dios ha ordenado que los destinos humanos puedan ser cambiados y moldeados por la voluntad de los seres humanos, es absolutamente falso. El destino humano no lo decide su voluntad, sino la voluntad de Dios. Cuando aceptamos este concepto, es hacer que la voluntad de las criaturas sea suprema, lo cual equivale virtualmente a destronar a Dios. “El Señor da muerte y da vida; hace bajar al Sheol y hace subir. El Señor empobrece y enriquece; humilla y también exalta. Levanta del polvo al pobre, del muladar levanta al necesitado para hacerlos sentar con los príncipes, y heredar un sitio de honor; pues las columnas de la tierra son del Señor, y sobre ellas ha colocado el mundo» (1 Samuel 2:6-9).

El libro sigue respondiendo, «conforme al propósito eterno que llevó a cabo en Cristo Jesús nuestro Señor» (Efesios 3:11. Si el propósito de Dios es eterno, su línea de conducta no está formándose en la actualidad. Esa declaración contradice Efesios 1:11 «también hemos obtenido herencia, habiendo sido predestinados según el propósito de aquel que obra todas las cosas conforme al consejo de su voluntad.»  No podemos negar que el texto infiere que las oraciones de los seres humanos no están formando el proceder de Dios. El texto declara que Dios hace todas las cosas según el consejo de su voluntad. La realidad es que nuestras oraciones no pueden encausar el proceder de Dios, de otra manera Dios estaría subordinado a las criaturas de la tierra. Con razón preguntó el Espíritu Santo a través de Pablo » Pues, ¿QUIEN HA CONOCIDO LA MENTE DEL SEÑOR? ¿O QUIEN LLEGO A SER SU CONSEJERO? ( Romanos 11:34)

¿Cómo podemos confiar en nuestros corazones en Aquel que tiene un pensamiento hoy y otro mañana? ¿ De qué serviría confiar en un monarca terreno, si supiéramos que es tan voluble como para conceder una petición hoy y negarla mañana? Sin dudas no es precisamente la inmutabilidad de Dios lo que más nos da ánimo para orar. Por ser El «sin mudanza ni sombra de variación» Es que estamos seguros de que si pedimos algo según su voluntad seremos oídos. Lutero afirmo: «La oración no es vencer el degano de Dios sino confiar en su buena voluntad”.

¿Por qué ha determinado Dios que oremos?

1- Es un mandamiento para que Dios sea honrado » Porque así dice el Alto y Sublime que vive para siempre, cuyo nombre es Santo…». (Isa. 57:15)

2- Dios exige que le adoremos, y la oración verdadera es un acto de culto. Cristo no llamó al Templo, Casa de Sacrificio, sino Casa de Oración.

3- La oración redunda en la gloria de Dios, en ella reconocemos que dependemos e El.

4- Dios ha designado la oración para nuestra bendición espiritual, como un medio para nuestro crecimiento en la gracia. “antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo…» ( 2 Pedro 3: 18)

5- La oración tiene por objeto nuestra humillación. En la verdadera oración ponemos ante la presencia de Dios, y la experiencia de Su inmensa majestad produce en nosotros el conocimiento de lo que verdaderamente somos.

6- La oración es un ejercicio de nuestra fe. La Biblia así lo dice:» Así que la fe viene del oír, y el oír por la palabra de Dios”. ( Romanos 10:17).

7- Nos enseña el valor de las bendiciones que hemos buscado en El.

8- Para que busquemos en El las cosas que necesitamos.

Si Dios, antes de la fundación del mundo, ha predestinado todo lo que ocurre dentro del tiempo, ¿de qué sirve la oración?

Si es cierto, también es cierto lo que Pablo dice en Romanos 11:36, » Porque de El, por El y para El son todas las cosas. A El sea la gloria para siempre. Amén. ¿Por qué orar? Antes de contestar estas preguntas, conviene indicar que existen las mismas razones para preguntar ¿de qué sirve que yo comparezca ante Dios y le diga lo que El ya sabe? ¿De qué sirve que le presente mis necesidades si El ya la conoce? ¿De qué sirve orar por una cosa si todo ha sido ordenado de antemano por Dios? La oración no tiene por objeto informar a Dios, como si El no supiera las cosas, el propio Jesús declaró: » Por tanto, no os hagáis semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe lo necesitáis antes que vosotros le pidáis». (Mateo 6:8).

La oración no ha sido designada para que Dios pueda saber lo que necesitamos, sino como confesión a Dios de nuestra experiencia de la necesidad. Se ha propuesto que le honremos pidiéndole, de la misma manera que le hemos de dar gracias después de habernos concedido nuestras bendiciones y peticiones. ¿Será la oración una práctica poco provechosa? Estas preguntas tienen una respuesta satisfactoria.

Oramos porque Dios nos manda a orar. Por ejemplo: 1 Tesalonicenses 5:17 dice, «orad sin cesar» Lucas 18:1, » Y les refería Jesús una parábola para enseñarles que ellos debían orar en todo tiempo, y no desfallecer «.Santiago 5:15, 16 » Y la oración de fe restaurará al enfermo, y el Señor lo levantará, y si ha cometido pecados le serán perdonados… La oración eficaz del justo puede lograr mucho «.

¿Cuál es, la relación entre la soberanía de Dios y la oración?

Tenemos que saber ante todo que la oración no tiene por objeto alterar el propósito de Dios, ni moverle a formarse uno nuevo. Por supuesto que Dios ha decretado que ciertos acontecimientos tengan lugar a través de los medios que El ha designado para su cumplimiento, por ejemplo Dios ha elegido a ciertas personas para ser salvas, pero ha decretado que lo sean por medio de la predicación del Evangelio. Dios ha decretado los medios al tiempo que el fin, y entre dichos medios está la oración.

La oración es otro de los medios mediante el cual Dios realiza sus decretos. (Santiago 5: 17,18) dice: » Elías era un hombre de pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviera, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia y la tierra produjo su fruto”. También Daniel (9:2,3) dice»» en el año primero de su reinado, yo Daniel, pude entender en los libros el número de los años en que, por palabra del Señor que fue revelada al profeta Jeremías, debían cumplirse las desolaciones de Jerusalén: setenta años. Volví mi rostro a Dios el Señor para buscarle en oración y súplica, en ayuno, cilicio y ceniza. ’’

El libro Santo también nos dice en Jeremías 29:11,12. “Porque yo sé los planes que tengo para vosotros- declara el Señor- planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza. Me invocaréis, y vendréis a rogarme, y yo os escucharé «.

Aquí tenemos que el designio de la oración; no para que Dios altere su voluntad, sino para que se cumpla, de la manera que El había establecido. No hay que decir que la voluntad de Dios es inalterable y ninguno de nuestros clamores puede alterarla. Nuestra creencia en cuanto a la oración tienen que ser revisadas en línea con la palabra. Casi todos los cristianos tienen la idea de que me presento ante el Señor, le pido algo que necesito y espero que me lo dé, he escuchados muchos cristianos, pastores, evangelistas y sus imitadores exigiéndole a Dios, que haga esto y lo otro, y donde más se escucha esta absurda forma de orar es en la sanidad divina, pero este concepto no sólo es deshonroso sino degradante. Las creencias populares rebajan a Dios a la categoría de un mero siervo, que hace lo que le decimos, que cumpla nuestra voluntad no la de El.

Sería oportuno traer a colación la historia que aparece en 2 Corintios 12. Pablo recibió un gran privilegio; fue arrebatado al Paraíso; El escucho y contemplo lo que ningún mortal ha oído ni visto. Esta maravillosa revelación fue más de lo que Pablo podía soportar. Y el estaba en peligro de hincharse a causa de su extraordinaria experiencia. Por esta razón se le envía un mensajero de Satanás que lo abofetee con el propósito de que no se enalteciera demasiado, y Pablo ora presentando su necesidad ante el Señor, le implora por tres ocasiones que le quite este aguijón en la carne. ¿Fue contestada su oración? De eso no hay dudas, pero no como había deseado. El agujón no le fue quitado, pero eso sí, le fue dado gracia para soportarlo, esa carga no fue retirada, pero le fue concedida fortaleza para poder llevarla.

Puede que muchos cristianos argumenten que Dios nos ha dado una especie de cheque en blanco y nos invita a llenarlo, otros creen que sus promesas lo incluyen todo y de tal manera que podemos pedirle todo lo que se nos antoje. De ser así, no nos queda otra alternativa que comparar texto por texto de las Sagradas Escrituras para conocer el pensamiento de Dios sobre cualquier tema, y sí así hacemos descubriremos, que Dios ha limitado sus promesas diciéndonos: » Y esta es la confianza que tenemos delante de El, que si pedimos cualquier cosa conforme a su voluntad. El nos oye «. (1 Juan 5:14). Un texto muy importante ocupa nuestra atención: » Pedís y no recibís, porque pedís con malos propósitos, para gastarlo en vuestros placeres «..(Santiago 4:3). Algunos argumentarán citando Juan 16:23. » …En verdad , en verdad os digo; si pedís algo al Padre, os lo dará en mi nombre.» Esto es muy cierto; pero esta promesa no es una carta blanca a aquellos que oran. Estas palabras están de acuerdo con el apóstol Juan: » … que si pedimos cualquier cosa CONFORME A SU VOLUNTAD EL NOS OYE «.

Tenemos que hacernos una pregunta muy importante: ¿Qué es pedir en el nombre de Cristo? Sin lugar a dudas es mucho más que una formula de la oración; cuando usamos esta formula en el nombre de Cristo; tiene que estar de acuerdo con lo que Cristo pediría; y eso es descartar nuestra voluntad aceptando la de Dios.

Concluyendo ¿Entones qué es la oración?

  • La oración no es tanto un acto como una actitud.
  • Es una confesión de impotencia.
  • Es el reconocimiento de nuestra necesidad de orar.
  • Es también un acto humano, que posee un elemento divino.
  • Es una actitud de dependencia de Dios.

La oración no es para pedir a Dios que cambie sus propósitos o que forme uno nuevo.  Pedir aquellas cosas que están en su voluntad, el libro sagrado nos dice:

“Yo sé, OH Señor, que NO depende del hombre su camino, ni de QUIEN anda dirigir sus pasos»(Jeremías 10:23). » La mente del hombre PLANEA su camino, pero el Señor DIRIGE sus pasos «.

«Y aconteció que estando Jesús orando en cierto lugar, cuando termino, le dijo uno de sus discípulos: Señor enséñanos a orar, así como Juan enseñó también a sus discípulos. Y les dijo: Vosotros pues, orad de está manera:

<< Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga   tu reino. Hágase tu voluntad, ASI en la tierra COMO en el cielo…>». (Mateo 6:8-10).

Al concluir este estudio, nos gustaría hacer unas palabras de advertencia, para evitar que saquemos conclusiones falsas de lo que aquí se ha expresado. No podemos decir aquí que hemos intentado resumir el tema de la oración. Sólo nos hemos limitados a considerar la relación que existe entre la soberanía de Dios y la oración.

(Las citas Bíblicas son de la Biblia de Las Américas).

Por Rev. Ramón Herrera

Escrito: Mayo 2002

 

La Predestinación y la Soberanía de Dios

«Si la soberanía excluye la libertad, y la libertad excluye la soberanía, entonces e bien Dios no es soberano o el ser humano no es libre»

Cada vez que se habla de la predestinación, ya sea en una reunión o en una Iglesia, para algunos cristianos les suena como una mala palabra, pero la verdad es que ésta palabra está en la Biblia, aunque son pocos los textos en que aparece, lo que sucede es que no hay una clara comprensión de la predestinación.

Recurramos al diccionario y esto el lo que nos dice: Destinación anterior de una cosa. Según la teología es:

Ordenación de la voluntad divina que desde la eternidad tiene elegidos, los que han de lograr la gloria.

El diccionario Webster New Collegiate dice:

Predestinación: la doctrina de que Dios consecuentemente con su presciencia de todo los eventos, guía infaliblemente a los que están destinados para la salvación.

Lo que podemos deducir, es que la predestinación tiene algo que ver con la relación a nuestro destino final, y que este destino tiene que ver con alguien antes de que lleguemos allí. Lo que la predestinación significa, en su forma más elemental que nuestro destino final, sea el cielo o el infierno, esta decidido por Dios aun antes de nacer.

La mayoría de las discusiones acerca de la predestinación, existen en gran preocupación acerca de proteger la libertada humana. Pero al mismo tiempo también debemos observar la importancia crucial de la soberanía de Dios.

La palabra autoridad contiene la palabra autor. Dios es el autor de todo sobre lo cual tiene autoridad. El croe el universo, y por lo tanto, el es el propietario del universo. Esa propiedad le da ciertos derechos; puede hacer con el universo lo que le agrade a su santa voluntad.

Decir que Dios preordena todo lo que sucede es decir simplemente que Dios es soberano. Si hubiera alguna parte de la creación fuera de la soberanía de Dios, entonces Dios no es soberano, y si Dios no es soberano, entonces Dios no es Dios. La cuestión más difícil de todas es como el mal puede coexistir con un Dios totalmente Santo y totalmente soberano. No hay dudas que el mal presenta un problema con la soberanía de Dios. ¿Se introdujo el mal en el mundo contra la voluntad soberana de Dios? Si ese es el caso, El no es absolutamente soberano. Si no, debemos concluir de alguna manera de que aun el mal ha sido preordenado por Dios. He hecho durante años por encontrar una respuesta satisfactoria a ese problema, pero hasta hora nunca he encontrado una respuesta plenamente satisfactoria.

Si realmente la libertad humana y la soberanía divina son verdaderas contradicciones, luego entonces una de ellas, al menos, debe desaparecer. Si la soberanía excluye la libertad, y la libertad excluye la soberanía, entonces e bien Dios no es soberano o el ser humano no es libre. Afortunadamente, existe una alternativa. Podemos sostener tanto la libertad como la soberanía si podemos mostrar que no son contradictorias. A un nivel humano, podemos ver que la gente goza de verdadera medida de libertad en un país gobernado por un dictador. La soberanía no pone fin a la libertad; es la autonomía lo que no puede coexistir con la soberanía,

¿Que es entonces la autonomía? Esta palabra procede del prefijo auto y la raíz nomos. Auto significa «uno mismo» Un automóvil es algo que se mueve por si mismo. «Automático» describe algo que actúa por si mismo. ES muy notable la raíz griega para «ley». La palabra autonomía significa, «ley de uno mismo». De tal manera que ser autónomo significa ser ley de uno mismo. Una persona autónoma no sería responsable ante nadie. No tendría un gobernante, menos aun tendrían un gobernante soberano. La lógica nos indica que es imposible tener un Dios soberano existiendo al mismo tiempo que una criatura autónoma. Los dos conceptos resultan incompatibles. Si Dios es soberano, no es posible que la persona sea autónoma. Así que si la persona es autónoma es imposible que Dios sea soberano, esto sería una contradicción.

En ninguna manera tenemos que ser autónomos para ser libres. La autonomía implica libertad absoluta. Somos libres pero hay límites para nuestra libertad. El límite final es la soberanía de Dios.

 

Por Rev. Ramón Herrera